Zaragoza - Cádiz CF

Felicidad del césped al graderío

  • Los cadistas se contagian de la enésima satisfacción de sus ídolos

Los seguidores del equipo amarillo disfrutaron en el feudo zaragocista. Los seguidores del equipo amarillo disfrutaron en el feudo zaragocista.

Los seguidores del equipo amarillo disfrutaron en el feudo zaragocista.

Vaya locura la de aquel día, que diría cualquiera de los que esta noche ha estado en las gradas del estadio La Romareda. Escenario de grandes gestas del Real Zaragoza de tiempos mejores que hoy de nuevo se rindió a los pies del modesto Cádiz, ese equipo que parece que gana por decreto cada vez que pisa este terreno de juego.

Aficionados de la capital gaditana y de diferentes puntos del país acudieron a la ciudad aragonesa como epicentro de un sentimiento llamado Cádiz CF. Fue palpable la presencia de bufandas, banderas y camisetas amarillas en una de las gradas del campo, aunque realmente estuvieron los cadistas repartidos por diferentes zonas del campo.

Susto para los integrantes de la peña ‘Por Sempre Cádiz’, ya que el microbus en el que se desplazaban desde Barcelona sufrió un accidente en el que no hubo que lamentar heridos. La llegada de un nuevo vehículo permitió a estos hinchas de la capital catalana estar en La Romareda.

Todos los aficionados del conjunto gaditano disfrutaron de su equipo y celebraron el triunfo como si se tratara de una final. La final por una ilusión sin límites. Cifuentes dejó hacia estos valientes cadistas, que desafiaron muchos aspectos bajo un frío importante, los gestos de un equipo que ha pasado a ser vencedor y que se mantiene en el tono que le permite codearse con los mejores.

El cadismo abandonó La Romareda con el orgullo como bandera que acompaña al escudo eterno de un sentimiento profundo llamado Cádiz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios