Cádiz CF

Heroica resistencia del Cádiz CF en el Bernabéu (0-0)

  • El equipo amarillo suma un punto muy valioso en el terreno de líder

Sobrino y Hazard pugnan por el balón.

Sobrino y Hazard pugnan por el balón. / Rodrigo Jiménez/Efe

El Cádiz CF resistió con heroicidad en su visita al estadio Santiago Bernabéu. Y lo hizo con su manual de estilo, con un enorme trabajo defensivo con el que dejó la portería a cero ante todo un Real Madrid. El empate a cero es un premio al esfuerzo de principio a fin, con una consistencia que apenas había mostrado esta temporada. No tiró a puerta, pero bastante hizo que llevarse un punto.

Los amarillos frenaron la racha victoriosa del líder con una puesta en escena made in Cervera, bien pertrechados atrás, armados hasta los dientes en defensa y con orden y concentración. No es fácil dejar a cero al gigante blanco.

Aunque sea paradójico, el empate ni evita que el cuadro gaditano baje un puesto y cierre 2021 en la penúltima posición con 14 puntos, en zona de descenso

Los compases iniciales fueron el avance de lo que iba a ser el desarrollo del partido. El balón en posesión de los blancos y los amarillos completamente encerrados en su parcela sin apenas entrar en contacto con la pelota. Un guión esperado.

Cada equipo asumió su papel. El local tocó y tocó con paciencia y el visitante hizo lo que pudo, que fue cerrar espacios muy atrás con un entramado soportado sobre un 4-4-2, con Álex Fernández entre segundo punta y tercer centrocampista. Iván Alejo y Rubén Sobrino fueron casi laterales.

No tardó en aparecer en peligro. En el minuto 6, una pérdida provocó una rápida contra elaborada entre Benzema y Vinicius, con disparo del extremo delante de Ledesma que despejó Cala en el cruce.

El primer aviso serio rompió la timidez de un Cádiz CF que salió de la cueva y dispuso de dos saques de esquina seguidos, el segundo saldado con una volea de Fali y el cuero por encima del larguero (en el 9).

El asedio del líder fue constante con circulación del esférico de velocidad de vértigo para sufrimiento de la zaga cadista. Los hombres de Álvaro Cervera sólo pudieron correr detrás del balón, juntar líneas y tratar de que corriese el reloj sin que nada sucediese.

Y es que el cuero fue para un equipo que se adueñó de él frente a otro que jugó a resistir. La diferencia entre los dos era palpable. Plantar cara al poderoso ya tenía mérito sin dejar de intentar hacer daño arriba. Iván Alejo lanzó alto en el 23, tres minutos después del paradón de Ledesma tras un potente derechazo lejano de Valverde.

El Cádiz CF se las apañaba con el muro de contención de doble capa aunque todo podía cambiar en cualquier instante. De hecho, el rumo del encuentro pudo haber girado en el 25, cuando el colegiado fue benévolo con benévolo con Casemiro al mostrarle una cartulina amarilla que bien pudo haber sido roja por una dura entrada por detrás a Iván Alejo sin opciones de disputar el balón. Le perdonó una expulsión que hubiese dejado a los merengues con diez futbolistas

El paso del tiempo favoreció los intereses de los gaditanos, con el partido adentrado en una fase de aburrimiento. Los foráneos no existían en ataque (Lozano, muy solo ante Militao y Alaba) pero se mostraban eficaces en la destrucción, sin brillo individual pero con un encomiable esfuerzo colectivo que les permitió llegar al intermedio con empate sin goles.

La mala noticia fue la lesión de Lozano justo antes el descanso. Sufrió un pinchazo muscular y se vivieron momentos de indecisión en el banquillo cadista. Parecía que Milutin Osmajic iba a ser su sustituto pero al final fue Álvaro Negredo quien tomó el relevó del hondureño en la reanudación.

Atrás, demasiado atrás se plantaron sobre el tapete los visitantes en la segunda parte, en la que no hubo alteración de guión. El dominio del Real Madrid fue absoluto y el Cádiz CF las pasó canutas porque apenas cruzaba el centro del campo.

Le tocaba al modesto sufrir de lo lindo ante el creciente asedio de los anfitriones. En el 55, Ledesma evitó el 1-0 con un paradón tras un testarazo de Hazard. En el 57, un misil de Casemiro no dio en la diana por poco.

Quedaba el tramo más duro del partido, con el Real Madrid volcado por necesidad y porque comprobó que los gaditanos no salían de su zona. En el 59, de nuevo Ledesma sostuvo a su equipo al repeler el cuero tras un latigazo de Vinicius. El 60, Akapo impidió el disparo a bocajarro de Vinicius.

Las oportunidades empezaron a sucederse casi sin respiro y el Cádiz CF comenzó a pasarlo mal de verdad, quizás porque acusó el desgaste. En el 62, Vinicius no acertó cerca de la portería. En el 67, Akapo evitó a lo justo el remate de Benzema en boca de gol.

El duelo llegó a la recta final con la esperanza de un empate que era un tesoro para los amarillos, afanados en la defensa como si no hubiese un mañana y hasta con una ocasión clarísima para ponerse con ventaja. La tuvo Negredo en el 74 cuando, dentro del área, remató fuera con todo a su favor tras un servicio de Sobrino. Fue el momento que el Cádiz CF llevaba esperando todo el partido pero que no aprovechó. No llegó a poner el cuero entre los palos en todo el partido.

Los últimos minutos fueron de auténtico agobio, con todos los amarillos metidos en su área y alguna contra mal resuelta. En el 80, Ledesma salvó una vez a los suyos al desviar el cuero tras un libre directo de Benzema. En el 87, el arquero sacó de puños un cañonazo de Kroos.

La incertidumbre se prolongó hasta el último minuto del alargue, con un libre directo lanzado por Alaba que murió en la barrera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios