Fútbol | Segunda División B

El Cádiz B tumba al San Fernando (1-0)

  • El filial sorprende al líder gracias a un gol de Víctor Morillo.

  • Los amarillos juegan con uno menos desde el minuto 42.

El cadista Víctor Morillo protege el esférico ante la presión del azulino Pedro Ríos. El cadista Víctor Morillo protege el esférico ante la presión del azulino Pedro Ríos.

El cadista Víctor Morillo protege el esférico ante la presión del azulino Pedro Ríos. / JULIO GONZÁLEZ

La sorpresa vivió un episodio en el campo Ramón Blanco con motivo del derbi provincial entre el Cádiz B y el San Fernando CD, ya que el filial fue capaz de vencer a un rival que llegaba líder y con un proyecto potente. No fue el mejor partido de los azulinos, mientras que los cadistas fueron de menos a más y tiraron de casta para no arrugarse a pesar de la dificultad.

El once amarillo llegó con ausencias por la lesión de Moi y los problemas físicos de Javi Navarro, por lo que Pavón perdía a dos de sus hombres de peso. Con los laterales muy adelantados, el conjunto cadista trataba de presionar arriba.

Por su parte, la alineación azulina presentaba la entrada de inicio de Moisés García, por lo que Tito García Sanjuán desplazaba a Amelibia al lateral izquierdo. La idea inicial de los isleños era la que le ha llevado al liderato.

El filial salió mejor en cuanto a argumentos ofensivos, ya que lograba en más ocasiones acercarse a las inmediaciones de Rubén Gálvez. Duarte dirigía el proyecto con buen criterio y los extremos Morillo y Pérez se unían a esa idea para tratar de mandar en el marcador.

Por su parte, al San Fernando le costaba desplegar su mejor versión pero dejaba detalles de una calidad individual enorme. Perdomo y Toscano destacaban sobre un nivel general discreto, sobre todo en el acto inicial.

El primer aviso fue local en una internada larga de Sergio Pérez que concluye Víctor Morillo con un chut a las manos del portero. La réplica azulina llegaba por partida doble primero en un saque de esquina de Hugo que remata Gabi Ramos y saca la zaga; y luego en un error del filial que finaliza Francis Ferrón con un lanzamiento centrado. El tanteo de 'golpes' lo seguía el Cádiz B en una acción de estrategia que remacha Tur y saca de cabeza Gabi Ramos, y en un barullo en el área que Sergio González resuelve mal.

Lo cierto es que las llegadas eran más elaboradas en los locales aunque cada vez que el San Fernando pisaba la zona de tres cuartos enmudecía la grada principal del Ramón Blanco, como demostró Ferrón en un cabezazo en el que el portero cadista hizo la estatua y dejó todo a la suerte de que el balón no entrara. Cuando el esférico estaba en pies de Pedro Ríos y Hugo Rodríguez era sinónimo de peligro.

En el tramo final del primer periodo nacieron las dos oportunidades más claras, ambas para los isleños, y la polémica. Primero un centro de Pedro Ríos encontró el cabezazo picado de Hugo que Cristian Arco y la zaga sacaron con muchos apuros, y después en un córner ejecutado por el propio Hugo que casi acaba en gol olímpico pues el balón golpeó en el segundo palo y salió.

Fea se pusieron las cosas cuando Nieto midió mal una entrada a Amelibia en la que pudo hacer mucho daño al azulino, lo que provocó la roja directa para el delantero cadista. Los ánimos se caldeaban en la zona de banquillos, donde se ausentaba el sancionado Tito, y el colegiado repartía cartulinas amarillas por diversas protestas a Javi Pérez, así como a Perdomo por empujar a Pavón. De esa manera acabó un primer tiempo que no resultó vistoso ni bueno y que sólo se salvó por las ganas de unos y otros por agradar a los suyos.

La segunda parte arrancó sin cambios en los locales a pesar de la inferioridad numérica. Pavón decidió que Jordi Tur fuera el referente ofensivo con los extremos respaldando esa labor. La primera llegada en la reanudación de los amarillos fue muy protestada al sujetar Francis Ferrón a José Alonso estando los dos en el área; el árbitro estaba muy cerca y dejó seguir. En la contra Toscano se cuela hasta el área, Hugo toca de tacón y el tiro de Perdomo se va fuera.

Tito García Sanjuán dio orden de mover el banquillo y Marcé y Jorge García accedieron al césped. Pavón también dio descanso a Tur para que Seth Vega trabajara con toda la defensa azulina. Unos y otros se empezaban a jugar el todo por el todo con las variantes técnicas y tácticas.

El ecuador del segundo tiempo se echó encima con el San Fernando llevando el peso del juego y asustando como en la combinación de Perdomo con Pedro Ríos quien, tras regatear, estrelló su chut contra la zaga. Más clara fue la siguiente en una jugada larga en la que Ferrón y Gabi intercambiaron papeles y el centro del primero lo cabeceó casi en plancha el segundo sacando una mano prodigiosa Cristian Arco con la que evitó el 0-1.

Y cuando más apretaba el equipo isleño una falta lejana botada por Víctor Morillo se envenenó al tocar en Pedro Ríos y se alojó en el fondo de la portería azulina. Explotaba de júbilo la parte cadista del campo Ramón Blanco porque con el acoso visitante y la inferioridad numérica el gol era una bendición del cielo y un contratiempo inesperado para los de La Isla.

El gol espoleó a los amarillos hasta el punto de llevar por momentos la iniciativa y gozar de una buena ocasión en la cabeza de Lino, que no colocó bien un centro de Iván Robles. Trataba el San Fernando de tomar aire para crecer en lo anímico y que eso le diera fuerza mental para creer en el empate. Antes, Tito agotaba los cambios dando entrada al atacante Tomás Attis.

Los minutos finales se presentaban con el San Fernando apretando de lo lindo pero con poca claridad para generar ocasiones claras, y con el filial esperando una contra para matar el derbi, para lo que apostaba a la frescura de Seth y Lino. Aguantaron bien los amarillos hasta el júbilo final por un triunfo que no era esperado por la teórica diferencia entre unos y otros. La realidad es que el Cádiz B ha crecido hoy, precisamente en una cita en la que el San Fernando, que recibe su segunda derrota consecutiva, nunca ha estado cómodo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios