Cádiz

Vecinos rechazan la nueva zona naranja porque ven en ella un "abuso municipal"

  • Han iniciado una campaña de recogida de firmas en la que se oponen a la medida "por no tener en cuenta a residentes y usuarios"

  • Consideran que "sólo tiene un afán recaudatorio"

Esta es la ocupación que presentaba ayer por la tarde la calle San Juan Bautista. Por la mañana fue parecida. Esta es la ocupación que presentaba ayer por la tarde la calle San Juan Bautista. Por la mañana fue parecida.

Esta es la ocupación que presentaba ayer por la tarde la calle San Juan Bautista. Por la mañana fue parecida. / jesús marín

Comentarios 25

La zona naranja y la ampliación de la azul instaladas por Emasa durante la temporada de verano en el entorno del antiguo cementerio, con puntas hacia el interior y el exterior de la ciudad, junto a la playa, está generando malestar entre residentes y comerciantes, que ven en la medida "un abuso municipal" que "no tiene en cuenta las necesidades de los ciudadanos que viven y trabajan en la zona".

Vecinos del área comprendida entre las calles Marianista Cubillo y el Hotel Playa y la Avenida y el Paseo Marítimo han puesto en marcha una campaña de recogida de firmas contra una medida en la que sólo ven un "afán recaudatorio" por parte del Ayuntamiento. La zona naranja para residentes y la ampliación de la zona azul, a su juicio, "no responden a un criterio objetivo ni contemplan las necesidades de residentes, usuarios habituales por acudir a centros de trabajo, de estudio, hospitalarios, a organismos, afectando a muchos ciudadanos así como a empresas, bares y comercio", se argumenta en la hoja de firmas. La subtitulan "rechazo gaditano ante el afán y medidas recaudatorias impuestas por el Ayuntamiento de Cádiz y la empresa Emasa".

Emasa ya ha expedido 166 tarjetas en toda la zona naranja para 330 plazas disponibles

La Charcutería Avenida, frente al hotel Barceló, se ha convertido en el centro de recogida de impresos y de las mismas firmas, a petición de una vecina y clienta, que es la principal promotora de la campaña. Entre los que la apoyan, además de residentes, hay trabajadores del entorno, aseguran.

En el mismo sentido, otra residente de la calle Cruz Roja Española ha difundido por whatsapp una carta dirigida al alcalde en la que critica la medida, ligándola directamente a la reciente apertura del nuevo carril bici. "Me da la impresión de que usted piensa que los que vivimos por esta zona somos ricos, ya que pagando lo que pagamos por contribución, que por cierto ha subido usted [...] más el impuesto de circulación, ahora tenemos que sumar otros 30 euros más mensuales".

La zona naranja se ha implantado hasta el próximo 15 de septiembre en las calles Marianista Cubillo, callejón del Blanco, Cielo, Arcángel San Gabriel, Plaza Santo Ángel de la Guarda, San Juan Bautista, Pereira, Dorotea, Cruz Roja Española, Fernández Ballesteros, Almirante Vierna, Doctor Fleming, Brasil y General Muñoz Arenillas, con un total de 330 plazas de aparcamiento para residentes, con el fin, precisamente, de facilitárselo durante la temporada de playa, aseguran desde Emasa.

Los vecinos con domicilio y vehículo empadronados en el área comprendida entre callejón del Blanco, Marianista Cubillo, Avenida Ana de Viya, Cayetano del Toro, Glorieta Ingeniero La Cierva, Paseo Marítimo y Avenida Amílcar Barca, pueden solicitar la tarjeta en las oficinas de la empresa municipal de la calle Doctor Herrera Quevedo, 5 duplicado.

Desde Emasa y el equipo de Gobierno se ha explicado que se trata de una medida consensuada con los colectivos vecinales y que responde a una reivindicación histórica. Sin embargo, el aparcamiento en línea de la calle San Juan Bautista, pegado a la tapia del cementerio, estaba ayer por la mañana prácticamente desierto. Y a alguno de los pocos coches que está allí estacionado ya lo habían multado. Por la tarde, el panorama fue similar. No obstante, desde el Ayuntamiento informan de que Emasa ya ha expedido 166 tarjetas de las 330 disponibles. Donde parece estar teniendo más aceptación esta nueva zona naranja es en Muñoz Arenillas y en una de las aceras de Cruz Roja Española.

Juan Carlos Luque, uno de los vecinos firmantes con domicilio en Ana de Viya, aparcaba gratuitamente por la zona. "Y ahora nos encontramos con que hay que pagar y todo el mundo no tiene posibilidades de hacerlo, aunque sean 5 euros por la tarjeta y 30 euros al mes. Ya pagamos impuesto de circulación, zona azul cuando nos toca, la ITV... Ahora esto; me parece un abuso, sinceramente".

"No se pueden eliminar más de 300 plazas de aparcamiento y avasallar de esta forma", se queja Manuel Abollado, residente en Marianista Cubillo. "Pagamos impuestos municipales de todas clases, pero las bicicletas no pagan nada. Y no estoy en contra del carril-bici, pero hay que ser equitativos... Aparte de cómo están los bares y los comercios, que nadie se va a atrever a venir; esto es un abuso descarado", sentencia.

Los dos son clientes del taller de Pedro Segundo. "Antes llegaban aquí, dejaban el coche ahí y me decían, cuando tú puedas me lo arreglas. Ya no, ya todo es a base de dinero. No te digo cuando llegue uno remolcado por la grúa. Y para colmo de los colmos, a mi no me consideran residente, ni siquiera para aparcar mi propio coche. Que me busque la vida, me dicen... Y luego, para pagar el vado y las licencias municipales, sí existe el taller".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios