Cádiz

Un referente en la lucha contra el cáncer

  • La AECC tiene sede en la capital gaditana y otras 11 localidades de la provincia, donde atiende a enfermos y sus familiares de manera gratuita

Los enfermos de cáncer cuentan en Cádiz con un gran apoyo: la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), a la que pueden acudir sin necesidad de ser socios para informarse sobre el proceso de su enfermedad y pedir ayuda en todo lo que necesiten.

Esta entidad tiene una sede provincial en la calle Brunete de Cádiz y 11 juntas locales repartidas por toda la provincia, concretamente en San Fernando, El Puerto de Santa María, Algeciras, Barbate, Chiclana, Chipiona, Jerez, Sanlúcar, Tarifa, Vejer y Villamartín.

Desde la AECC de Cádiz destacan la necesidad que tienen de socios y voluntarios

Según explica María Jiménez, gerente de la AECC en Cádiz, la asociación aborda el cáncer de una manera integral, basándose en tres pilares básicos: la prevención de la enfermedad, el apoyo y acompañamiento a los pacientes y sus familiares, y la investigación.

Así, realiza campañas informativas sobre la prevención y detección precoz del cáncer, y otras para concienciar a la población de la necesidad de adoptar hábitos de vida saludable. Estas campañas las realiza en fechas concretas, como el Día Mundial del Cáncer, el del Cáncer de Colon, Día Sin Tabaco, el Día Mundial contra el Cáncer de Mama o en la época estival para concienciar sobre la importancia de la protección solar. Asimismo, imparte conferencias, tiene en marcha un programa de hábitos de vida saludable en colegios de la provincia y en empresas, además del programa de deshabituación tabáquica dirigido a mayores de 18 años.

En cuanto al apoyo y acompañamiento, la asociación ofrece atención psicológica a los enfermos de cáncer y sus familiares, y sesiones de fisioterapia a pacientes que tienen secuelas derivadas de un cáncer susceptibles de ser tratadas de esta forma. Ambos servicios son gratuitos, como todos los que ofrece la AECC. Esta asociación también realiza en Cádiz actividades y talleres para enfermos de cáncer y sus familiares, aporta ayudas económicas a personas sin recursos y presta material ortoprotésico, camas articuladas, sillas de ruedas o pelucas, entre otras cosas.

Cabe recordar que la AECC cuenta con un servicio telefónico de atención social, en el que se ofrece asesoramiento para realizar gestiones, como la tramitación de la ley de dependencia o la incapacidad. Asimismo, existe un teléfono de atención sanitaria (900 100 036) que funciona 24 horas los 365 días del año, en el que un médico resuelve dudas sobre diagnósticos, tratamientos o los efectos secundarios de los tratamientos.

La asociación también aporta fondos a la investigación sobre el cáncer. De hecho, a nivel nacional, es la entidad privada que más fondos destina a la investigación de esta enfermedad.

El soporte principal de la AECC son sus voluntarios. "Sin ellos, no sería posible realizar los programas que llevamos a cabo", asegura María Arango, coordinadora provincial de voluntariado. Argumenta que en toda España, la entidad cuenta con 14.000 voluntarios y solo 700 personas contratadas. En la provincia de Cádiz, actualmente hay más de 260 voluntarios y 11 trabajadores en plantilla.

Una parte de estos voluntarios realiza labores de apoyo y acompañamiento a enfermos de cáncer y familiares en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz, el de Jerez, Puerto Real y el Punta de Europa de Algeciras. El resto atiende en la sede a las personas que van o llaman por teléfono a pedir ayuda, organizan campañas de prevención, eventos para obtener recursos, realizan labores administrativas y forman parte de los órganos de gobierno de todas las sedes. Como novedad, este año se ha creado la figura del voluntario domiciliario, que acude a las viviendas de los enfermos para hacer las mismas funciones que en el hospital (acompañamiento, sustituir al cuidador principal y desahogo emocional) además de acompañar al enfermo cuando sale a la calle a hacer gestiones o dar un paseo.

María Arango afirma que en Cádiz hacen falta más voluntarios. "Siempre hacen falta voluntarios porque es algo que fluctúa mucho, ya que las personas dan su tiempo siempre que sus deberes familiares o laborales se lo permiten", señala, y anima a los gaditanos a que sean voluntarios de la AECC, ya que "es una actividad que produce más satisfacción que lo que a priori uno puede imaginar. Siempre compensa, por dura que sea la actividad que se realice".

Entre las pocas personas que tiene la asociación en nómina en Cádiz están la psicóloga María Ramírez y el fisioterapeuta Alejo Fernández Sancho. María Ramírez realiza su labor en la sede provincial de la AECC (hay otros psicólogos en las sedes locales). Atiende a pacientes de cáncer y familiares derivados del hospital o que acuden por iniciativa propia, a los que asesora en todo el proceso de la enfermedad, desde el diagnóstico al tratamiento activo, la vuelta a casa, las recaídas, cuando la enfermedad está avanzada y a los familiares en el duelo. También atiende a los amigos más cercanos de los pacientes que quieren ayudar y no saben cómo hacerlo, o para que ellos mismos sepan afrontar la enfermedad de su allegado.

Cuenta que lo que más trabaja es el miedo, la incertidumbre y la autoestima. También la ansiedad, depresión y hasta las habilidades de comunicación con el personal sanitario. Señala que últimamente, tiene más pacientes en fase de reincorporación a su vida "porque quieren volver a la vida que tenían antes, pero la mayoría de las veces eso no es posible. También hay quien no quiere volver a su vida anterior, porque cree que es lo que le provocó la enfermedad".

María Ramírez piensa que todavía hay muchas personas reticentes a acudir al psicólogo "porque existen muchos mitos o tabúes alrededor de la figura del psicólogo". Y sostiene que es necesario al menos una toma de contacto con un profesional de la asociación: "Hay que vencer tabúes y ver qué puede aportarle", manifiesta.

Asimismo, sugiere a los enfermos y sus familiares que entren en la web de la AECC, donde pueden encontrar recomendaciones sobre cómo enfrentarse a la enfermedad, cómo mejorar la imagen, información sobre alimentación sana durante el tratamiento, actividades de ocio y el apartado Desarrollo personal y valores, dentro del epígrafe Viviendo con cáncer, "donde se enseña a sentirse bien con uno mismo, que para mí es fundamental", apunta María Ramírez.

Para esta psicóloga, lo más importante es que una persona diagnosticada de cáncer piense que no está sola y que busque ayuda "aunque piense que lo que le preocupa es una tontería, porque si le preocupa, ya no es una tontería y hay que resolverlo. A lo mejor, es suficiente una sesión con el psicólogo que le sirva de desahogo y le aporte las herramientas para afrontar la situación, y luego se puede hacer un seguimiento por teléfono o correo electrónico, según necesite cada uno". En su opinión, "pedir ayuda no es señal de debilidad, al contrario, porque reconocer una carencia es un acto de valentía".

En cuanto al servicio de fisioterapia, lo realiza un solo profesional, Alejo Fernández, que se turna en las distintas sedes para atender a las personas que lo necesitan. Afirma que a sus sesiones acuden principalmente mujeres que han tenido cáncer de mama y sufren linfedema (inflamación del brazo) por la extirpación de los ganglios de la axila, una secuela que dura toda la vida. Con este servicio, la AECC alivia un poco la sobrecarga de pacientes de la sanidad pública.

Para llevar a cabo todos sus programas y servicios, la AECC necesita fondos. María Jiménez afirma que su principal fuente de financiación es privada (el 90% de sus ingresos), ya que reciben pocas ayudas públicas. Los fondos les llegan a través de los socios, de donativos de empresas y particulares, de la cuestación anual, la lotería de Navidad y el sorteo que llevan a cabo en primavera, además de distintos eventos, como la carrera que realizan todos los años. La gerente de la asociación en Cádiz reconoce que necesitan más socios aquí.

Jiménez afirma que su principal objetivo es ser un referente en la lucha contra el cáncer y el proyecto que siempre tienen en mente es "llegar a todas las personas que nos necesitan, multiplicar por tres el número de personas a las que podemos ayudar y darnos a conocer más en Cádiz, para que todo el mundo conozca lo que hacemos aquí".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios