Cádiz

"Ser gaditano configura"

  • El escritor y periodista Pedro Miguel Lamet recibió el XII Drago de Oro del Ateneo de Cádiz en reconocimiento a su trayectoria literaria

Comentarios 2

"Ser gaditano es algo que te configura, que imprime carácter", manifestó el escritor y periodistas Pedro Miguel Lamet en sus palabras de agradecimiento tras recibir el XII Drago de Oro del Ateneo de Cádiz, que le fue entregado ayer durante un acto celebrado en el Salón Regio de la Diputación.

Tras la lectura del acta de concesión de la distinción por Francisco Glicerio Conde Mora, vicesecretario general del Ateneo, el presidente de la entidad, Ignacio Moreno Aparicio, entregó el Drago de Oro a Pedro Miguel Lamet, pronunciando la laudatio del mismo el ateneista y catedrático José Antonio Hernández Guerrero.

El sacerdote jesuita agradeció el galardón, que dijo que le había constituido una doble sorpresa, "primero porque es el primer premio de conjunto a mi trayectoria literaria que he recibido en mi vida, y en segundo lugar por proceder de mi tierra".

Luego agradeció el elogio de Hernández Guerrero, "nada menos que con cuatro doctorados", que hizo extensivo a Cádiz, "de donde es imposible ser y no ser un soñador y un poeta", para recordar luego citas a la capital gaditana de Machado, Pemán, Juan Ramón Jiménez, Alberti, Carolina Coronado, Carlos Edmundo de Ory, Jorge Drexter, Ángel García López, Lord Bayron, Teófilo Gautier y Alejandro Dumas, que coronó con un poema, "Cómo azulean en Cádiz".

Agradeció a su ciudad natal "su historia de libertad, apertura y aguante", afirmando que "basta con pasear por las calles del barrio la Viña o Santa María y observar el rostro curtido por la mar de cualquier gaditano, para entender que viviendo en la inseguridad del futuro, sigue siendo pobre, como sus ancestros", para citar desde la caída de las columnas de Hércules, a la explosión de 1947, y añadir que "Cádiz siempre apencó con todo eso".

También agradeció a Cádiz su guasa, "hecha de alegría y aguante", cuya gran manifestación callejera viene a ser el Carnaval, que calificó de " verdadera afirmación libre de una opinión pública popular".

Igualmente agradeció a su familia "el privilegio de haber nacido en Cádiz", aludiendo a sus abuelos, a su padre, Pedro Lamet Orozco, a su madre, Margarita Moreno, a sus tías, a sus hermano y hermanas y sus primos. "Es una sangre azul no de linaje, sino de mar", afirmó .

Finalmente dio gracias por la fe cristiana, "que ha vivido muchos avatares en nuestra historia", citó la Semana Santa, que pregonó en 1982, y recordó que su padre la había mamado en su hogar gaditano y en el colegio gratuito de la Mirandilla, cuyo centenario también pregonó.

También pidió a la alcaldesa que repusiese las manos a la imagen de San Francisco Javier en la Alameda, "que no se diga que hasta esta menudencia tienen que llegar los recortes de la crisis, como si los gaditanos carecieran hoy de manos para alcanzar sus sueños", y terminó con un poema transmitiendo la añoranza de los gaditanos que viven lejos de su ciudad.

Finalmente cerró al acto el presidente del Ateneo y Juan Carlos Ferreiro López, profesor de la Escuela de Música de San Felipe Neri, interpretó el himno de Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios