Cádiz

"El gaditano es generoso y sufre los efectos de la crisis con dignidad"

  • Acaba de cumplir 18 años como alcaldesa, en una época muy complicada para el conjunto de la sociedad Es optimista de cara al futuro tras el trabajo realizado desde 1995

Comentarios 84

Hablo con Teófila Martínez en su despacho en la media tarde del pasado jueves. Acaba de llegar de Madrid a la que se fue a las seis de la mañana. Cuando termine la entrevista se marchará a un acto cultural. Hace unos días, un cercano colaborador de la alcaldesa me comentaba que desde hace unas semanas los miembros de su equipo de gobierno "están más firmes que nunca, pues ella les controla de forma directa la agenda, para que no tengan ni un hueco libre". Lo cierto es que, tras 18 años de gobierno, no da sensación de cansancio. Más bien, y el que esto escribe la conoce desde hace dos décadas, parece más animada que en otras ocasiones, aunque la situación económica y social no invite a ello. O tal vez sí. "A mi las dificultades me estimulan", me responde.

-Cumple el ecuador de su quinto mandato como alcaldesa de Cádiz. ¿Es el más complicado atendiendo a la profunda crisis económica y social por la que atraviesa España, y por ello Cádiz?

-Es complicado hacer una comparación con lo que está pasando ahora. Creo que sólo podríamos ponerlo en relación con 1995 (cuando el PP ganó por primera vez las elecciones municipales en la ciudad). En aquel momento había 16.000 parados, mil menos que ahora, pero la ciudad estaba muerta, estaba sin pulso. Hoy sufrimos una profunda crisis que afecta a todo el sur de Europa pero con una ciudad con pulso, dinámica, con una situación diferente a la de hace 18 años que le hace estar lista para salir de este estado.

Aunque el número de parados sigue igual estamos 12 puntos por debajo que la media de la provincia, aunque haya agoreros que siempre hablan en negativo e intentan atribuir a la capital cifras que son de la provincia.

Es cierto que este momento en el que vivimos no se puede comparar con ningún otro de nuestra historia, pero tengo el convencimiento de que cada vez estamos más preparados para el momento en el que se inicie la recuperación y entonces volvamos a los años de bonanza, como ya lo hicimos en la etapa de (José María) Aznar y entonces no teníamos ni los equipamientos ni las infraestructuras que tenemos ahora. Entonces estábamos en una situación de crisis frente a otras ciudades que no, y ahora estamos por encima de éstas.

-¿Qué objetivos se marca de cara a los dos años que restan del actual mandato?

-A mi las dificultades me estimulan, me envalentonan. Tenemos por delante unos años muy especiales para poder hacer realidad algunos sueños de esta ciudad, como son el segundo puente o la alta velocidad ferroviaria. Estos dos proyectos ya listos tendrán un impacto en el ánimo de la ciudad, serán nuevos alicientes para la salida de la crisis. Y en especial para los jóvenes que, por su edad, no saben cómo era la ciudad antes del soterramiento y antes del desarrollo de tantas infraestructuras y equipamientos como sí tienen ahora. Y lo que no se ha hecho realidad es porque las administraciones gobernadas por el PSOE han buscado excusas para no sacar proyectos esenciales para Cádiz, como Plaza de Sevilla, el Hospital General o la Ciudad de la Justicia.

Nosotros, en cuanto a la Plaza de Sevilla se refiere, tenemos ya muy avanzada la tramitación para la construcción del aparcamiento subterráneo (que irá bajo la nueva avenida de Astilleros); a la vez trabajamos en la conclusión de la avenida transversal que pasa por la urbanización del solar del antiguo cuartel de la Guardia Civil. Esta avenida será muy importante porque permitirá la reordenación viaria en toda la zona a la vez que creará un núcleo importante de desarrollo económico.

Junto a ello vamos a seguir actuando en el polígono exterior de la Zona Franca y lucharemos por la Plataforma Logística, un proyecto del que cada vez se habla más en muchas partes del mundo. Ha sido este equipo el que ha lanzado un proyecto que si conseguimos ponerlo en marcha atraerá a la provincia a las grandes industrias estratégicas. Para ello necesitamos ir todos juntos, porque entonces seremos imbatibles

-Esta idea de la Plataforma Logística va pareja al mantenimiento de la concejalía de Iberoamérica. ¿Se va a potenciar? ¿Se cambiará la filosofía de la Casa de Iberoamérica como centro más allá del ámbito cultural?

-Durante el Doce Cádiz fue encuentro de discusión cultural y económica. Ahora es la primera vez que la ciudad es sede de debates sobre las nuevas tecnologías. Todo ello no tiene una repercusión inmediata en la ciudad pero sí la sitúa en un lugar de privilegio en el que siempre debería de haber estado. Ahora, con el trabajo de los concejales y de los servidores públicos, cuya labor fue esencial durante el Doce, nos prepararemos para otro tipo de iniciativas encaminadas a sacar rentabilidad a lo realizado y a los contactos cerrados en estos últimos años.

-Tengo la percepción de que tanto por parte de la Junta de Andalucía como del propio Ayuntamiento ahora sí hay un interés claro por llegar a acuerdos en proyectos que permanecen parados. No sé si está usted de acuerdo conmigo.

-El tiempo que pierde una sociedad en infraestructuras y equipamientos no ejecutados no se recupera fácilmente. En nuestro caso, la falta de concreción en proyectos auspiciados por la Junta es muy negativa para Cádiz. Es cierto que la ciudad no se ha parado pero la pregunta sería la velocidad en la que estaríamos ahora si estos proyectos hubieran salido adelante en su momento. Por si fuera poco, terrenos como los de Hospital y la Ciudad de la Justicia son terrenos hipotecados porque no se pueden utilizar para otra cosa por si acaso alguna vez la Junta decide emprender estas actuaciones, porque no hay más suelo que estos. Con todo ello, ¿cómo se resarce de este tiempo perdido a la ciudad?

Se busca el diálogo pero proyectos como el de la Plaza de Sevilla ha sido el colmo de las zancadillas que ha sufrido la ciudad por parte del PSOE que a lo largo de estos años ha paralizado y modificado el planeamiento, lo ha dificultado con temas como el de la Aduana, el tranvía o la estación de autobuses. Y ahora hablan de la Residencia de Tiempo Libre. Pues que no busquen excusas porque en el PGOU el solar cuenta con 15.000 metros cuadrados para uso hotelero y otros 10.000 metros cuadrados para la administración pública porque eso es lo que se nos pidió desde la Junta de Andalucía. Lo que ahora tendremos que concretar es cuál será el suelo definitivo para el hotel. Yo estoy dispuesta a todo, pero no a iniciar otro proceso que se alargue durante años. Yo estoy dispuesta a hablar. Mañana mismo, no pasado. Mañana.

(En la Junta) hay una nueva visión por la que no se pueden tener sin uso estos equipamientos. Nosotros no somos un gobierno sectario. Estamos aquí para hacer cosas en beneficio de los ciudadanos y por eso trabajamos a pesar de la escasez de recursos. Hoy movemos 5 o 6 millones de euros en obras, cuando aún estoy esperando los 7 millones de euros que se nos prometió en tiempos del PSOE por parte del Ministerio de Medio Ambiente para invertir en Santa María del Mar. No olvidemos que si nos hubieran dejado hacer el aparcamiento allí previsto, y que no se hizo porque supuestamente se movían unos muros, algo que no pasó ni con el soterramiento, ahora tendríamos un aparcamiento disuasorio de 400 plazas que hubiera ayudado en la puesta en marcha del carril bici.

¡Está tan claro lo que hay que hacer en esta ciudad que si hubieran colaborado con nosotros se hubiera avanzado más rápidamente! Si hay un cambio de formas por parte de la Junta, lo aplaudiré y estaré como alcaldesa a disposición para cerrar acuerdos. Si en su día conseguimos un trato especial por parte del Gobierno es porque sabemos dialogar y negociar.

-¿Y sigue teniendo el teléfono directo con Moncloa que tenía en tiempos de Aznar?

-El teléfono con Moncloa está estupendo. Ahí está la cesión del Castillo de San Sebastián. Y tampoco me tiembla el pulso a la hora de quejarme ante el presidente de Adif por lo que le corresponde a ellos de la Plaza de Sevilla. Esa línea directa nos permitirá en los próximos meses ver como el Gobierno central apuesta por Cádiz con determinadas infraestructuras.

-¿Cuáles son?

-Ya lo veremos en su momento.

-Hemos hablado de dos vías, la transversal y la avenida de Astilleros, fundamentales de cara a la apertura del puente de la Constitución. La terminación de todas ellas deberían de coincidir en el tiempo y tal como van las obras del puente esté podría estar sobre el 2015.

-Hay que decir la verdad a los ciudadanos y que vean quién ha luchado por el puente, como nosotros, y quienes fueron los causantes de que las obras se paralizasen durante dos veranos, como pasó con la administración socialista. La ministra de Fomento dijo (en una pasada visita a Cádiz) que por lo que respecta a la garantía de la financiación las obras del puente podrían estar terminadas a finales de este año. Yo estoy segura de que no estará listo en el 2015 si no mucho antes, aunque sea con algunos meses de diferencia respecto a lo dicho por la ministra.

-En el Ayuntamiento de Cádiz no hay la conflictividad laboral que se está repitiendo constantemente en otros municipios de la provincia, aunque en las últimas semanas algunos colectivos, de contratas, han mostrado su preocupación por el futuro de sus puestos de trabajo. En todo caso, la deuda del Ayuntamiento con las entidades financieras es muy elevada, 200 millones de euros.

-Sí, debemos 200 millones, pero nos deben 106 millones de euros, y la Junta 8 millones, y el Estado en el periodo 2008-2011 nos envió 45 millones de euros menos de lo previsto. Pues con todo, hemos eliminado de nuestras cuentas deudas no cobrables, algo que no hacen otros municipios. En este tiempo de crisis, además, los vecinos de Cádiz han tenido menos capacidad para pagar los impuestos aunque hemos congelado muchas de nuestras tasas. También hay que tener en cuenta que mucho de ese dinero que se debe a los bancos se ha invertido en infraestructuras para la ciudad y para afianzar su desarrollo, aprovechando incluso mejor que otros los fondos de cohesión que nos han llegado de Europa.

-Con más de 17.000 personas sin empleo, ¿cómo puede aguantar la ciudad sin que estalle?

-Cádiz es una ciudad muy especial. El gaditano es una persona muy generosa, que sufre con dignidad. Y junto a ello, desde el Ayuntamiento se ofrece una política social muy activa en la que invertimos la mayor partida de nuestros presupuestos, 14 millones de euros. Estamos volcados en todas las familias necesitadas. Son 14 millones de euros que yo tengo claro que invertimos, que no gastamos, porque es en beneficio de nuestra sociedad.

-Pero en la reforma de la administración local que prepara el Gobierno central inicialmente se plantea que todas estas políticas sociales queden en manos de las administraciones autonómicas.

-Hace unos días en Madrid reclamé una financiación estable para las políticas sociales. Hoy ya las políticas sociales están asignadas a los gobiernos autónomos pero al final, y según los municipios, entre el 60 y el 80% de estas políticas son desarrolladas desde los ayuntamientos.

Lo que tendrá que hacer la reforma de la administración es clarificar quién puede gestionar todas estas competencias, y quien lo haga que cuente con todos los fondos necesarios (hoy el Ayuntamiento asume inversiones en estas políticas que no le corresponden pero que, de otra forma, no saldrían adelante).

Por otra parte, hay cuestiones que me llaman la atención. Por ejemplo, en la Junta se habla de buscar soluciones a los desahucios que se impulsan desde las entidades financieras, pero no hablan para nada de los desahucios que se producen por el impago de los alquileres. Nosotros desde el Ayuntamiento de Cádiz hemos destinado 1,5 millones de euros en ayudas para el pago de estos alquileres. Habría que ver cuántos desahucios hemos evitado con esta actuación. Esa es la diferencia.

-En todo caso, para usted estas políticas deben de seguir en manos de los ayuntamientos, con los fondos adecuados.

-Debemos ser nosotros, sí.

-En todas las encuestas que se publican las clase política no está saliendo muy bien parada. No sé si a usted le preocupa esta imagen

-(Reflexiona) Me preocupa mucho. Estamos en una democracia representativa, que es un modo de gestión imperfecta pero el mejor de todos los sistemas. Ahora hay una parte de la izquierda que plantea pasar de una democracia representativa a una asamblearia y eso tengo claro que no funciona. Es cierto que la clase política tiene mucha responsabilidad, pero hay otros sectores de la sociedad que también la tienen.

-Aprovechando el paso del ecuador de su mandato, ¿está estudiando algún cambio en su equipo de gobierno?

-No, no está dentro de mis preocupaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios