JOsé Blas fernández sánchez. ex delegado de hacienda del ayuntamiento de cádiz

"La deuda es asumible, como el que tiene una hipoteca"

  • El senador defiende su gestión económica en el Ayuntamiento estos veinte años "Creo que se ha llegado al poder en una pura demagogia", critica

Comentarios 14

José Blas Fernández ha perdido la delegación de Hacienda, pero ha ganado el 50% de su vida. Las horas que pasaba en el despacho situado frente al Salón de Plenos las emplea ahora en su despacho profesional en la Avenida, desde el que analiza su gestión y el cambio político en el Ayuntamiento.

-¿Cómo lleva la oposición tras veinte años en el Gobierno?

-Ya estuve doce años de oposición y no me asusta ni me da miedo. La ejerceré como hay que hacerlo, siendo leal al gobierno. Me duele mi ciudad y procuraré que las cosas prosperen en la medida de mis posibilidades; y me opondré a aquello que me parezca mal.

-¿Qué balance hace de su etapa en el gobierno municipal?

-Han sido veinte años intensísimos, de un trabajo extenuante. Yo he estado en la cocina del Ayuntamiento, como quien dice. He sido un político que he trabajado y he hablado siempre con los técnicos, que tengo que decir que han sido excelentes y colaboradores. Y en estos últimos años me ha tocado la crisis profunda, horrible, donde yo me convertía por un lado en el hombre del frac para cobrar a la gente, y por otro en el pedigüeño que iba a pedir a los bancos. Para mí ha sido primordial, por ejemplo, no despedir a nadie del Ayuntamiento, ni dejar de pagar la nómina, los seguros sociales y los impuestos a Hacienda.

El cansancio ha sido tremendo porque el trabajo era incansable. Los años 10, 11 y 12 han sido terribles. Pese a esto, he estado muy cómodo porque el trabajo que yo hacía veía que tenía un resultado, que con Teófila Martínez se hacían proyectos. He trabajado además muy coordinado con ella; si yo le decía que no se podía hacer algo porque no había medios, ella lo entendía; y cuando se podía hacer, pues se hacía. Eso es lo que yo me llevo, veo que todo lo que se ha hecho en la ciudad había que hacerlo. Y desgraciadamente en el apartado social nos ha tocado una etapa muy mala que hemos tenido que asumir los ayuntamientos, sin tener competencias para ello.

-¿La crisis ha sido la causa del resultado electoral?

-Es que la gente ha ido a pedirlo todo al Ayuntamiento, creyendo que solucionaba todo. Yo veía venir esto. Con el populismo, el antisistema y el antitodo hemos pasado años muy malos en el Ayuntamiento. Ya hace dos años dije que no me gustaba cómo estaba esto. Han ido al puro enfrentamiento, no ideológico, sino hasta casi físico. Ha sido bochornoso lo que hemos pasado los concejales, y el colofón fue la salida del Ayuntamiento tras la toma de posesión, que hasta nos escupieron. Creo que todo ha sido un montaje; pero estoy muy satisfecho de nuestra gestión. Ahí está. Hemos dejado infraestructuras y equipamientos para cincuenta años. Y conseguir lo que esta alcaldesa ha hecho en veinte años va a ser difícil.

-También dicen que ha habido un voto contra los casos de corrupción. ¿Saldrá a la luz algún escándalo económico en el Ayuntamiento o podemos estar tranquilos los gaditanos con los políticos que tenemos?

-En la parte que corresponde a la Hacienda local no habrá ningún escándalo. Estamos en manos de los técnicos, todo lo que se ha hecho en la ciudad cuenta con el visto bueno de ellos, que además están sometidos a unas leyes. Lo que pasa es que si a mí no me gustan las pantallas LED, no puedo decir que es ilegal. Y si no me gusta el aparcamiento de Santa Bárbara, no digo que alguien se ha llevado dinero. No podemos destruir proyectos políticos con acusaciones.

-Lleva dos décadas haciendo las cuentas de la ciudad, ¿realmente es usted el malo de la película?

-No. Lo que pasa es que el papel del que lleva Hacienda no es agradable. Cobrar unos impuestos, ponerlos, dar la cara en nombre de la Economía a nadie le apetece. Pero la economía mantiene todo el Ayuntamiento, que tiene unas plantillas, unos servicios y unos presupuestos. El malo de la película era el que recortaba y decía que no a proyectos o a liberar partidas. Los años 10 al 14 fueron horribles por la cantidad de recortes que hubo que hacer.

-¿Está tan mal la economía municipal como la pintan?

-No está tan mal. El Ayuntamiento tiene un problema que es la falta de suelo. Cádiz sólo vive del IBI y, a mucha distancia, del impuesto de vehículos. Pero el problema es que no podemos ampliar más lo que tiene, aquí no hay polígonos ni plusvalías. Yo siempre digo que aquí sólo se piden licencias de cocinas y cuartos de baños, y el que lo declara. Todas son obras menores. Ahora el gobierno se va a dar cuenta de que esto es lo que hay.

-Pero se marchan ustedes dejando una deuda de 250 millones.

-Sí, pero es una deuda asumible. Es una deuda viva, a largo plazo. Mientras pagues y vayas renegociando esa deuda, no hay problemas. Es como el que tiene una hipoteca. Y también hay que mirar lo que nos deben, y lo que hemos dejado de recibir.

-Pues han creado hasta una concejalía de Deuda.

-No la entiendo. Yo lo que quiero ver no es gestos de nombres, sino ejecuciones de proyectos. Yo veo ya la ciudad que empieza a descuidarse, ya se ven algunas zonas más sucias. Llevamos desde el 13 de junio y todavía no ha habido más que el pleno de investidura. Están viviendo de la inercia de lo que ha dejado el PP.

-¿Hay otras formas de llevar la economía del Ayuntamiento?

-Hoy en día los delegados de Hacienda tenemos un techo de gasto y un equilibrio presupuestario que condiciona mucho lo que hacemos; hay un control férreo. Y con esto quiero decir que está prácticamente cuadriculado lo que tenemos que hacer. Con todo eso, hay que hacer proyectos, que es fundamental para una ciudad. Y abrir las puertas del Ayuntamiento todos los días cuesta mucho dinero.

-El nuevo gobierno habla de despilfarro, sobre todo en publicidad, que llegó a cifrar en 140 millones. ¿Eso es así?

-El gasto que podemos haber hecho, ellos lo van a ver. Si el despilfarro es crear empleo o hacer publicidad institucional para atraer gente a la ciudad, estoy de acuerdo. Y si ellos entienden otra cosa, pues que cierren empresas, que echen gente a la calle... Ahora gobiernan ellos, que por cierto lo primero que han hecho es ponerse un sueldo los nueve.

-¿Se pueden bajar los impuestos?

-Técnicamente están hasta estudiados por el interventor. Hoy hay que calcular el coste del servicio, y la basura, por ejemplo, cuesta mucho más de lo que se paga. Si quieren bajar los impuestos, que los bajen, ¿pero de dónde sale el dinero? Y hay que recordar que llevamos seis años congelándolos. Todo el mundo protesta por los impuestos, ¿pero sabe cuántos pagan? El 32% de los ciudadanos. Sólo el que tiene un piso, un coche, el IAE o un velador. Y para de contar.

-¿Y la zona azul, se podría eliminar o reducir?

-Si la eliminamos, le canto dos problemas inmediatos. El primero es el de los coches ventosa, que estarían aparcados permanentemente y nadie aparcaría en el centro o en el Paseo en verano. Y el segundo es que Emasa entraría en quiebra automática. Y entonces que echen a la plantilla. Eso son falacias y demagogias. Nadie quiere pagar nada y tener servicios de todo, pero eso no se puede hacer.

-Habla usted de demagogia. ¿Cree que ha habido mucho de eso en las últimas elecciones?

-Creo que se ha llegado al poder en una pura demagogia, aprovechando los momentos difíciles que están pasando muchas personas. La demagogia del asamblearismo; porque además no han dicho de dónde viene la crisis, y la crisis más profunda la dejó Zapatero, que ha sido el peor presidente de la historia y se quitó del medio; que algunos parece que tienen alzheimer político, y eso no está bien. Han ido a tumbar a la alcaldesa y al equipo de gobierno, con malas artes incluso. Lo que nos han hecho es de personas de muy bajo nivel. Nosotros no hemos hecho demagogia de un desahucio y sin embargo aumentamos la partida de servicios sociales en un 300%. Son auténticos agitadores sociales. Lo que hemos asumido en los plenos ha sido de auténtica vergüenza. Han ido a abatir mediáticamente a Teófila porque era un pilar del PP.

-¿Cree que la ciudad no se ha portado bien con Teófila Martínez?

-Creo que ha sido injusto, muy injusto. Yo creo en la alternancia, pero ir a derribar al adversario político es muy injusto. Vuelvo a decir que Teófila ha sido la mejor alcaldesa y ha trabajado mucho. Ha habido mucho Judas a Teófila.

-¿Y cómo valora lo que ha ocurrido después del 24-M?

-Nunca lo entenderé lo que ha hecho el PSOE. Tuvo miedo y creo que será un error histórico.

-¿Qué me dice sobre esa llamada que hizo su partido a la desesperada, ofreciéndole a Fran González ser alcalde durante dos años?

-Yo la desconozco, pero tampoco me sorprende. Hay precedentes de gobiernos del PSOE con el PP, ya pasó en El Puerto y en Puerto Real, por ejemplo. Lo que no es de recibo es lo que han hecho en los ayuntamientos de toda España: ir a quitar al PP por la misma cara.

-¿Cómo ve este final?

-Yo creo que no termina el mismo equipo de gobierno, y lo creo porque es lo que se palpa. Pero habrá que dejarles un margen de confianza. Y les deseo lo mejor, porque eso será bueno para Cádiz y ahí no hay color político para mí, sólo el color de mi ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios