Chiclana

“Un tranvía que no llegue hasta Cádiz cada media hora no será útil”

  • José María Román se ve “con salud” y “fuerza” para encabezar la lista del PSOE por quinta vez

  • Valora el potencial de la tasa turística en Chiclana y pide las conexiones del tranvía “tal y como se anunció”

El alcalde, José María Román, ha anunciado esta semana su intención de revalidar su cargo.

El alcalde, José María Román, ha anunciado esta semana su intención de revalidar su cargo. / Lourdes de Vicente

–Esta semana ha anunciado que volverá a ser candidato a la Alcaldía en las municipales de 2023. 

–Todo el mundo sabe que Chiclana es mi pasión y lo que hago forma parte de mi vida. A partir de ahí, creo que estamos concluyendo un periodo de gobierno muy bonito y amable. No he visto nunca esta complicidad y colaboración en la que hemos estado inmersos. Ha habido un ambiente muy positivo entre el Gobierno, la Corporación, los colectivos y la sociedad en general, y eso también me anima a sentirme con ganas y con fuerza. Se percibe el proyecto de Chiclana como un proyecto de todos y yo simplemente pongo la cara a una ciudad donde las cosas van marchando. Tenemos 50 millones de euros públicos en movimiento, semana tras semanas anunciamos adjudicaciones… Me siento feliz y satisfecho.

–¿Qué tiempos maneja el partido para configurar las listas y el programa?

–La candidatura se suele conformar en enero, pero se debe hacer lo más tarde posible para no alterar la normalidad de los distintos gobiernos.

–El mandato comenzó con un tripartito del que salió Ganemos hace dos años. ¿Cómo afectó esa ruptura al funcionamiento del Gobierno?

–No era una ruptura deseada, pero no había alternativa. Fue un suceso desagradable para todos por lo que suponía aquel asunto –el concejal fue cesado por saltarse el toque de queda– en plena pandemia. Sí mantuvimos el acuerdo con Izquierda Unida y como siempre buscamos el diálogo y el consenso no tuvimos que alterar la hoja de ruta.

–¿Ve posible la mayoría absoluta o la inercia del PP tras los resultados de las autonómicas puede jugar en contra?

–La gente distingue perfectamente unas elecciones de otras. En las encuestas se ve claramente cómo cambia la opinión. Creemos que la línea en la que estamos trabajando se va a consolidar y que podemos aspirar a aproximarnos a la mayoría absoluta, pero no es un tema que me quite el sueño. Creo que es más importante que, con mayoría absoluta o sin ella, mantengamos la dinámica de los últimos cuatro años: tener 13 concejales no es motivo para dejar de dialogar.

José María Román, en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Chiclana. José María Román, en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Chiclana.

José María Román, en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Chiclana. / Lourdes de Vicente

–¿Cómo lleva que el PP le recrimine que no trabaja lo suficiente?

–Es curioso porque no tengo yo precisamente de fama de flojo y eso es de conocimiento público. Manejar una ciudad como Chiclana, en continuo crecimiento, con iniciativas urbanísticas, turísticas, con el fomento de actividades de todo tipo y con la ingente cantidad de dinero invertido supone muchas horas de trabajo: de despacho de calle, de leer documentación... Pero hay una mala costumbre en la nueva política: hablar sin leer y documentarse. Yo no voy a invitar a nadie a trabajar, voy a invitar a estudiar.

–Precisamente por esa carga de trabajo que tiene, a sus 64 años... ¿no se le ha pasado por la cabeza la jubilación?

–Bueno, como profesor de Secundaria podría haberme jubilado ya con 61… Yo me encuentro bien, con fuerza, joven… Tengo una buena salud y no tomo una pastilla. Todos los parámetros de la analítica están bien, incluida la tensión… Estoy en un momento bonito para seguir rindiendo.

–Pasemos a hablar de la gestión. La redacción del PGOU se ha adjudicado al fin.

–Hemos iniciado la redacción de un Plan General que tendrá un proceso de participación ciudadana para consolidar una ciudad que sosteniblemente, ambientalmente y económicamente funciona y que socialmente es elegida para vivir. Además, estamos aprovechando la oportunidad que suponía el Plan anulado para ofrecer la conexión de servicios básicos a casi 1.400 viviendas AFO.

–Han recibido alegaciones en todas las fases del nuevo procedimiento. ¿Entiende el enfado de quienes cuestionan que la empresa encargada de la redacción sea la misma que en el anterior?

–Es demagogia barata. Criticar a la empresa o al Ayuntamiento es un error porque hicimos exactamente lo que la Junta de Andalucía nos dijo. El Plan se anula por un defecto de tramitación y el trámite es indicado al cien por cien por los servicios técnicos y jurídicos de la Junta. A quien le anulan el plan es a la Junta, que es quien dice cuál es el procedimiento. Y se anula el Plan por el procedimiento que dijo la Junta que había que hacer. Así de claro, pero es que eso no es objeto de duda. Son los hechos.

– ¿Cómo avanza la negociación con la Junta para unas normas transitorias?

–La Junta se equivocó cuando rechazó esa posibilidad, también reclamada por el empresariado, en octubre del año pasado. Si hubiera aceptado entonces llevaríamos ya un año y seis meses con un documento que valdría para dos o tres años. Tendremos una reunión en octubre para plantear alguna alternativa. Hemos preguntado por si existe una fórmula puente que permita poner en carga el 90% del planeamiento para que pueda ser efectivo el 90% del Plan antiguo, que es lo que hacen las Normas Sustantivas.

– Las mejores noticias llegan del turismo, que este verano ha recuperado la normalidad con unos datos muy buenos. ¿Cómo se afronta el invierno?

–Tras la pandemia estamos estamos sufriendo la incertidumbre en los mercados por la Guerra de Ucrania. Desde el Patronato Provincial de Turismo se ha hecho una apuesta importante por garantizar los vuelos en invierno y eso es algo muy relevante para conseguir que el turismo no caiga en picado cuando llegue octubre. De momento el turismo vacacional y hotelero están funcionando muy bien en septiembre y las previsiones que tenemos para octubre también son interesantes. Prácticamente toda la planta hotelera va a seguir funcionando hasta casi noviembre y en diciembre quedarán dos o tres hoteles. El reto está ahí, en seguir alargando la temporada.

– El debate respecto a la tasa turística está sobre la mesa. ¿Cuál es su posicionamiento?

–El concepto de tasa turística echa para atrás nada más escucharlo porque la tasa supondría cobrar por un servicio. Con el turismo, la ciudad se hace más difícil de gestionar porque viene más gente, lo que conlleva la limpieza de las playas, más recogida de basuras, Policía… Son gastos públicos colectivos que pagamos los contribuyentes chiclaneros para una ciudad que multiplica su población por tres y que se beneficia en el empleo y en la economía.

José María Román, durante la entrevista. José María Román, durante la entrevista.

José María Román, durante la entrevista. / Lourdes de Vicente

– ¿Y el turismo debería tener también su tasa?

–A ver, año a año los hoteles suben de precio y hablamos de habitaciones de 250-300 euros. Con la tasa turística se habla de un euro o dos al día. ¿Podemos pensar que alguien va a dejar de venir a Chiclana por cobrarle un euro al día? ¿Podemos pensar que un turista que alquila un chalet por 6.000 euros va a dejar de venir por pagar un euro al día, es decir, 30 euros más? Creo que no. Y si hay unos ingresos que alivian las arcas municipales y liberan presión fiscal a los chiclaneros y chiclaneras... Además, nos permitiría mejorar los servicios para que el destino funcione aún mejor. La pregunta es: ¿Qué preferimos, más gente o más gasto día?

– Usted me dirá.

–Chiclana es un destino de excelencia con una gran relación gasto-día. Lo que estamos procurando es que esa excelencia vaya a más en apartamentos, en hostelería, en comercios y en la playa. Eso nos traerá gente que gaste mucho para generar más empleos y más economía. ¿Queremos eso o queremos un turismo de masas y en vez de tener 150.000 personas tener que alcanzar los 250.000? Yo tengo clara la respuesta.

– Hay en marcha varias promociones de vivienda pública una década después.

–Tenemos una demanda de vivienda importante como consecuencia de esos 10 años en los que, tras la crisis del ladrillo, no se ha construido. Además, los precios han crecido enormemente y los sueldos no han subido, así que hay un montón de gente ganando mil y pico de euros y sin capacidad de tener una vivienda o de encontrar un alquiler que le permita poder vivir con un poquito de alegría. Debe aparecer la vivienda social para reequilibrar lo que trabajando 40 horas no te da. Debemos construir 100 viviendas anuales durante los próximos diez años y para eso hace falta que se pongan en marcha las políticas de vivienda que había antes en la Junta. Con tanto dinero público como hay ahora debemos construir vivienda social a tope para dar respuesta a esa demanda, que es una de las más importantes en estos momentos.

– Su socio de Gobierno (IU) plantea la necesidad de poner un tope a la proliferación de pisos turísticos.

–Es que cuando hablamos de eso hablamos de muchos chalets. Aquí la vivienda turística está asociada a la ciudad residencial, a las parcelas de 500 o 1.000 metros con jardín. Pensar que esa vivienda pueda suplir a la vivienda social es complicado. No debemos olvidar que vivir allí es caro: en vehículos, desplazamientos, alquiler… Ese núcleo de más de 20.000 viviendas que pueda tener un enfoque turístico es un complemento ideal y en Chiclana lo que hace falta es vivienda social en el casco urbano con precios más bajos.

– Esta semana ha puesto la mesa la necesidad de construir un hospital en la ciudad.

–Yo no digo que haya que hacer un hospital mañana porque no quiero caer en esa demagogia, pero somos una ciudad que tiene 250.000 habitantes en verano y una población media atendida por encima de las 140.000 personas. La administración autonómica competente en materia de Salud tiene que mirar y planificar a medio plazo que esa posibilidad. No hay que entrar en confrontación con la Junta, pero debería ser conveniente que se mire ese tema de cara que vayamos proyectándolo porque después sabemos cuáles son los plazos que se manejan en estos temas. La prioridad en cualquier caso debe ser el cuarto centro de salud, que estaba previsto hace quince años. Seguimos con tres y cualquier ciudad con la población de Chiclana tiene cuatro o cinco.

– Los empresarios han reclamado recientemente un esfuerzo conjunto entre administraciones para el poblado de Sancti Petri. Tras el mazazo que supuso la retirada de la ITI… ¿Hay alternativa?

–He invitado a la Junta a que nos sentemos para cerrar un acuerdo de colaboración con la Agencia Pública de Puertos de Andalucía (APPA) para que el conjunto de actividades náuticas de Sancti Petri estuvieran en la órbita de su espacio asignado. Si para desbloquear el proyecto hubiese que ceder suelo municipal, he mostrado la mejor disposición. Así se lo trasladé también a la nueva delegada, Mercedes Colombo. La Junta puede invertir en Sancti Petri de muchas maneras: a través de la APPA, a través de la declaración de interés autonómico… Es cuestión de voluntad política. Teníamos cinco millones de euros que nos dio la Junta y el nuevo Gobierno nos lo quitó. Siempre digo aquello de que Dios me lo dio y Dios me lo quitó.

– Presume de tener más inversiones públicas en marcha que nunca, 50 millones. ¿Ni siquiera en la época previa a la crisis?

–Es un periodo con una confluencia de fondos europeos -ITI, EDUSI, Next Generation- que no se había dado hasta ahora. Nunca tuvimos tanta población ni esta capacidad de presentar proyectos para conseguir dinero a este nivel.

– ¿Esperan conseguir más fondos?

–Tenemos solicitado el Plan de Sostenibilidad Turística en destino, un proyecto muy potente. Fíjese que esta semana en el Pleno nos pedían un plan estratégico de Turismo para la ciudad... ¡Si es que está! Por eso digo que hay que estudiar y documentarse en vez de caer en la locuacidad. Hemos solicitado 10 millones de euros y es la segunda vez que nos presentamos. La primera vez no se nos concedió y me quejé. Esta vez tengo la confianza de que Chiclana va a ser atendida.

– ¿Qué supondría?

–Uno de los temas más importantes es cohesionar la ciudad y dejar de distinguir entre playa, centro o diseminado. Tenemos que unir los motores económicos. El plan incluye algunos proyectos en las carreteras de Las Lagunas y Fuente Amarga que se sumarían a lo que hemos hecho en Molino Viejo o La Barrosa y lo que queremos hacer en Los Barrancos.

– Se me acaba el tiempo y no le he preguntado por el Tranvía. ¿Recibe el proyecto con ilusión o escepticismo?

–Bueno, con escepticismo respecto a la fecha. Se anunció para septiembre y no dije nada. Uno aprende a ser prudente. En cualquier caso, tengo la confianza que se ponga en marcha. Lo que sí reclamo es que llegue de Chiclana a Cádiz tal y como se anunció, cada quince minutos o cada media hora y sin hacer trasbordo en el tren.

– De momento eso se ha descartado. La Junta plantea que no todos llegarán.

–Si no llega a Cádiz directamente cada media hora difícilmente será una herramienta útil. El autobús tardaría menos y sale cada hora… ¿para qué subirse en algo que tarda más o que tienes que hacer trasbordo? Es absurdo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios