el desarrollo de la ciudad

La caída del Castillo de San Sebastián

  • El cierre del acceso a la fortificación durante todo el verano pone el broche final al fracaso de los planes de recuperación de un complejo referente para Cádiz

La tardanza en arreglar los importantes desperfectos que los temporales provocaron en el paseo Fernando Quiñones, cuyas obras no estarán terminadas hasta el mes de octubre, es la guinda al fracaso de los planes que las administraciones públicas han emprendido en los últimos años para recuperar el Castillo de San Sebastián.

Con el paseo cortado no se puede acceder a la fortificación, por lo que ésta permanecerá cerrada durante todo el verano, hurtando a los turistas, y a los propios vecinos de Cádiz, la posibilidad de un recorrido por el castillo que, aunque sigue sin contar con un proyecto museístico, sigue siendo una referencia histórica de la ciudad de gran calado.

En todo caso, la imposibilidad de acceder este verano al castillo servirá para tapar las vergüenzas de las administraciones públicas que, desde 2012, han fracasado en el intento por recuperar esta infraestructura.

Si no se puede visitar, nadie podrá ver cómo avanza la degradación de todo el conjunto y cómo se está tirando, por falta de mantenimiento, lo poco que se hizo de cara a los fallidos fastos del Bicentenario de la Constitución de 1812.

Toda la fachada exterior del castillo, y más la primera parte del mismo, soporta una erosión muy importante. Hay zonas que ya estaban clausuradas para evitar accidentes por posibles desplomes, localizadas sobre todo en el castillo.

En cuanto a la avanzada, fue donde más se actuó pensando en el 2012. Se rehabilitaron las casamatas para ubicar allí exposiciones a lo largo de todo el año, incluyendo cafeterías y un restaurante que nunca entró en servicio. Tras el Doce, se mantuvieron durante un tiempo las exposiciones, pero las casamatas están sin uso desde hace cerca de cinco años. Se salvan de una degradación mayor gracias al aislamiento del paseo superior, que está reduciendo la negativa incidencia de la humedad propia de la ciudad.

En la avanzada quedó por terminar el arreglo de varias edificaciones donde iban a instalarse oficinas y dependencias de atención a los visitantes. Igualmente, nada se ha realizado en la torre de vigilancia, que ya en 2012 se descartó arreglar por su mal estado de conservación.

El arreglo del castillo está en manos de la administración central, propietaria del mismo. En la etapa del gobierno de Teófila Martínez, que fue la única que intentó sacar adelante proyectos de rehabilitación para la fortificación, se cerró un acuerdo con el Ministerio de Medio Ambiente para realizar todos los años inversiones para dar continuidad a las obras. A la vez, el Ayuntamiento planteó la posibilidad de quedarse con la gestión de los 40.000 metros cuadrados del castillo y su avanzada durante más de treinta años. De esta forma se podrían adjudicar contratos de servicios privados con cierta garantía de continuidad.

La llegada del gobierno de coalición entre Podemos-Ganar Cádiz paralizó cualquier actuación municipal, habida cuenta de la precaria situación de las arcas municipales. A la vez, Medio Ambiente dejó de poner dinero en el edificio. El nuevo Ayuntamiento optó por suspender la celebración en este recinto de los Conciertos de la Libertad, que se celebraban cada verano, por una cuestión de seguridad.

El teniente de alcalde de Patrimonio, David Navarro, indicó hace unos días a este diario la intención del Ayuntamiento de reclamar al gobierno Central la gestión del castillo para las próximas décadas. La llegada a la Moncloa del PSOE debería de favorecer esta medida, se considera desde San Juan de Dios.

El cierre obligado del castillo ha afectado también a las dependencias que el Ceimar tiene en unas dependencias de la fortificación, que también han tenido que tomarse unas vacaciones obligadas ante la imposibilidad de acceder a las instalaciones.

Desgraciadamente no es el castillo la única fortificación de la ciudad que sufre por un mantenimiento escaso o nulo. Ahí está el frente de Puerta de Tierra o, en parte, los restos de la muralla medieval y los arcos de San Carlos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios