Cádiz CF El fútbol como fábrica de sueños para dos ex canteranos amarillos

  • Juampe, que debutó en el Cádiz en 2016, inicia la pretemporada con el Sevilla de Lopetegui.

  • Paris, que tuvo un largo recorrido formativo como cadista, a sus 29 años se estrenará en Segunda.

El deporte rey esconde infinidad de historias que muchas veces son inesperadas por el efecto de caer en el olvido de aquellos jugadores que un día defendieron el escudo del Cádiz, en el primer o segundo equipo del club, y que al no lograr su objetivo en el 'templo' llamado Ramón de Carranza abrieron la puerta para aferrarse a aquello de que "hay fútbol más allá de Cádiz", aunque el adiós fuera doloroso.

Juampe Melero, jerezano de 23 años que tuvo una intensa y prometedora etapa en el fútbol formativo del Cádiz, forma parte del Sevilla Atlético por segunda campaña consecutiva y, como se suele decir, trata de tomar el último tren para el salto de un canterano al fútbol profesional. En 2016 vivió su momento de mayor esplendor cuando Álvaro Cervera se lo llevó a Álmería en la primera jornada de Liga en Segunda A y disfrutó de 14 minutos. Su aparición por el vestuario de los sueños quedó en eso y algunos entrenamientos más, y su marcha, en el verano de 2017, dejó esa sensación de que cuenta con madera para triunfar.

Nadie puede aseverar que Juampe será en el Sevilla lo que no pudo conseguir en el Cádiz, pero es un paso que la pretemporada del primer equipo de Nervión haya arrancado con el ex cadista junto a Julen Lopetegui y las primeras espadas del conjunto blanco. ¿Otro tren? Quien sabe. Juampe tiene la ocasión de demostrar aquello que un día asombró en El Rosal siendo aún muy joven. Y es el fútbol que tiene en sus botas pero que sale a cuentagotas por la falta de continuidad que le acompañó en su etapa de amarillo.

Otro que puede soñar despierto es Paris Adot, aquel bravo lateral e incluso extremo que dejó en El Rosal su huella en forma de carreras por la banda y goles, que los hizo a pesar de vivir más tiempo en el ecuador del campo que ocupaban él y sus compañeros. Un navarro que se hizo fuerte y un hombre en la Tacita. Un canterano que pasó por el juvenil, el Balón y el Cádiz B; por las manos de técnicos como Juanma Carrillo, Alejandro Varela y Ángel Oliva.

Cuando hace ocho años el 'noviazgo' se acabó con su segunda casa, Paris comenzó un tour interminable por Segunda B y Tercera División. Mutilvera, Izarra, Osasuna B, Tudelano, Real Murcia, Sabadell y Mirandés. En Miranda de Ebro tocó el cielo hace una semana al ascender a Segunda A, tras un play-off en el que su papel ha sido clave, al igual que durante toda la temporada. Ese rendimiento le ha abierto las puertas del Alcorcón para debutar en la categoría de plata en un proyecto ya asentado.

Todo lo que tiene y va a disfrutar este jugador de 29 años se lo ha ganado con cada gota de sudor en campos olvidados por el balompié de élite y en equipos en los que cobrar tres meses seguidos era ya una sorpresa. Paris seguramente pisará Carranza con otro escudo en el mismo pecho en el que un día lució con orgullo y valentía pamplonica el ADN como canterano del Cádiz, algo con lo que se vive por los siglos de los siglos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios