Cádiz CF

Fernando Arévalo, por la puerta grande

  • Pone punto y final a una etapa brillante al frente de la Federación de Peñas Cadistas

  • Cuatro años de continuo crecimiento desde el sosiego que necesitaba la entidad

Arévalo alza sobre el césped del Carranza un reconocimiento a la afición. Arévalo alza sobre el césped del Carranza un reconocimiento a la afición.

Arévalo alza sobre el césped del Carranza un reconocimiento a la afición. / Jesús Marín

Fernando Arévalo es médico en Barbate. Casado, con dos hijos, fue proclamado presidente de la Federación de Peñas Cadistas (FPC) el 20 de septiembre de 2014. Cuatro años más tarde termina su mandato anunciando que no seguirá por  asuntos laborales y familiares. Su decisión es irrevocable y lo que está garantizado es que deja un listón muy alto por superar. Eso sí, afirma que seguirá colaborando y ayudando a la FPC, lo que obviamente le honra.

Su balance de mandato es favorable, tras una etapa compleja cuando él accedió al cargo. “Ha sido positivo porque, entre otras cosas, cuando llegamos había 28 peñas federadas y ahora hay 70, y sumando. Eso es gracias a un gran trabajo de equipo por el que también se ha producido la vuelta de muchas de ellas y un crecimiento importante con nuevas peñas, en gestión desde la etapa en Segunda B”, explica el ya ex presidente.

Su cargo, la sucesión, no ha sido tarea fácil. “Lo importante es que quien me sustituya, lo haga con un buen equipo, con ilusión y que crea en su pr

oyecto por encima de todo. Si las cosas se hacen con corazón y no con intereses personales, seguro que salen bien. A Juan Antonio García le deseo que acierte en su gestión y que ponga empeño e ilusión en lo que haga. Unas palabras que tratan de evitar tiempos pasados, que no fueron positivos. “La Federación de Peñas no tiene nada que ver con la que nos encontramos: ruina económica, sin documentación alguna, enfrentamientos..., etc. Hoy en día la Federación tiene solvencia económica, documentación en regla, muchas actividades y tenemos muy buena relación con peñas no federadas. Nunca hemos perjudicado a las peñas no federadas o abonados del Cádiz y nos hemos mostrado dialogantes con todos. También hemos sabido dar la cara con quien se ha acercado a conocernos. Nosotros hemos dado la cara y nos hemos mojados con los comunicados cuando la ocasión lo requería. Creo que eso ha sido un ejercicio de responsabilidad hacia el cadismo en general”.

Fernando Arévalo se marcha sintiendo el cariño de la gente, que abogaba por su continuidad. Incluso Manuel Vizcaíno llegó a animar a las peñas para que le convencieran. “Agradezco todas las muestras de cariño y más si vienen del presidente de nuestro club, pero es el momento de dar un paso al lado y dejar que quien venga, tome las riendas con fuerzas. Cuestiones laborales y familiares me impiden seguir en el cargo y, la verdad, no creo que vaya ser ni el mejor ni el peor presidente, sino uno más que contribuya. Le debo muchísimo a la Federación de Peñas y al cadismo, pero la Federación de Peñas y el Cádiz CF no le deben nada a Fernando Arévalo”, recalca.

Rememora los hechos que le llevaron a tomar las riendas de la FPC hace cuatro años. “Quiero recordar que, en el verano de 2014, tras renovar mi abono en Carranza, fui a un acto de presentación de la revista ¡Ese Cádiz...Oé!, en el Bar Terraza, y allí estaba su director Carlos Medina. Se acercó y me dijo, en presencia de Miguel Cuesta, “hay que buscar un presidente para la Federación de Peñas Cadistas y ese debes ser tú”. Tras esa propuesta de Carlos, me animé a presentar mi candidatura a las elecciones, tras comentarlo con la familia y mi peña”. Y llegado a este punto, vuelve a analizar su ciclo. “Todo es mejorable, pero me voy contento. Lo que prometimos hace cuatro años se ha cumplido con creces, y tengo que agradecer el apoyo de muchísima gente y entidades; a mi familia, al Cádiz CF con el presidente Manolo Vizcaíno, que siempre estuvo atento a nuestras consideraciones; a Línea 6, a Miguel Cuesta, Pepe Mata, Antonio Caro, Manuel de Gracia, Rosa Pavón, Ana Páez, Carlos García, Grima... Y, cómo no, a todas las peñas federadas que nos han apoyado y a directivos de la Federación, ya que sin ellos habría sido imposible terminar. Sin olvidar a todos los medios de comunicación y organismos oficiales”.

En su mandato recién concluido ha estado próximo a entidades y personas que le han marcado. Arévalo no olvida a “Aficiones Unidas, que nos puso como ejemplo de Federación de Peñas, a Juan Berrocal y Pepe Ramírez (que en paz descanse), por su trabajo inmenso en los desplazamientos. A José Manuel, ‘defensor del abonado’, Eladio Rego, Jorge Rodríguez, Jesús López...”. Un legado de amigos que han valorado el temple del ex presidente. “Yo soy una persona tranquila, a la que le gusta dialogar y, lejos de protagonismo y enfrentamientos, siempre he tratado de mediar, aunque algunos han intentado apuñalarnos. Tengo amigos en muchas peñas y en sitios muy lejanos que me han mostrado su apoyo y me hicieron un homenaje que me emocionó y que jamás olvidaré. Han sido muchas satisfacciones en tan poco tiempo”, apostilla.

Su despedida queda marcada por los fallecimientos de Pepe Ramírez y Fernando Orgambides Baguetina. “Pepe era y será siempre un cadista de alma porque dedicó su vida a su pasión. Fue fiel colaborador de la Federación de Peñas sin recibir ni un solo euro, igual que Juan Berrocal, para organizar los desplazamientos. Manolo Vizcaíno me sugirió poner a los viajes de la FPC su nombre y nos parece una magnífica idea. Se propondrá a la asamblea que el número 1 del autobús de cada viaje, que organice la FPC, lleve el nombre de Pepe Ramírez. Aprendí mucho de Pepe porque sabía vivir el presente con alegría y afrontar el próximo partido con todo el optimismo del mundo. Y lo de Fernando Baguetina ha sido muy duro. Era un gran chaval”, finaliza Fernando Arévalo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios