Cádiz

Romaní subvencionó al Observatorio creado por el director de su tesis

  • El concejal popular afirma que no había incompatibilidad y que se pagó por servicios prestados

  • El profesor realizó jornadas y elaboró un informe sobre el mismo tema del trabajo universitario

ePresentación de la tesis doctoral de Ignacio Romaní en la que figuran los miembros del tribunal y el director de la tesis r Primera misiva enviada por Guillén a Aguas de Cádiz proponiendo el proyecto t Segunda carta, un mes después, ya por importe inferior u Primer pago al Observatorio. ePresentación de la tesis doctoral de Ignacio Romaní en la que figuran los miembros del tribunal y el director de la tesis r Primera misiva enviada por Guillén a Aguas de Cádiz proponiendo el proyecto t Segunda carta, un mes después, ya por importe inferior u Primer pago al Observatorio.

ePresentación de la tesis doctoral de Ignacio Romaní en la que figuran los miembros del tribunal y el director de la tesis r Primera misiva enviada por Guillén a Aguas de Cádiz proponiendo el proyecto t Segunda carta, un mes después, ya por importe inferior u Primer pago al Observatorio.

Aguas de Cádiz abonó durante cuatro años, entre 2011 y 2015, una cantidad de 42.000 euros al Observatorio Andaluz de Responsabilidad Social de la Empresa, que dirige el profesor Carlos Guillén. Guillén sería tutor durante esos años de la tesis doctoral en Ciencias Sociales y Jurídicas que el edil popular Ignacio Romaní -por entonces presidente de esta sociedad municipal- defendería en marzo de 2013 y que llevaba por título, precisamente, la responsabilidad empresarial corporativa y que él enfocó en las empresas de Cádiz.

Carlos Guillén aseguró ayer a este medio que no existía incompatibilidad alguna entre dirigir la tesis del edil y prestar servicios a una empresa municipal. Además, aseguró que el informe realizado nada tenía que ver con la tesis, "ni en sus objetivos ni en sus métodos, ya que el Observatorio acabó haciendo una auditoría sobre esta materia y el trabajo de Romaní constaba de encuestas y de investigación. No tienen absolutamente nada que ver".

Fuentes de Aguas de Cádiz dicen no conocer el informe del Observatorio

Romaní, por su parte, afirmó ayer que "la tesis en todos sus puntos fue realizada por mí, que elaboré las encuestas y las conclusiones. Me decidí por esta materia porque era sobre Cádiz y el modo de mejorar el funcionamiento de las empresas municipales. El trabajo del Observatorio se entregó posteriormente a la presentación de mi tesis, un año después, y sólo trataba sobre Aguas de Cádiz, mientras que mi trabajo universitario era sobre todas las empresas municipales".

Fuentes de Aguas de Cádiz aseguraron ayer a este medio que en la empresa no hay un informe de estas características, aunque Guillén se mostró muy seguro de que éste se entregó en 2014, con un contenido de 66 páginas, y se pagó en 2015, pese a que en esa misma factura figura que esos 10.000 euros correspondientes a aquel año, el último plazo, se pagan en concepto de unas jornadas celebradas sobre esta misma materia celebradas el año anterior en el Palacio de Congresos de Cádiz.

La relación entre Aguas de Cádiz y el Observatorio Andaluz se inicia en enero de 2011, cuando Guillén envía una carta ofreciendo sus servicios y el de su grupo de investigación de la UCA. "Nuestra intención se centra en analizar el conocimiento que los profesionales de las empresas municipales disponen sobre este concepto, su aplicación y desarrollo". En esta carta fija en 43.000 euros el coste de esta investigación que se realizaría en un año. Un mes después el mismo Guillén envía otra carta en la que ya no aparece el membrete de la Universidad de Cádiz, sino el del Observatorio. En esta carta ya sólo se solicitan 12.000 euros, que le serán abonados el mes de marzo. En todas estas misivas figuran las firmas tanto de Guillén como de Romaní.

En los tres siguientes años Guillén remitirá unas misivas a Aguas de Cádiz ya más escuetas y en las que se solicita el apoyo para lo que en adelante se llamará "este proyecto formativo". Esto alude a las jornadas, pero, según la versión de Guillén, en este tiempo se sigue avanzando en el informe que, al parecer, encuentra algunas dificultades en su realización y que ya no es tan ambicioso como al principio, donde se pretendía hacer un trabajo sobre todas las empresas de aguas de la provincia.

Guillén asegura que fue Aguas de Cádiz quien solicitó sus servicios y no al contrario, y que sólo tuvo contacto con un técnico, nunca con Ignacio Romaní. Por su parte, Romaní sitúa la aprobación de su programa de tesis en 2012, es decir, un año después de que el Observatorio ya colaborara con Aguas de Cádiz. "Me pareció un tema interesante desde el punto investigador y de cara a la mejora de las empresas municipales y por eso le pedí a Guillén que me lo dirigiera. No veo nada extraño en ello". Tanto Romaní como Guillén afirman que su contacto en la elaboración de la tesis siempre fue por correo o telefónico y que en ningún caso se trataba sobre el otro trabajo que el equipo de Guillén estaba realizando para la empresa que presidía Romaní.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios