Cádiz

La Policía Nacional recupera el busto del poeta Rubén Darío

  • Fue arrojado a un solar de la calle Puerto Chico cuando el supuesto ladrón se vio acorralado

Comentarios 17

La Policía Nacional ha recuperado el busto del poeta nicaragüense Rubén Darío, sustraído de su pedestal de la Alameda hace algunas semanas y buscado por tierra y mar por empleados municipales con nulo resultado. Tanto es así que el Consistorio ya se había dado por vencido y encargado un nuevo busto del escritor para sustituir al que fue regalado por el Gobierno de Nicaragua a la ciudad en el año 1974. Realizado en bronce, la pieza costó en su día 1.300.000 pesetas, y ahora su reposición hubiera supuesto un importante desembolso a las arcas municipales.

Puede que el Consistorio hubiera aceptado ya la pérdida del busto del poeta, pero no así la Policía Nacional, que llevaba semanas esforzándose en encontrarlo. Y como el esfuerzo suele tener premio, en la noche del miércoles este llegó en pleno casco histórico de Cádiz.

Los agentes de la Udyco II Bahía de Cádiz habían hablado de la sustracción del busto de Rubén Darío con personas que se mueven en los ambientes callejeros de la ciudad y la investigación dio sus frutos. Parece ser que el supuesto autor de los hechos habría intentado colocarlo sin mucho éxito, sobre todo porque la desaparición de la pieza había corrido como la pólvora e incluso había traspasado el Atlántico, publicándose en diferentes medios nicaragüenses.

En la noche del miércoles, varios miembros de la Udyco montaron un dispositivo de vigilancia sobre el principal sospechoso y lo siguieron por el barrio de San Juan. El hombre portaba el busto en el interior de una maleta con ruedas tipo trolley pero al saberse perseguido la arrojó al interior de un solar abandonado en la calle Puerto Chico.

Los agentes consiguieron una escalera para salvar la tapia del solar y uno de ellos se adentró en busca de la maleta, que encontró entre los hierbajos. Con la ayuda de una cuerda, y con gran esfuerzo, consiguieron izar la maleta que contenía el busto de Rubén Darío, que descansa en dependencias policiales a la espera de que en las próximas horas tenga lugar el acto de entrega al Ayuntamiento.

Aunque el busto del poeta nicaragüense ya se encuentra a salvo, ahora los agentes de la Policía Nacional se esfuerzan en dar con el presunto sospechoso de habérselo llevado de su emplazamiento de la Alameda.

Se da la curiosa circunstancia de que otro busto del mismo poeta, fue también donado por el Gobierno de su país en el mismo año 1974 a la ciudad de Alicante, con la condición de que mirara siempre al mar, algo que no se cumplió hasta 2009. En el pedestal se puede leer la misma frase del poeta que figura en el situado en la Alameda: "Ser español es timbre de nobleza". Seguramente a Rubén Darío, el poeta que adoraba la juventud, ese divino tesoro que algunos no valoran hasta que lo pierden, no se le pasó por la cabeza que esa nobleza española desaparecería con los años para dejar paso a actos vandálicos como el que acabó con su busto en un solar abandonado del barrio de San Juan. Por fortuna, la eficiencia de la Policía Nacional de la Comisaría Provincial de Cádiz ha propiciado que dentro de poco tiempo pueda volver a su emplazamiento original en la Alameda, mirando al Océano Atlántico que tantas veces le inspiró en su poesía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios