Cádiz

Los despedidos de Sufi ponen fin a su protesta

  • Tomás Calvo y Joaquín García Marín llevaban 44 días encerrados en los Sindicatos en una larga huelga de hambre

44 días han aguantado Tomás Calvo y Joaquín García Marín en huelga de hambre. Seis semanas encerrados en el edificio de los Sindicatos que abandonaron ayer ante las súplicas de sus familias y un deterioro físico que amenazaba con provocar patologías crónicas a niveles hepáticos y renales. Tomás y Marín luchaban, luchan mejor dicho, por recuperar su puesto de trabajo en Sufi-Cointer, una guerra que, de momento, no han conseguido ganar pese a apuntarse alguna batalla pero que ya les ha costado 19 y 14 kilos respectivamente y algunas secuelas síquicas de las que tardarán en recuperarse. 

 

Ambos han decidido abandonar esta medida ante la presión de sus familias y, según CCOO, también ante las noticias de un inminente acuerdo con la empresa, a nivel estatal, sobre sus liquidaciones, que está pendiente de resolverse por la vía judicial. Por su parte, los sindicatos mayoritarios han acordado desconvocar la huelga en el servicio de limpieza viaria y recogida de basura, que estaba aún abierta aunque inactiva. 

 

Tomás reconocía ayer vía telefónica a este medio que le va a parecer mentira volver a dormir en su cama y que lo primero que hizo tras salir del encierro fue "ir a la peluquería, porque con estos pelos y los kilos que he perdido parecía un náufrago".

 

También indicó que sicológicamente ha sido muy complicado aguantar tantos días y que a su compañero Marín se le ha agravado una lesión crónica en la espalda. "Joaquín está bastante mal". 

 

Mañana jueves tienen previsto acudir a una cita médica en el Puerta del Mar para que les realicen un examen médico que determine su estado físico tras esos 44 días de ayuno. "Los médicos nos han dicho que los daños podían ser irreversibles si continuábamos con el ayuno. Ahora tenemos que estar algún tiempo a base de caldito de verduras, hasta que el cuerpo se vaya acostumbrando y vaya tolerando los alimentos".

 

A partir de ahora se pretende hallar una salida negociada al conflicto y que la paz social vuelva tras muchos meses a la plantilla de Sufi-Cointer en Cádiz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios