Cádiz

Dos nuevos misterios en el caso de bebés robados en el cementerio de San José

  • Aparece vacío un ataúd de niño en la sepultura cinco y en la 45 falta un cuerpo de los quince que estaban registrados

Trabajos de exhumación de bebés en el cementerio de San José. Trabajos de exhumación de bebés en el cementerio de San José.

Trabajos de exhumación de bebés en el cementerio de San José. / jesús marín

La sepultura 5 y la sepultura 45 del antiguo cementerio de San José de Cádiz han arrojado dos nuevos misterios al caso de los bebés robados. Las exhumaciones de estas sepulturas han permitido descubrir que uno de los ataúdes de recién nacidos abiertos estaba vacío y en otra fosa, la 45, sólo había , de los 15 niños registrados, catorce. En este último caso no existía ni siquiera el ataúd. Son dos casos que se suman a otros dos igual de extraños descubiertos en pasados meses y que avalan la teoría de la asociación SOS Bebés Robados. Los dos nuevos casos corresponden a familias que habían sospechado que sus hijos realmente no hubieran fallecido en el nacimiento. Uno de los njiñso naciçó en 1981 y el otro en 1984.

"Cada sepultura que se abre es un mundo, la familia nunca sabe qué se va a encontrar, entre una cuarentena de cajitas puede que esté el bebé enterrado con identificación de su pulserita, de un esparadrapo con el nombre de la madre; o puede que simplemente no haya ningún niño identificado, pero el peor de los casos no es ese, es que en donde está la cajita buscada, ésta aparezca vacía, sin cenizas ni rastro de que allí se enterrara un bebé", explica la portavoz de la asociación, Chary Herrera.

Isabel es una de esas madres que ha estado esperando las exhumaciones para conocer la verdad de lo que le sucedió a su hija en el año 1981. Le dijeron que la niña estaba muerta en el vientre y ella se la seguía sintiendo justo antes de nacer. La duermen y nadie ve nunca el cuerpo. Como causas de muerte están anoxia, que es falta de oxígeno, y macerado, que es fallecimiento dentro del vientre, ambas contradictorias. Isabel ha acudido a diario al cementerio durante el proceso de exhumación. Cuando tocaba llegar a su "zona caliente", lugar probable donde podía hallarse la caja buscada, apareció una caja de bebé completamente vacía.

Mientras siguen saliendo pruebas de robos de bebés en el suelo del cementerio gaditano, "seguimos esperando el permiso del Ayuntamiento, para poder hacer ADN a los restos que ya se exhumaron hace unos meses". Los trabajos de exhumación en el cementerio comenzaron en 2017.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios