Cádiz

El Sercla se marcha de Tiempo Libre y encabeza el desalojo del edificio

  • El servicio extrajudicial de la Junta se traslada a la calle Barbate días después de la firma del convenio que permitirá la construcción de un hotel

Comentarios 8

Una de las últimas actividades que aún quedan en la antigua residencia de Tiempo Libre abandona los bajos del edificio. El servicio extrajudicial para la resolución de conflictos judiciales (Sercla) deja su sede en los últimos ocho años para trasladarse a la Barriada de la Paz, en la esquina de Barbate con Sotillo, donde la Junta de Andalucía ya tiene el Centro de Prevención de Riesgos Laborales.

La operación de traslado que se está produciendo en estos días de Navidad coincide prácticamente en el tiempo con la firma del convenio urbanístico entre Junta y Ayuntamiento, donde ha quedado confirmado la intención de que Tiempo Libre se convierta en el futuro en un importante complejo hotelero. De esta forma, el Sercla se convierte en el abanderado del abandono que presumiblemente tendrá que producirse en los próximos tiempos de sus todavía ocupantes, todos ellos repartidos en los bajos de este enorme inmueble del Paseo Marítimo.

Efectivamente, en el acuerdo ya firmado entre las administraciones local y autonómica se refleja que el PGOU actual será modificado para que el suelo pase de ser administrativo (como reza ahora) a permitirse el desarrollo de una actuación turística y de ocio de alta calidad. La intención es que una cadena hotelera adquiera el solar donde podrá construir 20.000 metros cuadrados de hotel.

Quiere esto decir que la operación para convertir Tiempo Libre en un hotel, previa demolición del actual edificio, ya está en marcha. Por lo que la permanencia de los distintos servicios ubicados en la planta baja es ya limitada. El primer paso lo ha despejado la Junta de Andalucía con el traslado de estas oficinas del Sercla, que fueron inauguradas en septiembre del año 2006.

La propia administración autonómica deberá también buscar nueva sede para las oficinas y el depósito de vehículos de la Policía Autonómica, que ocupan también actualmente los bajos de Tiempo Libre, en el frente del Paseo Marítimo. En este sentido, el delegado del Gobierno andaluz, Fernando López Gil, ya manifestó en su momento trasladar esta Policía Autonómica a la sede que propuso para la Ciudad de la Justicia en los edificios de Altadis en Zona Franca. Una operación que por el momento ha quedado algo paralizada, pero que en caso de no prosperar necesitará que la Junta busque nueva sede a este servicio policial andaluz.

Y solucionado esto, quedará por resolver el futuro de tres negocios de hostelería y una instalación deportiva que siguen abiertos en este emplazamiento. Especialmente delicada es la situación de los negocios -la marisquería Baro, la heladería Mira y un bar de copas- que obligaría a echar el cierre a su actividad, con lo que supone de pérdidas de puestos de trabajo, o bien a buscar nuevo emplazamiento que difícilmente mejorará la privilegiada ubicación actual, en primera línea de playa y en el entorno de la Glorieta Ingeniero La Cierva. La pista deportiva que se localiza junto a la sede de la Policía Autonómica, en una planta sótano, previsiblemente dejará de utilizarse cuando lo disponga la situación.

La operación urbanística en la antigua residencia de Tiempo Libre ya está en marcha. Sólo resta saber ahora cuánto se demorará el cambio necesario en el PGOU, la búsqueda de un promotor que se haga cargo del derribo del edificio y construcción de un hotel y la solución que se dé a los inquilinos que aún quedan en los bajos, entre los que ya no está el Sercla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios