Equipamientos

La rehabilitación del antiguo Instituto Rosario será pionera

  • El edificio contará con las tecnologías más novedosas desde el punto de vista del ahorro y la eficiencia energética

  • La Diputación lo ha sacado a licitación por 3,5 millones

Fachada del antiguo Instituto Santa María del Rosario

Fachada del antiguo Instituto Santa María del Rosario / Lourdes de Vicente

“Es un proyecto que no sólo es emblemático para Cádiz sino a nivel europeo”. Quien habla tan convencido es el vicepresidente segundo de la Diputación, Mario Fernández, sobre el edificio del antiguo Instituto del Rosario, que la Diputación Provincial ha licitado para convertirlo en el futuro en un equipamiento cultural. Este inmueble se encontraba cerrado desde el año 2006 cuando el instituto se trasladó al Náutico y el edificio entró en las permutas para el solar de la Ciudad de la Justicia.

La rehabilitación del antiguo Rosario va a tener un coste de 3,5 millones de euros y las empresas podrán presentar sus ofertas hasta el próximo 13 de enero.

Salvo la fachada, que tiene un grado de protección urbanística municipal, el interior va a sufrir un cambio profundo “con salas más amplias y luminosas para poder acoger los espacios expositivos”. No obstante, a pesar de esos cambios el proyecto “respeta al máximo la estructura del edificio” y lo que se va a modificar es la adaptación que se había hecho para centro educativo y los añadidos que habían realizado la comunidad agustina que gestionó durante muchos años el inmueble.

Sin embargo, donde sí que va a ser novedoso y singular este proyecto es que va a incorporar las tecnologías más novedosas desde el punto de vista del ahorro y la eficiencia energética.

Mario Fernández relata que el antiguo instituto se va a convertir en lo que se llama un edificio NZTB, que trasladado del inglés al español significa edificio de consumo de energía casi nulo.

Así, dentro de este proyecto novedoso se encuentran sistemas novedosos que facilitan la climatización y refrigeración del inmueble de manera natural. A ello se le va a unir una cubierta solar fotovoltaica que permitirá la producción de energía limpia para el autoconsumo del edificio.

Fernández afirma que este edificio va más allá de la normativa española, ya que les van a incluir aspectos que todavía no obliga las leyes “pero de esta forma vamos a aportar nuestro granito de arena en materia medioambiental”.

El vicepresidente segundo de la Diputación afirma que, “aunque la inversión es mayor al incluirle todos estos elementos de eficiencia energética, eso se va a ir recuperando en el futuro”. Así, pone por ejemplo los casos de edificios que tiene malos aislamientos y que, por lo tanto, obliga a un mayor gasto de calefacción o de aires acondicionados. Eso no sucederá aquí

Fernández asegura que se trata también de un edificio inteligente, es decir, domotizado, lo que permitirá controlar en todo momento las condiciones de temperatura y humedad de las salas que albergan las obras de arte, de forma que estas sean óptimas para su conservación, así como la luz que necesitan la salas en todo momento

El plazo de los trabajos se ha fijado en 18 meses y el objetivo es que cuando esté terminado se convierta en un contenedor cultural con una doble finalidad. Por una parte va a acoger los fondos de la colección pictórica contemporánea de la Diputación, que actualmente se encuentra dispersa por diferentes edificios y dependencias.

De este modo, el edificio no sólo favorecerá que la colección se ponga a disposición de la ciudadanía, sino que contará con la posibilidad de tener espacios para la catalogación, eventual restauración y un almacenaje ordenado y en las mejores condiciones para las obras. Por otra parte, el inmueble se ofrecerá como un espacio de encuentro y de realización de ámbito cultural y social.

El antiguo Rosario contará con salas que podrán albergar exposiciones temporales, así como un espacio para una escuela-taller, una cafetería y una tienda de recuerdos a la que se podrá acceder desde la calle o desde la propia salida del espacio museístico, “contribuyendo a potenciar el turismo cultural de la capital y el conjunto de la provincia situándolas en una posición de vanguardia”.

Además, el claustro podrá ser utilizado para actos culturales como conferencias o conciertos cuando sea solicitado por parte de los ayuntamientos y otras instituciones o asociaciones de la provincia.

Mario Fernández entiende que el año 2020 debe ser un punto de inflexión en materia energética en los proyectos que se están realizado desde la Diputación Provincial “porque muchas veces sólo nos centramos en el tema de la contaminación industrial y la causada por el transporte, pero en los edificios también se puede actuar y, a la vez, en cada uno de nosotros generando menos residuos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios