Infraestructuras

Los autobuses no usan la plataforma del tranvía porque van más lentos

  • La doble vía, cuya construcción costó 30 millones de euros, se queda sin uso al desviar el Consorcio la línea entre Cádiz y Puerto Real por los carriles del tráfico

A la izquierda de la imagen, el doble carril destinado para el transporte público A la izquierda de la imagen, el doble carril destinado para el transporte público

A la izquierda de la imagen, el doble carril destinado para el transporte público / Julio González

La plataforma extra que se construyó en el puente de la Constitución de 1812, con dos carriles y un coste de 30 millones de euros, va camino de convertirse en un engorro para el Ministerio de Transportes, la nueva denominación del Ministerio de Fomento que se encargó de financiar el tercer acceso a Cádiz.

Al duro informe que ha elaborado el Tribunal de Cuentas sobre el sobrecoste de esta infraestructura, que superó en 180 millones de euros el presupuesto original y que pone en evidencia la gestión de esta plataforma, pedida por la Junta pero pagada por el Estado sin ningún convenio firmado y que ha sido denunciado por la Fiscalía del Tribunal, se le une el más que incierto uso de esta estructura para su fin inicial: el paso del tranvía metropolitano.

La Junta, tras la entrada en servicio de la línea del tranvía entre Chiclana y Cádiz, que todavía no se ha inaugurado, tenía previsto completar el recorrido por la Bahía con una línea entre Cádiz y Jerez de la Frontera que, para cruzar la Bahía, iba a utilizar el nuevo puente.

El cambio de Gobierno en Andalucía ha guardado en el cajón de los proyectos olvidados a esta segunda línea y, con ello, la utilización de la plataforma para el paso del tranvía.

Como alternativa y para no dejar en evidencia a la propia administración autonómica, el Consorcio de Transportes, tras inaugurarse el puente a finales de 2015, obtuvo la autorización de Fomento para el uso de estos dos carriles, de ida y vuelta, para el paso del autobús interurbano, en este caso para la línea entre Cádiz y Puerto Real, ahorrándose el paso por la Avenida y el puente Carranza y teniendo en cuenta que la estación de los autobuses está ubicada en la avenida de Astilleros, a escasa distancia del tercer acceso.

La idea era que, mientras no se construyese el tranvía, esta plataforma sería de uso exclusivo para el transporte público, incrementando su utilización con otros trayectos, además del de Puerto Real.Sin embargo, como reconoce a Diario de Cádiz el Consorcio de Transportes, la experiencia no ha sido positiva. Todo lo contrario. Se ha optado por no utilizar esta plataforma exclusiva y volver a compartir carriles con el tráfico privado y con el de mercancías.

Según se destaca desde el Consorcio, tras una etapa en uso de esta plataforma "la práctica diaria ha demostrado que retrasa la velocidad comercial, porque el autobús encuentra al final de dicha plataforma con una rotonda, dos cedas al paso y además la afección del tráfico del puente. Es por eso que, en su momento, los autobuses de las líneas de transporte interurbano que se crearon para el nuevo puente circulan finalmente por el tronco principal del puente de la Constitución de 1812".

Aunque el Consorcio está buscando una solución técnica para que se pueda volver a utilizar esta plataforma, por el momento no se ha podido avanzar en este sentido.

La línea que cruza el puente está cubierta por seis trayectos en cada sentido.

La idea del Consorcio era ir incrementando las líneas por esta nueva infraestructura, desahogando con ello la densidad de tráfico por toda la Avenida, algo que, por lo ocurrido en el puente de la Constitución, queda hoy descartado.

Hay que tener en cuenta que más allá de rotondas y cedas el paso, la utilización del transporte interurbano de la Avenida para salir de la capital a todos sus destinos sigue siendo fundamental por ubicarse en esta el Hospital Puerta del Mar.

Las paradas existentes frente al centro médico de referencia en la provincia, son las más utilizadas por los viajeros ya que también da servicio a los usuarios gaditanos que viven en Puerta Tierra, por lo que resulta inviable su eliminación para concentrar parte del tráfico por la salida del puente de la Constitución.

Sólo en el caso de que el hospital se traslade al solar de Loreto-Puntales, habría que plantearse una profunda modificación de las rutas de estas líneas, como en su día confirmaron las empresas de transporte. En ese momento sí parece que sería viable el paso por el nuevo puente. En todo caso, plantear que se va a construir el nuevo hospital, anunciado hace quince años, sigue siendo una quimera.

En el acceso del segundo puente a Cádiz, ante el paso del tranvía se construyó una segunda rotonda, hoy apenas utilizada, que se comió espacio urbano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios