Caso Quality Food

La madre del empresario asegura que ella se limitaba a firmar lo que le ponían

  • Su propio hijo la exculpa al decir que no participaba en la gestión de las empresas

Imagen de los acusados de espaldas en el inicio del juicio en la Audiencia Provincial. Imagen de los acusados de espaldas en el inicio del juicio en la Audiencia Provincial.

Imagen de los acusados de espaldas en el inicio del juicio en la Audiencia Provincial. / Lourdes de Vicente

Una emocionada Ana Gallardo Ramírez dice ante el tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial que “me da mucha pena estar en este lugar sin haber hecho nada”. La madre de Manuel García Gallardo era accionista de Quality Food a través de diversas empresas familiares pero dejaba claro que firmaba lo que su hijo le ponía por delante “porque confiamos todo el negocio a mi hijo”. El propio García Gallardo corroboró posteriormente que sus padres en ningún momento asistían a los consejos de administración ni participaban en la toma de decisiones en la empresa. A pesar de ello, Ana Gallardo Ramírez se enfrenta a una petición de pena de prisión por parte de la Fiscalía de 14 años y siete meses.

Otro de los acusados que ha declarado este martes ha sido Víctor Ocaña, que era director de una sucursal bancaria en San Fernando con la que Manuel García Gallardo hacía numerosas operaciones bancarias. Lo que le ha llevado al banquillo de los acusados es una presunta falsedad documental por la que se le piden seis años de prisión. Según lo que decía el escrito de la Fiscalía, presuntamente expidió unos certificados bancarios que acreditaba que el empresario había efectuado un desembolso de dinero por sus acciones. El fundador de Quality ha señalado en el juicio varias veces que el dinero se pagó y explicó de qué cuenta salió incluso el mismo pero desconocía por qué no estaba registrado en el banco.

Víctor Ocaña señaló que normalmente era otro empleado el que atendía a García Gallardo y que él se limitó a estampar la firma en el certificado que le pasó su compañero de trabajo y que lo hacía confiando “en su lealtad, ética y profesionalismo”. al igual que hizo la anterior, sólo respondió a las preguntas de su abogado, lo mismo que hizo el último que subió al estrado, Rafael Borrego Patrón, que apareció como administrador de algunas empresas que estuvieron vinculadas a Quality Food y del que la instrucción ponía como testaferro.

Por ejemplo, era el administrador de una empresa como Operativa de Inmuebles que aportó medio millón de euros como compensación por un movimiento de tierras y pilotajes para una nave. Borrego, que trabajaba en Baena en un banco y era compañero de carrera de García Gallardo, reconoce que sólo estuvo unos meses en las empresas y que este proyecto se llevó directamente desde Quality, sin estar al día a día de la obra, por lo que desconocía sí se habían hecho o no.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios