HIstoria marítima

La aventura de hallar el 'San Telmo'

  • La Fundación Polar presenta en el Archivo Histórico Provincial su proyecto para localizar los restos del buque que partió de Cádiz en 1819 y pudo hundirse en la Antártida

José María Amo, Jesús Sotomayor y Arcadio Noriega, ayer en el Archivo Provincial de Cádiz. José María Amo, Jesús Sotomayor y Arcadio Noriega, ayer en el Archivo Provincial de Cádiz.

José María Amo, Jesús Sotomayor y Arcadio Noriega, ayer en el Archivo Provincial de Cádiz. / Fito Carreto

Comentarios 3

La historia del San Telmo es una historia olvidada y por tanto, como todo aquello que no se divulga, desconocida para muchas personas. El barco, construido en Ferrol en 1788, fue el buque que encabezó una expedición militar que partió de Cádiz en septiembre de 1819, hace ahora 200 años, para sofocar una sublevación en las entonces americanas tierras españolas del Perú. La expedición perdió de vista al San Telmo cuando trataba de atravesar el Cabo de Horno en medio de una fuerte tormenta. El buque, comandado por Rosendo Porlier y con más de 600 tripulantes a bordo, tuvo que naufragar ya en la Antártida, según dejaron constancia unos años más tarde los marinos ingleses Weddel y Smith, que afirmaron haber visto los restos del buque español. Y para confirmar estos indicios partirá de Cádiz una expedición organizada por la Fundación Polar, un proyecto que ayer fue presentado en el Archivo Histórico Provincial de Cádiz.

Es un proyecto, sí, pero también es una aventura, una ilusionante aventura a la que dieron forma y objetivo José María Amo, vicepresidente de la Fundación Polar; Jesús Sotomayor, director de Trafalgar Cinema, y Arcadio Noriega, presidente del asturiano Grupo de Investigación Histórica Laviana Los Bribones. El director del archivo gaditano, Manuel María Cañas, ejerció de maestro de ceremonias en un acto público en el que también intervino José Ramón Barroso, técnico del archivo y responsable del documento destacado del mes, dedicado al marino Rosendo Porlier.

El proyecto de la Fundación Polar, que comenzó a fraguarse en 2015, tiene como objetivo localizar los restos del buque en la Antártida a partir de “los indicios y las evidencias” que existen y que se apoyan, como explicó José María Amo en el Archivo, en el testimonio de aquellos marinos británicos. Después, ya no hay más. Hay, eso sí, posibilidades, estimaciones que apuntan que de aquel naufragio pudieron salvarse algunos hombres que habrían alcanzado incluso territorio helado.

Pero la finalidad de la expedición, que tendrá que aprovechar el verano austral entre enero y febrero, será fundamentalmente la de localizar el pecio hundido, señalizarlo, confirmar que se trata del San Telmo y dejar ya en manos institucionales el trabajo de recuperar los restos o la decisión de dejarlos donde se encuentran. Ni siquiera la carga del buque, que no ha sido investigada en este proyecto, se encuentra entre los objetivos. “No somos cazatesoros”, dijo José María Amo.

El equipo de Jesús Sotomayor será el encargado de filmar esta aventura para construir un documental sobre el proyecto, mientras que el grupo asturiano de Laviana, con amplia experiencia en proyectos semejantes de gran calado, se encargará del arduo y duro trabajo de campo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios