EL NUEVO PGOU Equipamiento ciudadano en el Parque Natural de la Bahía

El PGOU quiere convertir Las Salinas en el parque de Cádiz

  • Se proyecta una sustancial mejora en la conexión entre la ciudad y la zona verde, ubicando en ella servicios como un Museo y un Centro de Visitantes

La mitad del reducido término municipal de la capital está ocupado por el Parque Natural de la Bahía. En una ciudad casi acolmatada, esta circunstancia debería de valorarsede forma positiva pues supondría mejorar la calidad de vida de sus vecinos. Sin embargo, estos 5 kilómetros cuadrados de suelo apenas si son aprovechados cada día como zona de asueto por unas decenas de ciudadanos. Los motivos de esta infrautilización del mayor espacio verde son claras: nefastas comunicaciones y nulos equipamientos públicos que complementen el paisaje.

El nuevo Plan de Ordenación Urbana, que está a punto de ser presentado, recupera un viejo objetivo del Ayuntamiento: convertir el parque, denominado también como de 'Las Salinas', como el verdadero pulmón verde y de esparcimiento de la capital. Ya se intentó en 1992, con el proyecto fallido de Blanca Lleó que iba a ser financiado por el Plan Andalucía 92, y en la última década de gestión del PP, con la presentación de numerosas alternativas que nunca pudieron pasar el filtro de la Dirección General de Costas.

Ahora, el nuevo PGOU ofrece una actuación especialmente comedida pero con el mismo objetivo: incluir en el parque equipamientos que mejoren la utilización del mismo difundiendo sus valores naturales, culturales y etnológicos.

El primer problema que se plantea el Ayuntamiento es el acceso. Se crearán dos vías de entrada. Una será a partir del Fuerte Cortadura y por el camino de El Chato y otra, más novedosa, por el borde interior de la Bahía con un paseo marítimo que conectará el puente Carranza con el viario de la estación depuradora. Se habilitarán plazas de aparcamiento lo que facilitará el acceso peatonal al parque, habilitándose también un punto de información y de intercambio de bicicletas.

Estos dos accesos continuarán en el interior del parque mediante dos caminos paralelos a los márgenes de la autovía a San Fernando, ubicándose en estos tramos los servicios principales del nuevo equipamiento, todo ello con itinerarios debidamente señalizados. El camino que discurre por la playa de Cortadura se haría parcialmente por pasarelas de madera elevadas sobre pilotes.

En el Molino del Río Arillo se ubicará el Centro de Visitantes, que se complementará con el Museo de los Molinos Mareales así como con una pequeña dotación de servicios turísticos. Junto al aparcamiento de la Gallega se proyecta un edificio de servicios balnearios y de ocio recreativo que atienda también a los usuarios de la vecina playa.

El Plan propone también emplazar en las salinas de San Félix un observatorio de la avifauna.

En la zona de las salinas de Roquetas, frente al molino del Río Arillo, se incluye un embarcadero que se situaría en las naves, hoy ruinosas, que allí se levantan, lo que permitiría el atraque de embarcaciones, tanto recreativas como de acceso al parque.

En las inmediaciones de la estación depuradora, habrá un área de esparcimiento y turístico-recreativo que facilite la comprensión de todo el entorno y un punto de venta de recuerdos del parque. En esta zona se realizará una labor de reforestación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios