Cádiz

Las coplas dan el carpetazo con el Carnaval Chiquito

  • Las agrupaciones oficiales y callejeras ofrecen por última vez sus repertorios en una jornada en la que acompaña el buen tiempo

Comentarios 3

Ya sólo quedan las cenizas del Carnaval que, ahora sí, se nos acaba de escapar de las manos. Tras un mes de Concurso del Gran Teatro Falla y 11 días de fiesta oficial en las calles, ayer se cerró la edición de 2018 con el Carnaval Chiquito, que ya de chiquito tiene bien poco porque cada año se amplía y se asienta más.

A esta ciudad sólo hay que darle un par de motivos para que se eche a la calle: el buen tiempo y una excusa para salir. Las dos premisas se cumplieron ayer y el centro se pobló de público por todas partes. Parecía, salvando las distancias, un día de carrusel de coros, pero sin bateas. Era fácil moverse por el casco antiguo para encontrar las últimas coplas callejeras y oficiales -aunque estas últimas se mantienen vivas durante todo el año por la cantidad de oportunidades que existen para volver a repasarlas tanto en Cádiz como en otras localidades-.

Superado el mediodía ya se notaba por los puntos estratégicos en donde las agrupaciones se suelen mover la gran cantidad de grupos que estaban dispuestos a ofrecer sus repertorios. Sobre todo, era muy palpable el importante desembarco de un buen número de grupos que llegaron desde la provincia de Sevilla.

La actividad carnavalera tuvo durante la jornada varios puntos neurálgicos en donde no era necesario moverse de ellos para escuchar las últimas ocurrencias que guardan las letras.

Uno de los principales fue la plaza de la Catedral, que a lo largo de la jornada fue una de las zonas más pobladas al ofrecer como atractivo la final del IX Concurso de Presentaciones 'Holaquilloquepassa', que organiza cada año el Aula de Cultura del Carnaval de Cádiz. Por la escalera del primer templo gaditano, en donde dentro de unos días se comenzará a montar los palcos de la carrera oficial de la Semana Santa y la rampa de acceso a la Seo, pasaron la comparsa juvenil 'Con más cuento que Calleja', la comparsa infantil 'El desguace', la chirigota juvenil 'Los Cristobitas', la comparsa infantil 'Canta', las chirigotas 'Cai de miarma (7,20)' y 'Este año nos veréis en el altar', los coros 'Y sin embargo, te quiero' y 'El diablo se viste de coro', y las comparsas 'La cara oculta de la luna' y 'Los desvelaos'.

Otra de las citas de obligado cumplimiento en el día de ayer fue el Carnaval Chiquito de Mujeres que organiza Izquierda Unida. Las callejeras 'Las kailesis, madre de cabrones', 'Las sobrinas del Tío Pepe', 'Las del régimen', 'Las guerreras de la tribu del tótem gordo', 'Bar adentro', 'Se me van las cabras', 'Toa la vasca indigná', 'Comparsa gaditana Canastito chucherías', 'Las Puigdemonas' y el romancero 'Un par de hostias bien dá' demostraron en la calle Libertad el papel que juega actualmente la mujer en el Carnaval gaditano y reivindicaron su sitio en la fiesta.

En la plaza de Candelaria, la Peña La Estrella repitió con éxito la experiencia que probó el año pasado con su Encuentro con la Copla Callejera. Este reclamo volvió a funcionar tanto por la cantidad de grupos que pasaron por este lugar como por la importante asistencia de público, que pudo disfrutar de los últimos cuplés del año. Así, en este evento participaron chirigotas que han pisado el Falla como 'Los jubilados del Soto del Relax' y 'Regreso del futuro', así como callejeras como 'La venganza de Don Ramón de Carranza', 'El otro helado de la cama', 'Las del régimen', 'Los mossos amorosos', 'Lola la Pioneera', 'Hotel Royal Soto del Real', 'Los Boney M. metíos en manteca' y 'Los chivatos'. Incluso, llegaron desde fuera de Cádiz grupos como 'Con las pilas puestas' y 'Los bocazas'.

A pie de calle, donde la copla se encuentra en su hábitat original, las agrupaciones se distribuyeron por todo el casco antiguo. En la plaza del Palillero, 'Las solteras' se estableció en la escalera de Zara para mostrar al público un repertorio tan picarón como su tipo de mujeres de despedida de soltera. Este lugar fue un hervidero, ya que se sucedieron una tras otra las actuaciones y los piques entre grupos. Sobre las 16 horas, ofreció su propuesta la comparsa 'Juan sin miedo', la heredera de la mítica de Los Majaras, ante el escaparate de Primor. Cuando estas coplas se apagaron, la chirigota algecireña 'Con las bombas que tiran', que representa al amado líder norcoreano Kim Jong-un, le dio el relevo.

Muy cerca, en la entrada al Centro Integral de la Mujer también cantó casi al mismo tiempo su repertorio 'Ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos', semifinalista del pasado COAC de la mano de Iván Romero y Nono Galán. A su lado, esperaban su turno pacientemente los divorciados sevillanos de 'Los crazy de los 40', de José Antonio Alvarado y Juan Carlos Vergara.

También se concentraron muchísimas personas en el entorno de la Plaza y Las Flores. En la puerta del Mercado Central, se turnaron sobre las 14.30 horas la chirigota de Écija '¡Ojú, qué penita de patio! y la comparsa de Alcalá de Guadaíra 'Las irrepetibles'. Posteriormente, en torno a las cuatro de la tarde, también se dejó ver por este punto la comparsa 'La niña del viento', de Rafael Pastrana hijo.

Un poco más alejados del gran público, en la esquina entre las calles Columela y Sacramento los zombis de 'Los muertos de ultrarrumba' dieron cuenta de su vuelta a la vida gracias al compás de unas bulerías.

Un punto muy buscado durante el Carnaval por los paladares más exquisitos es la plaza del Cañón. Sin embargo, ayer se convirtió en un lugar relajado para disfrutar de las coplas. Uno de los grupos que aprovechó esto fue la comparsa 'La inoportuna', unas musas sevillanas que han pisado este año por primera vez los cuartos de final del COAC.

El Carnaval Chiquito se alargó hasta la noche. Aunque no había ganas de que acabara la fiesta, ya sólo queda limpiar los restos de las coplas que ayer quedaron enterradas, aunque permanecerán en la memoria colectiva hasta que vuelvan a resucitar el próximo año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios