Martín José García Sánchez. Presidente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías

"No podemos innovar sin la seguridad de que vamos a cambiar para mejor"

  • El máximo representante de las hermandades anuncia que trabajará en los cambios de día y de carrera oficial y afirma que le gustaría ver más cofradías el Sábado Santo

Comentarios 6

Es abogado, asesor jurídico del Cádiz Club de Fútbol, presidente de la Asociacion de Amigos de Tierra Santa y desde el pasado mes de junio preside también el Consejo de Hermandades. Su cargo está permanentemente en la lupa de todos los cofrades, y en buena medida de él y de su equipo depende el buen funcionamiento de la Semana Santa y el éxito de la actividad común de las hermandades.

-Su primera Cuaresma como presidente electo y con esta permanente. Hasta el momento manda la tranquilidad, ¿no?

-Sí. Ciertamente las relaciones son muy buenas con los hermanos mayores. Colaboran con todo en el Consejo y hay una comunicación permanente con ellos. No tengo ninguna queja; las relaciones son fructíferas y sobre todo para un bien común.

-Curiosamente, desde que está usted en el cargo ha habido casi pleno de salidas procesionales. Y la lluvia tampoco afectó al vía crucis del pasado lunes. ¿Tiene usted algún talismán para ello?

-Tengo que dar gracias a Dios siempre. Pero no en estas cosas anecdóticas, sino en todo el trabajo y en las relaciones tanto con los hermanos mayores como con la permanente, que es la que verdaderamente trabaja...

-Pero el acoplamiento del Domingo de Ramos sí que provocó el primer 'chaparrón' de su gestión...

-Fue más anecdótico que otra cosa. Lo del Domingo de Ramos es algo que llueve sobre mojado; es antiguo, heredado. Se viene hablando de eso hace varios años y es conflictivo porque sea cual sea la decisión hay razones a favor y razones en contra. Lo que sí es cierto es que hemos aprendido de nuestros propios errores y tan pronto como se recoja la última imagen vamos a trabajar, siguiendo nuestra línea de diálogo y consenso. Así llegaremos a lo que sea mejor para todos.

-¿Ya se calmaron las aguas en ese asunto?

-Sí, sí, sí. Eso fue un malentendido, o una mala exposición por mi parte, no lo sé. Pero asumo el error porque soy humano. Rectificar es de sabios, que es una frase muy manida pero muy cierta. Mira, yo tengo un defecto: soy una persona abierta, y por eso no me suelo callar. Hablo mucho porque creo que es un don de Dios y hay que utilizarlo. Me podré equivocar muchas veces, pero no me pesa. Prefiero equivocarme por hablar, por actuar, a equivocarme por omisión. Además, ya dije que yo no vengo al Consejo a cubrir el expediente, sino a entregarme en lo que hago. Y unas veces aciertas y otras no.

-Hay algunos temas que son reivindicaciones casi históricas entre los cofrades pero que hasta el momento el Consejo no lo ha tocado nunca. ¿Lo hará usted como presidente?

-Nosotros estamos llevando ya a cabo algunas innovaciones y trabajamos sobre cosas que estaban ahí, como la mejora de la normativa, que se ha visto que en algunas cuestiones es mejorable. Pero hay que tener en cuenta que es el pleno el que decidirá siempre lo que se haga. Nosotros estamos en esa línea, y vamos a ir paso a paso.

-Una de esas aspiraciones es el cambio de la carrera oficial, ¿lo van a abordar?

-En el tema de la carrera es que hay opiniones para todos los gustos. La permanente ha trabajado muchas horas, pero lo que no podemos es innovar sin la seguridad de que lo que vamos a cambiar es para mejor. El cambio de sentido es importante, pero hay que andar con mucha mesura. Y el foro para ello está en las comisiones que se crean desde el Consejo. Ya lo he dicho algunas veces: no podemos pretender hacer una revolución; eso no es bueno.

-¿Y la mejora de la carrera oficial?

-A veces nos encontramos con imponderables. La luminosidad, por ejemplo, es verdad que en ciertos puntos perjudica al esplendor natural de la procesión. Pero al parecer las televisiones lo necesitan. De todas formas, aspectos como éste ya se han tratado con el Ayuntamiento e intentaremos corregirlo.

-Siguiendo con la Semana Santa, todo apunta a que muchos de los cambios de hora y de día previstos para este año se van a producir de cara a 2011. ¿Va a hacer algo el Consejo en relación a esto?

-La anterior fue mi primera Semana Santa, aunque no estaba la totalidad de la permanente, por lo que no sirve de experiencia. Esta sí, y vamos a sacar muchísimas consecuencias de esto. Vamos a hacer un documento de análisis con todas las cosas que veamos y vamos a trabajar con tiempo para solucionarlo. La experiencia de este año nos va a servir para afrontar todos esos cambios.

-¿Cree que debería o que podría haber más cofradías el Sábado Santo?

-Yo creo que sí. Ahí había un vacío que creo que Santo Entierro lo ha llenado. Pero el meter más cofradías el Sábado Santo tiene que partir del seno de las propias hermandades. Yo espero que sí, que en los próximos años haya más cofradías el Sábado Santo; y también que las hermandades se recojan antes, porque hay un problema generacional y sobre todo de seguridad: la noche es peligrosa, es un riesgo, y se tiende más a recogerse antes. Pero todo eso, como te decía, tiene que nacer de las propias cofradías y aprobarlo posteriormente la autoridad eclesiástica.

-Dígame qué le falta y qué le sobra al pleno de hermanos mayores.

-Le falta comodidad. El salón es muy bonito pero no es cómodo. Se han barajado otros lugares donde celebrar el pleno, pero los que nos han propuesto hasta ahora no son de nuestro agrado. Le sobra tiempo a veces, porque un pleno tan largo hace que la gente pierda la concentración. Yo creo que con las mesas de trabajo que estamos haciendo a los plenos sólo se debe llevar las cuestiones que afectan a todos los hermanos mayores. Porque celebrar plenos de penitencia y plenos de gloria no lo permiten ahora nuestros estatutos. En definitiva, creo que los plenos deben ser más resolutivos y, sobre todo, más participativos. De todas formas, ya se han modificado algunas cosas desde que llegamos al Consejo. Y creo que se ha avanzado muchísimo en este sentido.

-¿Habrá Magna en 2012?

-Eso dependerá de los hermanos mayores. Nosotros queremos que haya y creemos que los hermanos mayores también. Una vez sepamos que la Iglesia lo aprueba, lo plantearemos a los hermanos mayores. La procesión magna es algo que creo que Cádiz está esperando. Hay que tener en cuenta que la Iglesia tuvo un papel muy importante en la Constitución de 1812 y creo que las cofradías deben participar con una magna en la celebración de 2012. Por ahora no puedo afirmarlo, pero estoy convencido de que habrá magna y de que será un éxito.

-Un deseo para Semana Santa...

-Dos. Uno trascendental y otro importante. El importante, pero no trascendental, que no llueva porque sería una pena después del esfuerzo de todo un año de trabajo. Y el trascendental, que nos sirva de recogimiento. La Cuaresma y la Semana Santa deben ser el punto de reflexión de nuestras conciencias. Debe servir para acercarnos a Dios, para darnos cuenta de que Él está con nosotros. Que saquemos un gran provecho espiritual de la Semana Santa. Que no se quede sólo en salir bajo una túnica o en disfrutar de una recogida o de una salida. Que hagamos penitencia de verdad. Ese es mi deseo trascendental.

Y puestos a pedir, también pediría un respeto al público, que ayude a la brillantez de la Semana Santa. Que esto no sea ir a los toros o al fútbol. La Semana Santa es algo más importante y debemos dar muestra de austeridad, rigor, respeto...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios