Cádiz

La Palma precinta el campanario de su iglesia

  • El mal estado de las campanas obliga a suspender sus toques, a la espera de una restauración para la que ya se buscan fondos

Comentarios 3
Detalle del mal estado de una de las campanas de La Palma. Detalle del mal estado de una de las campanas de La Palma.

Detalle del mal estado de una de las campanas de La Palma.

La viña enmudece. El clásico sonido de campanas que acompaña el día a día de este barrio ha dejado de oírse. La hermandad, propietaria del templo, ha precintado el campanario ante el mal estado en el que se encuentran las campanas y el riesgo de caída inminente que han alertado los técnicos si seguían en uso.

El hermano mayor de la cofradía, Francisco Javier Lucero, ha explicado que la alerta surgió a raíz de un fallo en el sistema de toque de campanas. Como es habitual, un hermano de la cofradía se encarga del mantenimiento del dispositivo eléctrico de las campanas de manera desinteresada; "pero en esta ocasión decidimos que además del arreglo y puesta a punto habitual una empresa especializada viniera a mirar todo". Y en las visitas técnicas (dos en las últimas semanas) la conclusión ha sido tajante: "Bajo ningún concepto pueden tocarse, nos dijeron los técnicos", traslada Lucero.

La hermandad asume otra intervención en la iglesia, tras la que hizo en 2015 en su interior

Las tres campanas que suenan en La Palma presentan muchos problemas y necesidades de actuación. No en vano, se trata de elementos acústicos que tienen más de 150 años de existencia -según han certificado los técnicos que recientemente han visitado la iglesia- "y que al menos hace más de cincuenta años que no se tocan", asegura el hermano mayor.

La noticia ha caído como un jarro de agua fría en el seno de la cofradía del Lunes Santo. En primer lugar porque como traslada Francisco Javier Lucero "para nosotros y para el barrio de la Viña las campanas son muy importante"; y en segundo lugar, porque la hermandad se encuentra con un nuevo problema de cierto calado en el templo de su propiedad. Rehabilitado íntegramente en el año 2008 (gracias a la financiación casi completa del Ayuntamiento), La Palma tuvo que afrontar el resanado del interior del templo en 2015 después de que incluso tuviera que cerrar varios días por el desprendimiento de una cornisa. En este caso, conviene precisar, las campanas en sí no formaron parte de las actuaciones acometidas en 2008, "donde sí se trabajó en el campanario que está en perfectas condiciones; el problema lo tenemos en las campanas".

"Vamos a activar como sea los medios para arreglar las campanas y que vuelvan a sonar", asegura el hermano mayor, que reconoce no saber cómo afrontará la hermandad el coste de una intervención que puede superar los 20.000 euros. "No disponemos de sea cuantía, así que nos echaremos a la calle a buscar ayuda", indica Lucero. La intervención en el interior del templo en 2015 se financió, en parte, por medio de una cuota extraordinaria aprobada por el cabildo de hermanos, -"aunque luego no todos la abonaron", precisa- junto a ayudas de comercios y entidades del barrio. De cara a esta nueva intervención, la hermandad estudiará ahora el modo de intervenir, asegurando en cualquier caso que "haremos un arreglo que dure en el tiempo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios