Cádiz

La mediación municipal desbloquea por fin las obras en los Chinchorros

  • Preacuerdo entre las partes afectadas tras más de una década de conflicto

  • Caixabank se compromete a reanudar "en el menor tiempo posible" la construcción de las viviendas

La mediación del Ayuntamiento ha sido fundamental para desbloquear, parece que ya de forma definitiva, el proyecto de las viviendas en el polígono de San Juan Bautista (popularmente conocido como los Chinchorros) cuya construcción de encuentra paralizada desde hace más de una década.

Entrada ya la noche del pasado jueves y tras una reunión en el Ayuntamiento que se alargó durante once horas, las partes implicadas en este conflicto, Caixabank (que se quedó con las viviendas tras una subasta judicial) y representantes de los vecinos que en su día compraron algunos de los pisos de la misma, lograron un preacuerdo con la presencia del teniente de alcalde de Urbanismo, Martín Vila, preacuerdo que ahora deberá ser ratificado por la asamblea de afectados.

Martín Vila destaca que de esta forma se logra una "salida digna" para los afectados, tanto para los que pusieron dinero para comprar un piso en esta promoción como los que negociaron con la promotora al tener propiedades en el terreno afectado. Todos llevan años y años esperando a una solución que, en muchos casos, les ha afectado en sus vidas particulares.

El preacuerdo reconoce ciertas cantidades y precios incluidos en la promoción, lo que da garantías a los vecinos perjudicados. A su vez, el Ayuntamiento se compromete a urbanizar la parcela y a arreglar la calle Marqués de Cropani, una de las más singulares de la que fue la primera barriada en extramuros.

Ayer el edil de Urbanismo se encontraba especialmente satisfecho, tras tres años de negociaciones que en algunos momentos han sido "duras".

"Cuando llegamos al gobierno pusimos sobre la mesa una serie de heridas abiertas que tenía la ciudad y entre ellas estaba la promoción paralizada en los Chinchorros, con muchos vecinos y vecinas de Cádiz víctimas de la burbuja inmobiliaria. Un auténtico drama para los que permutaron terrenos o compraron un piso. Y una herida también en un barrio histórico de la ciudad", resalta el concejal a este diario.

Las obras de la promoción, con 78 viviendas protegidas y otras 99 de renta libre, comenzaron hace más de quince años y se paralizaron por los problemas económicos de la promotora cuando se había construido más de la mitad. En 2009 se reanudaron los trabajos que, de forma inmediata, volvieron a quedarse paralizados. Hasta ahora. Por el camino se creó una asociación de afectados donde había familias que se habían dejado sus ahorros en los nuevos pisos. Algunos afectados han fallecido sin poder ver resuelto este grave problema.

Para Martín Vila que sea Caixabank la que se haga cargo de terminar las obras es "una garantía, va a dar fiabilidad a todos, sobre todo tras dos promotores que dejaron colgados a muchas familias".

Fuentes de esta entidad bancaria indicaron ayer a este diario que una vez se haga firme el acuerdo con los vecinos se reanudarán las obras de construcción del inmueble "en el menor tiempo posible". Hay que tener en cuenta que el abandono de la obra durante años va a obligar a realizar obras de limpieza en toda la parcela y estudiar el estado de lo ya construido. En la zona que da al cementerio es visible el hundimiento de alguna estructura.

En todo caso, la concejalía de Urbanismo ya está adelantando pasos en la tramitación de los permisos, para acelerar la reanudación de los trabajos. "El urbanismo debe ser una herramienta de mejora de la vida de los vecinos. Y así estamos trabajando", concluye Martín Vila.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios