el ambiente del Cádiz-Zaragoza Carranza, como en los grandes momentos

  • Equipo y afición van de la mano en una noche perfecta

Un grupo de niños acompañó a los jugadores cadistas en la foto del once antes del inicio del encuentro. Un grupo de niños acompañó a los jugadores cadistas en la foto del once antes del inicio del encuentro.

Un grupo de niños acompañó a los jugadores cadistas en la foto del once antes del inicio del encuentro. / Fito Carreto

Una fiesta por volver a ganar. Eso ha sido esta noche el estadio Ramón de Carranza con motivo del Cádiz-Zaragoza (2-0), después de siete semanas sin hacerlo. Cuando más falta hacía, el equipo amarillo ha mostrado su mejor versión con buen juego en muchas fases y dos buenos goles.

La afición, que ha respondido muy bien a pesar del día y la hora, ha homenajeado al Cádiz B antes del inicio y al equipo de voleibol en el descanso. Unos 100 hinchas zaragocistas han sido testigos de la fiesta cadista.

Ha sido una noche de reencuentro feliz de David Barral con la grada, sabedora del partidazo del isleño; de una exquisitez única de Perea, de la que gusta por estos lares; y de lamentar otra vez las malas formas de un rival leñero que ha enfadado a la masa social.

Esta noche ha ganado el Cádiz y el sueño de hacer algo grande en el penúltimo suspiro de otra gran temporada. La comunión equipo-afición ha quedado de manifiesto con el final del partido y la locura generalizada por una felicidad añorada desde hace casi dos meses. Que dure la fiesta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios