Consecuencias del brote de coronavirus en Cádiz

El puerto de Cádiz se queda sin tráfico de cruceros por tiempo indefinido

  • El BOE incluye una excepcionalidad en la que el Director General de la Marina Mercante podría autorizar alguna ruta a petición de Puertos del Estado y de acuerdo con Sanidad

El puerto de Cádiz se queda sin tráfico de cruceros por tiempo indefinido

El puerto de Cádiz se queda sin tráfico de cruceros por tiempo indefinido / J. Benítez

Son ya más de 116 cruceros los que Cádiz ha perdido por culpa del coronavirus, con la consiguiente pérdida económica para el puerto de Cádiz de más de 1,3 millones de euros. El agujero que ha ocasionado esta crisis sanitaria en el sector de los buques turísticos podría convertirse en cráter si de aquí a finales de año las autoridades españoles no optan por abrir algún tipo de posibilidad que permitiera un cierto tipo de rutas concretas, con una cierta tipología de buques y con un pasaje de origen nacional.

Pero de momento, esta situación se presenta aún lejos. De hecho este pasado fin de semana, el Boletión Oficial del Estado (BOE) publica una orden mediante la que se mantiene una restricción indefinida a la llegada y salida de cruceros en las costas españolas hasta que se haya superado la crisis sanitaria. 

A pesar de ello, el mismo boletín abre una pequeña espita que haría posible que se reactivara el sector al menos en trayectos de cabotaje, en buques pequeños y con un pasaje nacional. Para una circunstancias concretas, el BOE concreta que el Director General de la Marina Mercante pueda levantar la prohibición establecida por el Gobierno el pasado 13 de marzo, a solicitud de Puertos del Estado y de acuerdo con el Ministerio de Sanidad, para la entrada de buques concretos o para un conjunto de ellos como parte de un itinerario por uno o varios puertos.

Los puertos españoles como el de Cádiz, en los que buena parte de los ingresos llegan de cuenta de las grandes navieras que traen sus barcos a recalar en la ciudad, permanecían atentos a ver qué ocurría a partir del 21 de junio, fecha en el que se abrían las fronteras interprovinciales e interregionales, pero no, de momento, las internacionales, algo que no llegara hasta estos días con ciertas restricciones.

El BOE pone sobre la mesa que, a no ser que haya una petición expresa por parte de Puertos del Estado y una aceptación por parte de las autoridades sanitarias, ningún puerto español podrá acoger a ningún rucero para evitar posibles contagios procedentes de pasajeros de países terceros.

Esta situación deja en el aire los casi 150 cruceros que mantienen reserva de atraque en el puerto de Cádiz de aquí a finales de año. Si se diera la circunstancia de que todos ellos se quedaran tan sólo en una mera intención, las pérdidas totales que podría acarrear esa orden del 13 de marzo podría alcanzar casi los tres millones de euros.

A estas pérdidas habría que sumar los más de 15 millones de euros que dejaría de ingresar la ciudad en gastos que llegarían de la mano tanto por parte del pasaje como de la tripulación. Cabe recordar que varios estudios avalan que un crucerista suele dejar en un puerto de escala unos 40 euros, mientras que en el caso de un puerto base, esta cantidad podría ascender a 200 euros. De ahí la lucha que mantienen las distintas administraciones para que se potencia Cádiz como puerto base de cruceros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios