Peregrinación

Una hazaña de 1.000 kilómetros

  • Joaquín Zozaya realizó el Camino de Santiago, desde Sevilla a la capital compostelana, en 32 días. En Cádiz se creó en el año 2009 la Asociación Gaditana Jacobea 'Vía Augusta'.

1.000 kilómetros en 32 días. De Sevilla a Santiago de Compostela. Del 19 de mayo al 19 de junio. Estos son los datos que arroja la hazaña realizada por el militar en la reserva de 63 años, Joaquín Zozaya, que lleva cuatro décadas residiendo en nuestra ciudad.

Lo que más llama la atención de su historia es que no tenía experiencia previa relacionada con el Camino, aunque siempre le había llamado la atención. “Conocí Santiago siendo niño, hace más de 50 años, y recuerdo que veía alrededor de la Catedral a los peregrinos y esa imagen se me quedó grabada”. 

Ese recuerdo, unido a los relatos de amigos que habían terminado algunas etapas, lo animaron a hacer el Camino. “Pensé que debía empezar por lo que tenía más cerca, que era Sevilla. Me lo planteé como un reto, calculé unas 40 o 50 jornadas, aunque al final se quedaron en 32”.

Joaquín destaca que “lo fundamental es tener un nivel físico medio, un buen calzado y espíritu de sacrificio. En mi caso, cada cinco o seis jornadas iba reduciendo la longitud de la etapa para descansar y retomar fuerzas”.

Aunque no pensó en abandonar, sí pasó por situaciones complicadas. “En algún momento tienes un bajón, por eso hay que tener voluntad. Pasé momentos duros como el calor que sufrí por Andalucía y Extremadura o las lluvias que me cogieron por Castilla León, pero nada me hizo parar”.

Esos hechos motivaron que fuera cambiando las rutas sobre la marcha, a pesar de llevar un itinerario marcado con todos los pueblos, albergues, etc, “una guía que iba perdiendo hojas a medida que las iba utilizando, porque es importante reducir peso en la mochila”, explica Joaquín. A nivel físico, subraya que “donde más se sufre es en los pies, es lo que te puede hacer desistir”.

El ex militar realizó el Camino en solitario, algo no muy común según pudo comprobar. “Solo no va casi nadie. La mayoría de gente va en grupo”. Él se lo planteó “como un reto, aunque siempre existe la connotación religiosa, porque tienes a Santiago en la mente”.

Tras 32 días atravesando prácticamente España,  llegó a la capital compostelana y lo primero que hizo fue irse a descansar. “Al día siguiente visité al Apóstol y antes de regresar a Cádiz  viajé a Vigo para estar con mi hermano”.

De su experiencia queda un precioso libro de fotografías, regalo de su familia, que recoge cada etapa del Camino y cada momento vivido. 

una pasión común

Del Camino saben y mucho, José Luis Taboada y Manuel Barea, presidente y vicepresidente de la Asociación Gaditana Jacobea ‘Vía Augusta’. Esta entidad, creada en 2009, está ubicada en la calle Sopranis y cuenta en la actualidad con 75 socios. En este lugar se venden las credenciales para realizar el Camino y se entrega toda la información que el peregrino necesite.

José Luis realizó su primera ruta en octubre de 1999, “fueron los últimos 100 kilómetros del Camino francés”. Desde entonces no ha parado e incluso “hay años que lo he hecho hasta tres veces”. 

La distancia más larga que ha recorrido han sido 900 kilómetros desde Saint Jean de Pied de Port, en el Pirineo Francés, hasta  Santiago.

Manuel comenzó en 1998. Fue solo desde Roncesvalles y la etapa más larga que ha hizo a pie es Cádiz-Astorga, algo que espació durante tres años. 

Ambos son ávidos investigadores y amantes del Camino, de la cultura y la historia que lo rodean, por ello han transitado por casi todas las rutas que existen: el Camino portugués, el francés, el Camino de la Vía de la Plata, el del Norte, la Vía Augusta...

Uno de sus objetivos es potenciar las rutas provinciales que forman parte  del Camino, como la ruta de Cádiz a Sevilla por la Vía Augusta; el Camino del Estrecho, desde Algeciras pasando por Bolonia, Medina, Puerto Real y Cádiz; el serrano, desde Ronda a Olvera, Montellano, Coronil, Utrera y Sevilla o unir la Vía Augusta con la Vía de la Plata.

José Luis afirma que el Camino “te engancha y engancha a los que tienes alrededor. Lo fundamental es no llevar billete de vuelta, no puedes ir con un objetivo concreto: hay que dejar transcurrir el tiempo, disfrutar de la experiencia y dejarse llevar”.

Tal es la pasión de ambos, que Manuel reclama “más atención por parte de las autoridades locales para que tomen conciencia de la importancia que tiene Cádiz como comienzo de unos de los caminos que llegan a Santiago” .

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios