Gastronomía José Carlos Capel: “Lo que nos une a los españoles es la tortilla de patatas y El Corte Inglés”

Comercio en Cádiz

El reto de abrir una sastrería en Cádiz: un futuro laboral hecho a medida

Manuel López Roldán en su nueva sastrería del barrio de la Laguna.

Manuel López Roldán en su nueva sastrería del barrio de la Laguna. / Jesús Marín

Cambiar voluntariamente de vida laboral siempre conlleva un riesgo. Y más si en el proceso es el propio protagonista del cambio quien asume también el coste del nuevo escenario profesional. Y, si cabe, más riesgo añadido si el oficio es artesanal y no es, precisamente, un negocio sencillo y favorecido por el siempre inestable viento que mueve los gustos y las modas de una sociedad. Todo esto lo sabía muy bien Manuel López Roldán antes de abandonar el puesto de trabajo que ha ocupado en los últimos 23 años para afrontar en solitario el reto de abrir una sastrería en Cádiz, su tierra natal.

La gran ventaja de Manuel Roldán, eso sí, es su experiencia, su profundo conocimiento del paño, nunca mejor dicho. Porque lleva casi 23 años lidiando entre trajes de caballero, tanto detrás del mostrador como entre los entresijos del taller en que se confeccionan estas exclusivas prendas que el cliente demanda a medida y, generalmente, para ocasiones muy especiales. Cinco años, hasta 2006, ha estado como vendedor de trajes en El Corte Inglés de la capital gaditana, y desde entonces en la confección directa de estas prendas.

Explica Manuel Roldán que durante esta fructífera etapa aprovechó también para formarse acudiendo directamente al taller de uno de los sastres que trabajaba para la firma: “Cuando me ofrecieron estar en la sastrerías, apenas con 29 años, vi que aquello podía ser una oportunidad profesional muy interesante, una posibilidad de especializarme en algo y, por tanto, de diferenciarme. Aquello me gustó mucho y en mis días libres me desplazaba a Jaén para aprender de un sastre que confeccionaba para nosotros”.

A la larga, evidentemente sin saberlo, aquel bagaje de experiencias con el que fue llenando su mochila profesional es el que ahora le ha permitido dar el salto y afrontar en solitario un negocio basado en un oficio que, a priori, no es uno de los más demandados del mercado laboral.

Pero Manuel López Roldán, animado por su familia con su mujer a la cabeza de la insistencia, hace apenas dos semanas que navega por un arriesgado mar que tiene como buque insignia el negocio abierto en la calle Pintor Godoy, apenas a unos metros de la transitada avenida Cayetano del Toro, y con un escaparate sencillo pero armónico, casi hecho también a medida. Dentro, un espacio para atender a los clientes, un probador protegido por cortinas y, ya al fondo, un taller equipado con la maquinaria imprescindible para sacar adelante el negocio. Una inversión en toda regla que forma parte, como en todo emprendimiento, del riesgo asumido.

Varias son las líneas de trabajo en las que se mueve el sastre gaditano en su nuevo lanzamiento profesional. Primero, la sastrería a medida, la artesanal, aquella que implica tomar medidas, cortar, probar, afinar... Con telas, explica, de “primera calidad”. También ofrece la llamada sastrería industrial, en la que se parte de un patrón, de un traje ya confeccionado que el cliente se prueba y sobre el que se van corrigiendo detalles para efectuar los arreglos necesarios. La camisería a medida es, por último, otra de las especialidades que incluye en su sastrería.

Por último, Manuel López trabaja también en los arreglos de prendas, un trabajo muy personal y adaptado a la necesidad de cada persona. Aunque su experiencia siempre le ha llevado por el camino de la moda para caballeros, en este punto el sastre afronta también el arreglo de prendas femeninas, sobre todo pantalones, en lo que supone para López Roldán una cierta diversificación de su tienda.

Un negocio “no habitual” en Cádiz, como explica el propio sastre, y con un oficio en el que la rama artesanal hace años que se ha ido tronchando ante el fuerte empuje, entre otras causas, de las grandes franquicias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios