Resultado del Cádiz-Ponferradina Golazos para festejar el comienzo de curso (3-1)

  • El Cádiz se rearma en la segunda mitad para voltear el marcador ante un rival en inferioridad numérica desde el minuto 17

  • Golazos de Javi Navarro, Alberto Perea y el debutante Nano Mesa

Salvi se marcha por velocidad de isi en el encuentro del Cádiz contra la Ponferradina Salvi se marcha por velocidad de isi en el encuentro del Cádiz contra la Ponferradina

Salvi se marcha por velocidad de isi en el encuentro del Cádiz contra la Ponferradina / Joaquín Hernández Kiki

El Cádiz CF aprobó con nota el estreno liguero con una justa frente a una resistente Ponferradina en un partido que hubo de todo: una tempranera expulsión visitante, la intervención del VAR y la remontada en la segunda parte de un equipo que sacó rentabilidad a su superioridad numérica y pasó el rodillo en la segunda parte para dar la vuelta al 0-1 y embolsarse los tres primeros puntos del curso con un 3-1 que deja buen sabor de boca.

Los tres, a cual más hermoso. Marcaron los debutantes Javi Navarro y Nano Mesa y el retornado Alberto Perea. Tres obras de arte que valieron tres puntos

Los amarillos no quisieron perder un solo instante y desde el pitido inicial aplicaron una presión alta que hizo sentirse incómodo a una defensa que sólo podía quitarse el cuero a pelotazos.

El empuje de los anfitriones abocó a los visitantes a protegerse en su terreno, aunque fueron ellos los primeros en avisar con una afortunada estampida a la contra de Kaxe, que se plantó en el área después de dos rebotes aunque la cosa no pasó a mayores.

Los recién ascendidos se fueron soltando poco a poco, superados los nervios del principio y cuando empezaban a meterse en el partido se produjo una de esas acciones consideradas claves. En el minuto 17, Ríos Reina se llevó por delante a Salvi en la pugna entre ambos por un balón dividido y el árbitro adoptó la medida más drástica: expulsó al lateral azulón.

La entrada no fue demasiado ortodoxa pero la roja pareció una castigo excesivo. Cosas del nuevo reglamento. La cuestión fue que el Cádiz se vio en superioridad numérica con casi todo el encuentro por delante. Más obligado todavía estaba a quedarse con la victoria.

No lo tuvieron fácil los de Álvaro Cervera, dominadores de la situación pero con dificultades para desabrochar el sistema defensivo del contrario. De hecho, fueron los leoneses los que tuvieron cerca el 0-1 con un cabezazo de Trigueros (en el 21) que se perdió cerca de un poste.

Justo en el ecuador de la primera parte crearon los de casa la primera jugada en ataque digna de mención gracias a una indecisión del portero que Caye Quintana estuvo a un tris de aprovechar.

No terminaban los amarillos de traducir en ocasiones el control del esférico. Salvi y Alberto Perea entraban por las bandas pero sin acabar de conectar con el área con un mínimo de precisión.

El único tiro con intención fue el que hizo Álex Fernández desde lejos (minuto 35) pero el cuero se escapó al Fondo Sur. Las apariciones del madrileño emergieron como las notas más destacadas del primer periodo, como la conexión con Salvi (en el 39), quien prolongó a Caye Quintana, muy vigilado en boca de gol como para poder hacer daño.

Todo apuntaba a empate sin goles en el descanso hasta que llegó el jarro de agua fría que nadie esperaba. Trigueros, que 23 minutos antes había metido el susto en el cuerpo con un testarazo fuera, no falló en el 44 con otro cabezazo que dejó con las vergüenzas al aire a la zaga cadista a la salida de un córner. Alberto Cifuentes sacó la pelota con un paradón pero el VAR actuó para avisar de que el balón había rebasado la línea de gol.

No había merecido semejante palo un Cádiz eso sí, negado arriba que en la reanudación salió en modo arrollador. No le quedaba otra. Cervera dejó en el vestuario Garrido e hizo debutar a Javi Navarro. El canterano se ubicó en el costado izquierdo, Alberto Perea paso a tres cuartos y Álex Fernández se reconvirtió a mediocentro.

Javi Navarro celebró su estreno en el primer equipo y en Segunda A con un auténtico golazo que recordará toda su vida. Cuando sólo llevaba diez minutos sobre el césped (en el 55), desde le banda izquierda se inventó un centro chut al segundo palo que fue cogiendo rosca hasta que el esférico se coló por la escuadra. 1-1

El extremo se convirtió en el revulsivo de un Cádiz que tocó a rebato. El partido pasó a ser un monólogo de los locales con continuas oleadas por tierra y aire, por momentos con una aceleración que nublaba las opciones de gol.

El reloj empezaba a correr más de la cuenta y Cervera dio una vuelta de tuerca más al hacer debutar a Nano Mesa pese a que el viernes había anunciado que el canario no iba a jugar. La entrada del tinerfeño por Espino llevó a Perea hasta el lateral izquierdo quizás por primera vez en su larga carrera.

No desfalleció el equipo de casa, que nunca perdió la fe en una remontada que certificó en el minuto 76 con otro golazo, esta vez con la firma de Alberto Perea. El manchego se hizo con el cuero en el vértice izquierdo del área tras un córner y desde allí soltó un derechazo que parecía que se iba a escapar, pero el balón tropezó en el poste y acabó en el fondo de la portería. 2-1 y la afición desatada en la grada.

El último cuarto de hora derivó en un cambio de prioridad. Se trataba de amarrar los tres puntos y para ello Cervera tiró de la experiencia de José Mari. Hasta que en el 86 el triunfo quedó asegurado con un golazo de tijera de Nano Mesa que puso el 3-1. Imposible una mejor carta de presentación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios