El Paseante

Una esquina que se abre al mar

  • 'La calle del libre albedrío' se estrena en la esquina de Brasil con el Paseo Marítimo con gran aceptación por parte del público · La decoración y las vistas a la playa, grandes atractivos del local

Yla esquina de Brasil con el Paseo se abrió al mar. Fue toda una sensación para la clientela comprobar ayer los encantos del nuevo establecimiento La calle del libre albedrío. Su decoración vanguardista, su claridad, la oportunidad de fumar gracias a su amplitud y ventilación... y sus precios. Adaptados a los maltrechos bolsillos. "Queríamos ser competitivos porque entendemos que a Cádiz le faltan lugares de ocio como éste y hay que trabajar entre todos para fomentar el turismo", decía María José Asencio, responsable del lanzamiento de este negocio montado por Nuevas Iniciativas Sociales, empresa cuyo propietario es José Manuel Pascual Pascual. Cafetería, terraza, cervecería, restaurante y zona de copas. Todo en uno. En dos pisos más entreplanta. "Hay opciones para todos los gustos y momentos del día. Abriremos desde la hora del desayuno hasta las dos de la madrugada", explicaba Asencio.

De momento y hasta el miércoles, cuando se abra el restaurante, sólo se puede comer en la planta baja, donde impera la cocina tradicional con entrantes calientes y fríos, aperitivos, guisos, ensaladas, bocadillos, arroces y pastas, pescado frito, marisco o carnes. Hay tapas desde 1,60 euros, para degustar, por ejemplo, contemplando una puesta de sol. La vista es impagable y el establecimiento, con mucho público en la mañana de ayer, ganará con la llegada de la primavera y el verano.

Ya hay cenas de Navidad contratadas en La calle del libre albedrío, un local con 1.800 metros cuadrados en el que trabajan entre 25 y 30 personas. Son puestos de trabajo que se acaban de crear y en los tiempos que corren estas circunstancias no son muy usuales. Y se agradecen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios