Educación

“Están dejando morir a nuestro colegio”

  • La AMPA de la Institución Provincial alerta de la peligrosidad de las instalaciones, donde incluso se han visto ratas

Estado actual de una instalación según fotos cedidas por la AMPA del centro. Estado actual de una instalación según fotos cedidas por la AMPA del centro.

Estado actual de una instalación según fotos cedidas por la AMPA del centro. / D.C.

La Asociación de Madres y Padres de Alumnos del colegio Institución Provincial Gaditana (IPG) ha estallado ante la situación de deterioro del centro, cuya titularidad pertenece a la Diputación Provincial con convenio educativo con la Junta de Andalucía, y el poco halagüeño futuro del mismo. Se trata de un colegio que lleva varios años peleando por subsistir después de sufrir año tras año un descenso en el número de matriculaciones en Infantil de 3 años. Ahora, la situación es “insostenible”, como indica el presidente de la AMPA, Mario López. “Estamos dejados de la mano de Dios y están dejando morir a nuestro colegio”. Según López “el mantenimiento brilla por su ausencia” y existe “peligro de seguridad para los alumnos”. Como ejemplo del estado del centro, apunta que “desde mayo no vienen a desratizar y hay trampas para ratas y ratones en algunos lugares del colegio, pues se cuelan procedentes de solares colindantes como el del antiguo pabellón Portillo”.

Una barandilla rota en el colegio de la Institución Provincial. Una barandilla rota en el colegio de la Institución Provincial.

Una barandilla rota en el colegio de la Institución Provincial. / D.C.

La IPG no tiene aula matinal ni actividades extraescolares. Los alumnos de Infantil están mezclados en 3, 4 y 5 años. 1º y 2º también es mixto. “Los únicos cursos con suficientes alumnos son 5º y 6º. De cuarto para abajo, todos los alumnos son reubicables y ese es nuestro temor. En la zona no hay posibilidad de elección de un centro público, todo es concertado”, señala Mario López.

Pide a la Diputación que trasvase la gestión a la Junta y aclare el futuro del centro

“Nos tememos el cierre sin más al final de este curso”, dice López. La AMPA pide que se revisen las instalaciones, que la gestión del centro pase definitivamente a la Junta “y que se aclare el futuro del centro y el del nuevo colegio que se prometió en la zona”. En 2019 expiraban dos convenios. Por un lado, el suscrito entre la familia Aramburu y la Diputación para la cesión de los terrenos donde se alza el centro. Por otro, el que han venido renovando Diputación y la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía para la gestión educativa del colegio. La AMPA asegura no saber nada de estos convenios. “Lo que estén hablando lo hacen en absoluto secreto”, apunta. Ya que el contacto entre el colegio y la Diputación “es nulo desde que Agustín Almagro ya no es Jefe de Servicio”. Madres y padres quieren “que se haga ya el trasvase de Diputación a la Junta”. Y que ambas administraciones “se manifiesten y digan qué futuro espera a nuestros hijos”.

A raíz de un informe de la dirección del centro sobre deficiencias, la AMPA ha solicitado reuniones con la Diputación, el Ayuntamiento, la Delegación Provincial de Educación y la Inspección Educativa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios