Emprendimiento

La empresa gaditana que 'desokupa' en 24 horas

  • Desokupamos es la primera en Andalucía que realiza una mediación-negociación con los okupas “amparada por la legislación española”

Una imagen promocional de la empresa Desokupamos. Una imagen promocional de la empresa Desokupamos.

Una imagen promocional de la empresa Desokupamos. / D.C.

La ocupación ilegal de viviendas es un problema que se ha acentuado en los últimos tiempos. De ahí que en Cádiz haya nacido, en agosto, la empresa Desokupamos, que es la primera que opera en Andalucía, aunque se trata de un recurso ya extendido por España. Uno de sus socios, David Hernández, afirma que se trata de una técnica legal para que los desocupados puedan recuperar su vivienda. Desokupamos trabaja con un bufete de abogados que explica al cliente el trabajo que se realiza, “amparado por la legislación española”. La empresa realiza una mediación-negociación con los okupas hasta el momento, según Hernández, “exitosa”, devolviendo la vivienda ocupada a su propietario en 24 horas. “Hasta ahora no ha habido ningún problema porque los okupas saben que lo que hacen es ilegal. Y lo entienden, por eso se van en horas y recuperamos la casa para sus dueños”, resalta.

Este empresario aclara que trabajan “en comunicación siempre con las fuerzas de orden público de cada localidad con competencias en estos asuntos. “No hacemos nada sin llamarles antes”. Añade que “la policía no tiene medios para desalojar y una denuncia en el juzgado se ralentiza en el tiempo. Con Desokupamos, va todo más rápido. Merece la pena la inversión en lugar de esperar la resolución de la justicia, que puede tardar años”.

¿Tan fácil resulta convencer a los okupas? “Porque ya le han echado el ojo a otra vivienda. Hoy por hoy a mucha gente que se dedica a esto, como negocio. No son personas que ocupan domicilios por necesidad, no son familias sin hogar. Son auténticos profesionales de la ocupación, que incluso cuando cambian de casa venden la ubicación por 500 euros y buscan otra casa donde entrar. Un chollo por las llaves de un chalé”. Y es que la mayoría de las acciones emprendidas por Desokupamos son en la costa. “Hay más casos de los que pensábamos, sobre todo en Chiclana, Sanlúcar, Algeciras, y principalmente en segunda vivienda, chalés o unifamiliares. Que en muchos casos sus propietarios se enteran tarde de que se las han ocupado, y de eso se aprovechan los okupas”.

La mayoría de los casos se dan en segundas residencias en la costa gaditana

Como ejemplo de los servicios que ofrece esta empresa gaditana, David Hernández habla de una entrega de la vivienda a su propietario en 24 horas, hace escasas fechas. Desokupamos realizó un servicio de intermediación con los okupas y a su vez realizó otro de prevención ante otra posible ocupación en colaboración con seguridad privada y fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado en la comarca de La Janda. También, dentro del domicilio se realizaba a la puesta en marcha de una alarma anti okupa. Hay casos más concretos. “Esta semana hemos desocupado una casa cuyos dueños tenían dentro un BMW y un Opel Astra. O sea, no parecen tener dificultades económicas. Quieren vivir por encima de sus posibilidades”, expone Hernández. En otra ocasión “un cliente contactó con nosotros porque fue a pintar su casa para ponerla en venta y se encontró gente viviendo dentro”.

En su página de Facebook, la empresa contaba estos días que había acabado “con la preocupación y la intranquilidad de un vecindario entero en una conocida urbanización de la provincia de Cádiz. Desde hace más de 3 meses tenían como ‘vecinos’ a unos okupas que llevaban quitando el sueño y la tranquilidad a toda la zona, habiendo convertido el chalet en un presunto punto de menudeo de droga”, explica. “La desocupación ha tardado más de lo normal debido a que el propietario del chalé es extranjero, no se encontraba en la provincia y no tenía constancia de la ocupación”, añade la empresa en la red social. “Mientras montábamos el operativo, se ha mediado con el grupo de okupas, decidiendo finalmente ellos abandonar la vivienda e irse llevándose todas sus pertenencias. En apenas seis horas desde que se preparó la mediación sin falta de llegar a montar el operativo completo, el cliente ya recibió las llaves de su propiedad con su alarma instalada anti okupas y a su vez le devolvimos la tranquilidad a toda una urbanización”, concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios