Comparsa

Los trimilenarios

Localidad: Chiclana

Letra y música: José Miguel Choza Camacho

Dirección: Antonio José de la Llave Alias

el tipo. Hércules, fundador de Cádiz.

Las coplas. Trimilenarios que regresan a la ciudad para refundarla. Potencia para enfrentarse a los dioses. Más inmortales que el "non plus ultra", Hércules se aferra al escudo y el lema de la ciudad para vendernos su programa electoral con el que acceder a la Alcaldía de Cádiz. La influencia de Choza se nota en una comparsa chiclanera experta en el Falla, aunque el desarrollo de la idea sigue sin  llenar -el fondo y sus reivindicaciones sí lo hacen-. La música del pasodoble sí se presta más al grupo frente al exceso de fuerza de la presentación. En la primera de las piezas vuelve a aparecer en el Concurso el drama de la inmigración. En esta ocasión, una madre rema mientras que va relatando todo lo que su hijo se va a encontrar en el nuevo mundo al pisar  España. Un riesgo con el que terminará "mi condena", por lo que habrá merecido "el esfuerzo y la pena" cuando piensa que lo verá pasear mientras lo lleva a la escuela, hace una carrera, encuentra un trabajo, se casa con una española y le da nietos. Deseos con un ruego para que "no me lo ahogue una ola". Correcta dentro del sensiblerío.  En el segundo, acuden al apartado concursero al dirigirse al Gran Teatro Falla en su última actuación en este certamen, ya que por venir de fuera tienen prohibido poder cantarle de nuevo. Un repaso a las comparsas grandes de este año para decir que van a echar de menos el escenario una vez que se marchen. Efectista, como suelen ser este tipo de letras. Al igual que el segundo cuplé, en el que hablan sobre cómo fundaron los barrios de Cádiz y esperan que el jurado se funda a unas cuantas comparsas para pasar a semifinales. Tampoco llega el primero, en el que se caracterizan de camaleones para salir con Martínez Ares, pero solo les sirve para comer moscas. 

 

EN PRELIMINARES

las coplas. "Hercules fundator gadium dominatorque". El lema del escudo de la ciudad, unido al "Non plus ultra" -que traducido resulta...- se convierte en la seña de identidad de este potente grupo chiclanero, al que la llegada de José Miguel Choza le ha hecho dar un paso adelante, aunque su propuesta no termine de sostenerse con un popurrí en el que relatan un programa electoral para que el Hércules romano gobierne la ciudad.  Trimilenarios que se presentan a las elecciones. Descoloca un poco esta premisa que también aparece en el estribillo. Mejora el nivel de la actuación con los pasodobles, aunque algunos excesos  no ayuden. Recuerda Choza su pasado chirigotero en la primera pieza al dirigirse a su hermana desmejorada, a pesar de que han reído y llorado hasta el amanecer. Y no faltarán Don Romualdo,  'Los borrachos' o Don Adolfo para recordar que sin ella el Carnaval no será patrimonio de la humanidad. El segundo se lía demasiado al explicar la historia de una mujer que le habla a su marido y lo compara con todo lo que le da su amante, que es el "fantasma del príncipe azul con el que me casaba". Peticiones de voto por cuplés a Chabelita y Pantoja, y un obrero catalén e independentista. Volverán a exponernos su programa.  

   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios