Movilidad

El caos de la plaza Sevilla en Cádiz

  • Esta zona del casco histórico se ha convertido en el auténtico punto negro para el tráfico por los continuos atascos, por el desorden y por los accidentes

Algunos de los coches que circulaban este lunes por la plaza de Sevilla.

Algunos de los coches que circulaban este lunes por la plaza de Sevilla. / Lourdes de Vicente

La plaza de Sevilla se ha convertido en el gran punto negro para el tráfico en la ciudad. El caos reina con los distintos cruces existentes y a ello se le une que el que va desde el Palacio de Congresos hacia la propia plaza junto a la fuente es uno de los lugares más peligrosos de la ciudad, donde continuamente se producen accidentes como el que tuvo lugar el viernes pasado.

El tráfico en la plaza de Sevilla es complicado desde hace mucho tiempo pero ha habido varios elementos que han venido a agravar la situación. Por un lado, la circulación ha aumentado en los últimos años de manera exponencial porque a través de ella se conecta con la Carretera Industrial y, por lo tanto, con el segundo puente en los dos sentidos.

Eso, a la hora punta de las dos y media o tres de la tarde se convierte en un auténtico embudo donde el cruce desde la avenida del Puerto hacia la plaza de Sevilla se convierte en un tapón que afecta a todo el movimiento que hay en la zona durante esas horas.

En el sentido inverso, la rotonda que tiene el monumento de la Constitución de 1978 y la cercanía de la entrada al puerto de Cádiz hace que cuando hay camiones de grandes dimensiones que quieren acceder a las instalaciones del muelle, provoca un bloqueo del tráfico.

Los cruces en el interior de la plaza de Sevilla son también muy peligrosos y liosos. Para empezar, los que vienen desde el aparcamiento de Adif o de la zona naranja y quieren tirar para el frente hacia la avenida del Puerto o para ponerse en el semáforo que le permita girar hacia la Cuesta de las Calesas, deben tirar para la derecha y rodear la rotonda del Monumento a la Constitución. Sin embargo, a pesar de que hay una flecha que indica la obligatoriedad de tirar para la derecha, mucho conductores deciden tirar para adelante con la peligrosidad de casi encontrarse con los que vienen para la parte de Adif y los que van en dirección hacia la Carretera Industrial.

El otro punto negro es el del semáforo de cruce, junto a la fuente, para incorporar a los coches a la Cuesta de las Calesas. Cuando se pone el semáforo en verde, sobre todo en las horas punta, los conductores se encuentran con una barrera de coches que pretenden hacer el cruce desde el Palacio de Congresos hacia la plaza de Sevilla. Eso provoca que los que tienen prioridad en esos momentos, o no puedan pasar o se tengan que meter por los huecos que se forman entre los coches, por lo que se le añade una situación más caótica aún.

Con respecto a la peligrosidad, no sólo el cruce es el importante, que se ve agravado por la falta de iluminación y porque el que tiene el ceda al paso no calcula en muchas ocasiones la velocidad del que baja, sino que también una vez que se ha hecho el cruce, viene inmediatamente un ceda al paso que no todo el mundo respeta. Esto ha hecho que éste sea uno de los puntos negros de la ciudad.

En su día, con Teófila Martínez, el entonces portavoz del PSOE y candidato a la Alcaldía, Rafael Román, presentó el proyecto de la Gran Plaza del Mar que implicaba un paso subterráneo del tráfico por la avenida del Puerto y que venía desde la plaza de Sevilla para que hubiera una conexión peatonal entre Canalejas y el Muelle Ciudad, que se convertiría en una gran zona de paseo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios