Cádiz

Y mañana quieren que votemos

El Cádiz se juega mañana el campeonato de toda la Segunda División B con el Cartagena. También le podía haber tocado el Alcoyano y entonces me lo hubiera puesto tirado, con aquello de tienes más moral que….una frase hecha que además nace con el fútbol, según cuenta la historia reciente, que relaciona al club levantino con grandes gestas remontando marcadores adversos.

Mañana domingo, un buen porrón de millones de españoles estamos convocados a las urnas para elegir a los parlamentarios europeos, que son los que al final van a decidir el precio del tomate, la naranja, la sardina, el trigo y el jamón con chorreras, algo que no es ninguna frivolidad pero que aquí en suelo patrio parece importarnos poco. Hasta tal punto, que sugiero la entrega de un diploma o al menos una medallita al cristiano que vaya a su colegio a dejar la papeleta. Con todo -¡válgame Dios!- es bueno y saludable ir a votar, lo recomiendo y en la medida de mis liliputienses posibilidades lo demando.

Y dicho esto, ¿sería mucho pedir que nos echen una manita los señores y los partidos a los que tenemos que votar? Porque vaya tela la campañita que hemos sufrido. No le ha importado prácticamente a nadie. Los reportajes de Nacional Geographic han sido más vistos que los debates y los mítines, por lo menos en Cádiz, han ido menos gente que a un concierto de oboe y clarinete en la Santa Cueva. Es más, estos llamados debates sólo han servido para ratificarnos que tenemos entre nosotros una clase política instalada en el desparpajo, en el insulto, en el doble lenguaje, en el acaparamiento de bienes y, lo que es mucho peor, en la falta de preparación. Si no, ¿cómo hay que juzgar a Leire Pajín, una joven de treinta y pocos años, que ni de niña jugó con las muñecas sino que siempre estuvo mamando política y más política, bajo el paraguas de su señor padre, hoy asesor del subdelegado del Gobierno en Alicante, y de su madre, concejal socialista en esa misma capital (de todas formas no creo que ese clan gane al de Alcalá de los Gazules) cuando va y dice, y se queda igual, que estamos en puertas de unos de los acontecimientos más importantes del Planeta (como lo oyen), que no es otro que Obama mande en Estados Unidos y ahora le den, porque le toca, seis meses la presidencia de la UE a Zapatero? Señores, Obama y Zapatero juntos (es posible que no se vean ni una vez en esos seis meses), el mayor acontecimiento del Planeta, la releche, vamos. Y decía que después de proclamar esto se queda tan fresca la tal Leire Pajín, con sus 18.000 euros al mes, aparte los gastos de manutención, alojamiento y vestuario, al más puro estilo Camps.

Y qué me dicen ustedes, en el lado del PP, sobre las últimas declaraciones del consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Juan José Güemes. También, y dentro de esta llamada "campaña europea", se despacha y bien indicando que "cuando Zapatero exalta su política de empleo, con cuatro millones de parados, da la impresión de que está bajo los efectos de algún alucinógeno, y si no lo está, que no lo creo, entonces lo que hace el presidente del Gobierno es engañar una vez más a los trabajadores". Y también se queda tan pancho.

Y así estamos, vuelvo a decirlo, instalados en el insulto, en el continuo reproche, en el desparpajo.

Y dicho y ocurrido esto, pues van estos señores y piden que vayamos a votar. Eso es tener más moral que el Alcoyano. Pero, en fin, hagamos bueno el dicho, y votemos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios