Cádiz

La UCA estudia rutas marítimas no invasivas entre Cádiz, Huelva y Portugal

  • El proyecto ESPOmar busca alternativas al tráfico por carretera tradicional

Diseño de una embarcación de las estudiadas. Diseño de una embarcación de las estudiadas.

Diseño de una embarcación de las estudiadas. / uca

Investigadores de la Universidad de Cádiz trabajan, a través del proyecto ESPOmar (España y Portugal unidas por el Mar) en la puesta en marcha de una serie de rutas alternativas marítimo-fluviales que conecten Cádiz, Huelva y Faro. Esta iniciativa, coordinada por Antonio Querol, profesor de la Escuela de Ingeniería Naval y Oceánica, y por Francisco Piniella, investigador principal del proyecto y responsable del grupo de investigación de Política Marítima de la UCA, busca en primer lugar crear una Red de Cooperación en I+D+i transfronteriza, a través de la cual sea posible conectar todo el tejido social y económico de la zona con una alternativa al transporte rodado actual.

A través de este trabajo, se pretende analizar si existe una demanda real en el entorno del Golfo de Cádiz hasta llegar a la ciudad portuguesa de Faro de este tipo de transporte, teniendo en cuenta que todas estas poblaciones suelen sufrir un aumento de las mismas en periodos estivales debido al alto índice de turismo que acogen en esas fechas. Junto a este estudio, los investigadores de las universidades de Cádiz, Huelva, Algarve y los técnicos de la Agencia Pública de Puertos de Andalucía están realizando un estudio de viabilidad e impacto económico y ambiental, así como un análisis y optimización de resultados.

Hasta la fecha, sus responsables han observado que existe una conexión "muy factible" entre las localidades de Sanlúcar, Mazagón y Huelva, que con una embarcación adaptada, podría transformarse en una nueva ruta marítimo-fluvial de carácter convencional, pero sobre todo turística. Para ello, se está realizando de forma paralela el diseño de unas embarcaciones totalmente adaptadas a las características del entorno, con la idea de que el impacto medioambiental en Doñana sea el menor posible. Es más, se está trabajando de forma muy intensa en el uso de motores alternativos (motores híbridos, motores eléctricos…) e incluso en el diseño de carenas que supongan un menor impacto en la erosión de las orillas y riberas. Por ello, una de las posibilidades que se están planteando es el uso de embarcaciones anfibias; en el caso de Mazagón, por ejemplo, para que varen en la playa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios