el desarrollo de la ciudad | acuerdos entre la junta y el ayuntamiento

2017, ¿el año que Cádiz esperaba?

  • La ciudad puede dar un gran paso adelante si se cumplen todos los compromisos políticos y se logra la Edusi

  • La gran decepción sigue siendo la vivienda

Comentarios 1

Llevamos una larga temporada, que se cuenta por años, buscando fechas en el calendario sobre la que sustentar nuestra mirada optimista ante el futuro de la ciudad. Tantas fechas como decepciones, la última con los fastos del Bicentenario de la Constitución de 1812.

Ahora le toca al 2017, cuando conmemoramos el tricentenario de la llegada de la Casa de Contratación (la época de mayor esplendor de toda nuestra historia), y como complemento el 750 aniversario de la Diócesis de Cádiz o de la reconquista de la ciudad por parte de la Corona de Castilla. Como parece que ninguno de estos eventos tendrán potencia suficiente por si solos para intentar convertirse en locomotora de la ciudad, habrá que aprovechar el exitoso encuentro mantenido esta semana entre el alcalde, José María González, y la presidenta de la Junta, Susana Díaz, como apoyo de nuestra mirada al futuro.

Eso sí, se hablaron de proyectos que en su mayoría acumulan años, y décadas, en la lista de compromisos no cumplidos. Y de compromisos para reactivarlos. Si nos atenemos a tiempos pasados, habría que preguntarse qué ha cambiado para creer que ahora será diferente y que las promesas serán pronto realidad.

Cabe pensar que la administración implicada, en este caso la Junta de Andalucía, ha asumido que no puede acumular tantos 'debe' en la ciudad de Cádiz y que el partido que la sustenta, el PSOE, perderá más que ganará, lógicamente, si se sigue ignorando a Cádiz, como pasó con las alcaldía de Carlos Díaz y con Teófila Martínez. No es que pretendamos recuperar la idea del gran Centro Constitucional previsto en San Felipe (y que iba a ser el edificio emblema que en aquellos tiempos pasado pretendía la Junta levantar en cada una de las capitales de la región), pero sí al menos apuestas que a principios de este milenio se pusieron sobre la mesa por parte de los socialistas.

Además, en esta ocasión el compromiso con el Ayuntamiento ha venido firmado por la presidenta de la Junta con fecha de caducidad, pues se ha puesto como tarea una nueva visita a Cádiz a final de año para ver lo que se ha cumplido de lo dicho este miércoles.

Ciertamente si por una vez todo sale adelante, 2017 no va a ser el año de todas las grandes obras previstas ya que varias actuaciones tienen sus tiempos de ejecución antes de verse culminados. Pero que el carril bici se ponga en marcha, que la Ciudad de la Justicia defina su ubicación final, que Tiempo Libre se convierta en un hotel, que se apruebe el traslado del CAS al castillo de San Sebastián... serán avances más que sensibles para una ciudad que estaba en peligro de caer de nuevo en el desidia.

Si a todo ello unimos la llegada de la EDUSI (confiando en que las administraciones implicadas no volverán a poner zancadillas a un Cádiz tan necesitado de estas ayudas), y a la reactivación de obras en espacios tan esenciales como la plaza de Sevilla (sí o sí, este año deberán de estar en marcha los trabajos de la nueva avenida de Astilleros y del centro de ocio en la estación de 1905), la capital podrá vislumbrar su futuro inmediato con más esperanza.

Pero siempre hay noticias malas que llevar a estas páginas. El encuentro entre la Junta y el Ayuntamiento no trajo avance alguno en el segundo gran problema que tiene Cádiz, tras el paro de 15.000 de sus vecinos: la vivienda. Que la Junta diga que va a actuar sobre mil pisos, obvia que es una actuación obligada sobre su parque de viviendas. Pero más allá, nada. Nada de recuperar el Plan de Rehabilitación de Viviendas, que dejó a la mitad. El alcalde sí logró meter nuevas promociones en Botica, Santa María Cruz. Algo el algo, aunque demasiado poco para tanta necesidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios