Cádiz

Pena, sorpresa e incertidumbre en Vera-Cruz y El Caído por la marcha de los franciscanos de Cádiz

  • Los hermanos mayores de las cofradías de San Francisco han solicitado una reunión con el ministro provincial de la orden, Joaquín Zurera

El inicio del cortejo de Vera-Cruz saliendo de San Francisco el pasado Lunes Santo.

El inicio del cortejo de Vera-Cruz saliendo de San Francisco el pasado Lunes Santo. / Jesús Marín

La noticia de la marcha de los franciscanos de la capital gaditana el próximo 1 de septiembre ha caído a plomo entre las cofradías que tienen sede canónica en la iglesia de San Francisco. La incertidumbre es tal que no saben cómo se gestionará la apertura del templo una vez que los franciscanos se marchen, lo que provocaría una merma importante en sus cultos. Los hermanos mayores de Vera-Cruz, El Caído y Nazareno del Amor conocieron la noticia el martes por boca del franciscano Jesús España. Y han solicitado una reunión con el ministro provincial de la orden, Joaquín Zurera, con el fin de aclarar sus dudas antes de la fecha indicada.

Vera-Cruz, la decana de las hermandades gaditanas, lleva en San Francisco “el mismo tiempo que los franciscanos”, según indica el hermano mayor, Emilio Bienvenido. "Como gaditano me causa un profundo pesar ver cómo se acaban casi 500 años de la historia de la ciudad, porque los franciscanos han sido parte de Cádiz en estos siglos. El padre Nicolás Juez y el padre José Luis Salido fueron nombrados en su día hijos adoptivos de la ciudad. A los gaditanos nos debe doler mucho esta noticia”, exponía en la mañana de este jueves.

Igualmente le ha afectado “como integrante de la familia franciscana de Cádiz, pues siempre hemos tenido cariño a los franciscanos, siempre directores espirituales nuestros”. Y como hermano mayor “estoy muy preocupado. ¿Qué va a pasar con nuestros hermanos y con el culto a nuestros Titulares si la iglesia se cierra?”. Según Bienvenido, todo apunta a que el templo se abrirá alguna vez a la semana. “Queremos conocer qué opciones tenemos para que la iglesia se mantenga abierta todos los días. La incertidumbre es grande”, apuntaba.

Vera -Cruz cuenta con una particularidad: es propietaria, desde hace siglos, de la capilla donde se veneran sus imágenes. “Pero eso es lo de menos porque queremos que la iglesia siga abierta todos los días y se pueda rendir culto a nuestros Titulares. Queremos celebrar nuestros culto en el templo abierto y no entrando por la puerta de atrás porque la capilla sea nuestra”, matizaba Bienvenido. 

Para Eugenio Ricote, hermano mayor de El Caído, “ha sido una sorpresa, claro. No lo esperábamos. De momento lo que hay es una decisión del provincial de retirar a los franciscanos, pero la Iglesia sigue en pie y habrá que determinar en qué situación continúa”.

Ricote espera que en la reunión que mantendrán con el provincial de los franciscanos “analicemos el nuevo escenario y qué decisiones se toman en función del mismo”, advirtiendo que “es pronto para hacer conjeturas”.

La situación de El Caído es peculiar, ya que por obras en su capilla de la avenida Doctor Gómez Ulla, frente al Parque Genovés, llegó de manera provisional a San Francisco hace 14 años. ¿Puede precipitar esta marcha de los franciscanos el regreso de la hermandad al Parque? Ricote explica que “nunca hemos ocultado nuestra intención de volver a nuestra capilla, pero no vamos a hablar de plazos o fechas porque hay asuntos que no están en nuestra mano. Está claro que regresaremos y esta noticia puede adelantar la toma de decisiones en nuestra hermandad, pero no la fecha necesariamente”.

Por su parte, el hermano mayor del Nazareno del Amor, Manuel Mota, señalaba a este medio que aún no contaba con datos objetivos para formarse una opinión, esperando aclarar sus dudas en la reunión solicitada al ministro provincial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios