CONTENIDO PATROCINADO

¿Puedo contratar una hipoteca sin tener seguro de vida?

¿Puedo contratar una hipoteca sin tener seguro de vida?

¿Puedo contratar una hipoteca sin tener seguro de vida?

No es necesario indagar demasiado en los catálogos de productos de los principales bancos para darnos cuenta de que tener más productos contratados en la entidad supone una gran diferencia a la hora de contratar una hipoteca. Cuanto más estrecha sea la relación entre el cliente y el banco, mejores condiciones obtendrá.

Entre los productos más comunes con los que conseguir estas condiciones especiales destacan los planes de jubilación, las cuentas de ahorro y los seguros. En cualquier caso, debemos tener en cuenta que, por la diferencia en las condiciones que supone, cumplir con estos requisitos es indispensable para obtener una hipoteca que merezca la pena en la mayoría de bancos.

Si echamos un vistazo a la web de Rastreator y comparamos las diferentes hipotecas que ofrecen los principales bancos españoles, observaremos que uno de los productos más exigidos son los seguros de vida. Alrededor de un 70% de las entidades españolas demandan a los clientes que contraten uno de estos seguros para conseguir mejores condiciones en la contratación de la hipoteca.

Como contraprestación, los bancos se comprometen a rebajar los intereses a pagar en las cuotas mensuales. Esta rebaja, que oscila en torno a los 0,40 puntos porcentuales, supondría una gran diferencia en el cómputo total anual.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que el beneficiario de dicho seguro de vida debe ser siempre el titular de la hipoteca. Además, el seguro tendrá que estar asociado al préstamo hipotecario durante todo el periodo de vigencia. Es decir, si el cliente no mantiene suscrita la póliza hasta el fin de la hipoteca, la entidad podrá subir el tipo de interés y, por tanto, encarecer las mensualidades.

Este modelo bancario puede resultar muy interesante a aquellos que sí estén interesados en contratar un seguro de vida. Al mismo tiempo que lo contratan en su entidad financiera de confianza, obtienen reducciones en los intereses de su hipoteca. Pero, ¿qué pasa con las personas que no quieran contratar un seguro de vida con el banco? por suerte, existen alternativas.

Contratar una hipoteca sin un seguro de vida

Como hemos comentado, en torno al 70% de las entidades financieras se reservan las mejores condiciones hipotecarias sólo para aquellos clientes que tengan contratado un seguro de vida. No obstante, esto significa que un 30% de los bancos sí que ofrecen las mismas condiciones a aquellos que contratan estos seguros como los que no.

Para encontrar estas entidades te recomendamos que utilices un comparador online como Rastreator. Dar con una buena hipoteca con intereses y condiciones bajos es posible pero no sencillo. Para conseguirlo, deberás hacer una gran criba de entidades y productos, lo que te llevará demasiado tiempo si lo haces de forma manual. Además, solicitar información de forma individualizada a cada una de las entidades bancarias puede acabar saturándote.

Además, existen algunas entidades bancarias 100% online, como por ejemplo Openbank, que ofrece condiciones muy atractivas en sus hipotecas, sin demasiados intereses. No debes dejar de lado este tipo de bancos por no tener oficinas físicas porque puede que tengan exactamente lo que buscas.

Otro consejo es pararte a pensar en los requisitos que sí cumples o que sí que podrías cumplir. Por ejemplo, es posible que no estés interesado en un seguro de vida pero sí en un seguro de hogar.

En este sentido, muchos bancos ofrecen condiciones especiales a todos aquellos clientes que contraten un seguro con ellos, independientemente de cuál sea el seguro. De esta forma, podrás beneficiarte de las condiciones bonificadas obteniendo un producto que sí te interese.

Asimismo, durante el proceso de comparación también darás con bancos que ofrecen condiciones especiales por otros motivos. Por ejemplo, si eres joven dispondrás de ventajas como intereses reducidos o plazos más largos de amortización, sin necesidad de contratar productos adicionales.

También es posible que cumplas los requisitos de algunos bancos por tener nóminas, pensiones y facturas domiciliadas, por ser autónomo o por tener contratado un renting u otro producto adicional.

Valorar todas las opciones disponibles

En cualquier caso, lo más recomendable, te interesen los seguros de vida o no, es no descartar opciones tan rápido. Es probable que, aunque tengas que pagar el seguro de vida, el coste total de la hipoteca y el seguro sea inferior al coste de una hipoteca en otro banco sin estas bonificaciones.

Además, es interesante considerar la utilidad que podría tener para tí y tu familia la contratación de dicho seguro de vida. Ten en cuenta que estos seguros saldarían la deuda hipotecaria en caso de fallecimiento del titular, librando a los herederos de tener que pagarla.

Si te decantas por esta opción, también debes valorar la opción de seguro que más te interesa. Hoy en día, la mayoría de bancos ofrecen catálogos de seguros muy completos y, en caso de contratar hipoteca y seguro, habrá que elegir la entidad que ofrezca las mejores condiciones en ambos sentidos. Recuerda que no todos los seguros de vida ofrecen las mismas coberturas.