El servicio de comidas de los jubilados de la calle Rosa El comedor de los Pensionistas sólo tiene financiación para seis meses

  • La propuesta provisional de la Junta por la convocatoria del 0,7% del IRPF le concede menos de la mitad de su presupuesto

Una persona fuma en la puerta de la sede de la Asociación de Pensionistas y Jubilados de Cádiz (UDP). Una persona fuma en la puerta de la sede de la Asociación de Pensionistas y Jubilados de Cádiz (UDP).

Una persona fuma en la puerta de la sede de la Asociación de Pensionistas y Jubilados de Cádiz (UDP). / Germán Mesa

Comentarios 1

El comedor social de la Asociación Provincial de Pensionistas y Jubilados de Cádiz (UDP) sólo cuenta con financiación para cubrir el primer semestre del año de este servicio tras los resultados provisionales de la convocatoria de subvenciones por concurrencia competitiva de los fondos procedentes del 0,7% del IRPF que se destina a fines sociales por parte de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía.

En esta propuesta, que está pendiente de elevarse a definitiva, la Administración autonómica ha concedido una subvención de 58.703,10 euros a esta entidad que tiene su sede en la calle Rosa, una cantidad bastante inferior a los 140.065,60 euros solicitados para poder atender a los 57 usuarios que reciben el almuerzo y poder contratar a las cuatro trabajadoras que prestan este servicio –una trabajadora social, una cocinera, una ayudante de cocina y una pinche–. El montante total estimado del coste del comedor para el presente año asciende a 160.062,60 euros, ya que los usuarios realizan una pequeña aportación en función de sus ingresos. Por esta vía, se suman 19.997 euros durante todo el año.

La entidad de la calle Rosa busca financiación para cubrir el resto del año

El presidente de la Asociación Provincial de Pensionistas y Jubilados de Cádiz (UDP), Juan Fernández, explica que esta proposición ha obligado al colectivo a reformular la propuesta por la que ha concurrido a esta convocatoria, ya que, “económicamente, no tenemos para poder hacer frente a la diferencia entre lo que cuesta el programa y lo que nos han dado”, que asciende a 81.362,50 euros. Por ello, tras retocar el programa, ha dado como resultado que “ajustándolo todo podamos dar el servicio a 57 personas con las cuatro trabajadoras que tenemos nada más que durante seis meses”.

De todas formas, esta propuesta aún es provisional. Por ello, esta asociación se ha visto obligada a suspender temporalmente el servicio de comedor social desde el pasado jueves hasta que no se publiquen las listas definitivas. “Nos hemos puesto en contacto con la Junta de Andalucía y la única noticia que tenemos es que los expedientes ya están en Intervención y que las listas saldrán a mediados de mes, pero no nos aclaran si han estimado nuestra reformulación y si vamos a continuar o si vamos a salir de la lista de las subvenciones concedidas”, apunta Fernández, por lo que, “ante la duda, hemos tenido que suspender el servicio de comedor hasta que no tengamos la seguridad de que se nos ha concedido la subvención para poder dar de alta a las trabajadoras”.

Con todo, y a la espera de la confirmación de la ayuda, ahora comienza un duro trabajo para conseguir la financiación por otras vías y poder mantener esta prestación durante el segundo semestre del año. De momento, el presidente de la UDP cuenta que “me he puesto en contacto con el diputado provincial Fran González para exponerle mi preocupación y para tratar que, al igual que el año pasado, la Diputación nos subvencione los otros seis meses”.

Cabe recordar que el pasado año fue la institución provincial la que salió en auxilio de la Asociación Provincial de Pensionistas y Jubilados de Cádiz tras quedar excluida esta entidad de la convocatoria de subvenciones ligada al 0,7% del IRPF en una primera instancia, cubriéndose este servicio a través de un convenio hasta que se estimó su recurso, obteniendo en torno a unos 73.000 euros que sirvieron para cubrir los gastos del comedor desde junio. “El año pasado salimos muy contentos, ya que nos atendieron estupendamente y procuraron que las personas mayores no se quedaran sin su comida”, afirma Fernández, que también agradece las gestiones realizadas por la presidenta de la Diputación, Irene García, y la diputada Isabel Armario.

Fernández indica que “no nos hemos reunido, pero tenemos pendiente hacerlo de inmediato” para buscar una solución. “De momento, no hemos llamado a más puertas. Vamos a esperar a ver qué nos dicen y en qué medida nos pueden ayudar. En función de lo que nos digan, seguiremos llamando a otras puertas como la del Ayuntamiento y las de otras entidades”, destaca.

El deseo de Fernández es encontrar una solución a largo plazo ya que “no vamos a tener nunca el 100% de la subvención”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios