Salud

Una enfermedad silenciosa

  • Los médicos Francisco Javier Vílchez y Antonio Zarallo hablan sobre la diabetes, una patología que muchas personas ignoran que padecen debido a que es asintomática hasta fases tardías

De izquierda a derecha, Francisco Javier Vilchez y Antonio Zarallo en el Hospital Puerta del Mar. De izquierda a derecha, Francisco Javier Vilchez y Antonio Zarallo en el Hospital Puerta del Mar.

De izquierda a derecha, Francisco Javier Vilchez y Antonio Zarallo en el Hospital Puerta del Mar. / Lourdes de Vicente

La diabetes es un problema de salud que padece el 14% de la población española, pero la mitad de ella lo desconoce. Y cada vez es más frecuente en nuestra comunidad, según los médicos Francisco Javier Vílchez López, especialista en Endocrinología y Nutrición del Hospital Puerta del Mar, y Antonio Zarallo Pérez, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria que ejerce su labor en el centro de salud Cayetano Roldán de San Fernando.

Estos facultativos afirman que en la provincia de Cádiz, actualmente hay 102.000 pacientes diagnosticados, es decir, el 8,6% de la población, una cifra "algo superior a la media española". Y en el área de Cádiz-San Fernando, hay 20.000 personas con diabetes diagnosticada, que supondría el 9,18% de la población.

La diabetes se puede prevenir controlando la alimentación y realizando ejercicio físico

Señalan que la diabetes, en realidad, son varias enfermedades que se caracterizan por la elevación de los niveles de glucosa en sangre. Esto ocurre "o porque no hay una suficiente secreción de insulina o porque la insulina no ejerce su acción de forma correcta", detalla Francisco Javier Vílchez, quien explica que existen varios tipos de diabetes: la tipo 1, la gestacional, otras relacionadas con determinadas enfermedades menos frecuentes, y la tipo 2, que es la más habitual. De hecho, según el doctor Vílchez, el 90% de los casos de diabetes son de tipo 2. Indica que ocurre generalmente en pacientes que tienen obesidad y se caracteriza por una resistencia a la acción de la insulina. "Cada vez es más frecuente en nuestra comunidad porque el 20% de la población tiene obesidad y casi el 30% tiene sobrepeso", manifiesta. Y destaca como algo negativo que cada vez hay más incidencia de este tipo de diabetes en niños. "Antes solo se daba en personas mayores, pero estamos asistiendo a un aumento de casos de tipo 2 en niños por el sobrepeso", lamenta.

Antonio Zarallo apunta que en casi la mitad de los casos, las personas ignoran que tienen diabetes debido a que esta enfermedad es asintomática hasta fases muy tardías. Así, cuando se diagnostica -que suele hacerlo un médico de atención primaria mediante una analítica-, "lleva ya unos siete años de evolución". Precisamente esa ausencia de síntomas hace que el enfermo no le dé importancia al hecho de tener la glucemia elevada, algo que supone "un problema", según Francisco Javier Vílchez, "porque está expuesto a tener complicaciones".

En este sentido, hay que tener en cuenta que la diabetes es una de las primeras causas de ceguera, de amputaciones no traumáticas, de enfermedad renal terminal (que precisa diálisis) y está directamente relacionada con las enfermedades cardiovasculares, que son la principal causa de muerte en nuestro país. Pero "si se consigue un buen control de la enfermedad, se reduce de forma muy significativa el riesgo de sufrir complicaciones crónicas, porque lo importante no son los niveles de la glucosa, sino la repercusión que tiene a largo plazo", asegura Vílchez, quien destaca la importancia de la detección precoz de la diabetes y trabajar con el paciente para evitar que llegue a tener complicaciones, ya que "cuanto menos tiempo tenga el paciente la glucemia elevada, menos probabilidad hay de que aparezcan complicaciones".

Otra noticia positiva que señala este médico es que esta enfermedad se puede prevenir controlando la ingesta de azúcares y grasas saturadas, y realizando alguna actividad física para mantener un peso saludable. Antonio Zarallo comenta al respecto que en los centros de salud se llevan a cabo programas de consejos dietéticos individuales y talleres de ejercicio físico y alimentación; y recalca que "hay que controlar la alimentación desde pequeños para prevenir la aparición de diabetes".

Francisco Javier Vílchez y Antonio Zarallo explican que las personas que están en riesgo de padecer diabetes tipo 2 son adultos mayores de 45 años o personas más jóvenes con obesidad y algún otro factor, como antecedentes familiares de diabetes tipo 2, haber padecido previamente diabetes gestacional o haber tenido una enfermedad cardiovascular, llevar una vida sedentaria y que coexistan otros factores de riesgo, como hipertensión, elevación del colesterol en sangre o que se le haya diagnosticado una prediabetes. Así, aconsejan a estas personas que acudan a su médico de Atención Primaria para descartar la existencia de diabetes. Y en el caso de ser diagnosticado, consideran "fundamental" modificar la dieta -aumentando el consumo de fruta, verdura, cereales y legumbres; evitando el consumo de azúcares y de grasas saturadas; minimizando el consumo de sal y reduciendo la cantidad de calorías diarias- e incrementar la actividad física, además de seguir el tratamiento farmacológico que le indique el facultativo.

Afirman que estos pacientes requieren un seguimiento específico por parte de su médico y también del enfermero de familia. "En Andalucía disponemos de un Plan Integral de Diabetes y un Proceso Asistencial Integrado de Diabetes, que es el que marca el procedimiento asistencial de estos pacientes", indica Zarallo. Añade que en el área de Cádiz-San Fernando, se ha desarrollado un programa específico de atención coordinada entre Atención Primaria y Atención Hospitalaria, con unos criterios específicos de derivación y recursos compartidos, como el Hospital de Día de Diabetes y la consulta específica de pie diabético, que es multidisciplinar, ya que, si es necesario, intervienen otras especialidades como Cirugía Vascular, Traumatología, Rehabilitación y Enfermedades Infecciosas. "Al tratarse de una patología compleja, necesita un tratamiento coordinado", señala Vílchez. Zarallo expresa que desde el diagnóstico, se debe realizar de forma sistemática un cribado de complicaciones crónicas, entre ellas la retinopatía, la enfermedad renal y el pie diabético; y en Atención Primaria se dispone de retinógrafos para la detección precoz de la retinopatía diabética, además de consultas específicas de enfermería para el seguimiento de pacientes diabéticos y exploración de pie.

Estos facultativos insisten en que la diabetes es un problema importante de salud, pero modificando los estilos de vida se puede prevenir y controlar. "La diabetes necesita cuidados especiales, pero con un buen seguimiento y hábitos saludables, se puede evitar que aparezcan complicaciones", recalca Antonio Zarallo. Por su parte, Francisco Javier Vílchez resalta que "es fundamental que el paciente tome un papel protagonista en el tratamiento de su enfermedad, que requiere coordinar la alimentación, la actividad física y el tratamiento farmacológico. Tiene que adquirir una serie de conocimientos para su cuidado y poder evitar así la aparición de complicaciones. Los profesionales estamos para ayudarle en este proceso". En este sentido, destaca el papel de los enfermeros, tanto en Atención Primaria como en la Hospitalaria, "porque son los que más contacto tienen con el paciente, realizando la labor educativa y el cribado de complicaciones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios