Aparcamiento de pago

Oposición vecinal y comercial en García Carrera al estacionamiento regulado

  • Los residentes de esta calle y las zonas aledañas, en contra de las zonas naranjas y verdes que funcionan desde este 1 de julio

  • Lamentan que sólo se haya consensuado con una AVV y no con todas las afectadas

Vecinos y comerciantes, durante la concentración de este viernes en la calle García Carrera.

Vecinos y comerciantes, durante la concentración de este viernes en la calle García Carrera. / Julio González

Un grupo de vecinos y comerciantes de la zona de García Carrera y las aledañas se han concentrado este viernes para mostrar su rechazo a la puesta en marcha de las nuevas plazas de estacionamiento regulado por parte de la Empresa Municipal de Aparcamientos (Emasa). Cabe recordar que desde este 1 de julio ya están en funcionamiento las zonas naranja y verde que, a juicio de los vecinos, van a afectar de manera notoria a los comercios de esta zona que afecta también, entre otras, a Los Porches y a los alrededores del hospital Puerta del Mar.

Una de las quejas de los residentes y comerciantes es que no han sido informados por el ayuntamiento, cuando en el comunicado que realizaron el día antes se decía que la medida había sido consensuada con los vecinos. Y si bien es verdad que se ha hecho, en concreto con la Asociación de Vecinos Puerta del Mar, los convocantes se han quejado de que en la zona conviven otras cuatro entidades: Tacita de Plata, Patio Nuestra Señora del Carmen, Virgen de la Luz y María Auxiliadora, que llevan prácticamente cuatro décadas trabajando en esta zona. María del Carmen Angeriz, que ha ejercido de portavoz de todas ellas, asegura que se encuentran “indignados porque nos ha llegado de pronto sin esperarlo vecinos ni comerciantes y porque no hemos tenido información alguna del Ayuntamiento”.

Los vecinos se han concentrado en la acera de García Carrera, donde han portado unas tarjetas color verde y naranja donde se podía leer la palabra “no”, como muestra del rechazo hacia estas dos zonas.

Los vecinos han afirmado que han tratado de reunirse con el concejal de Movilidad y presidente de Emasa, Martín Vila, pero el encuentro tuvo que anularse por problemas de agenda del edil. Lo que sí les han dicho es que de momento, no se impondrán sanciones durante los primeros 15 días.

Angeriz ha asegurado que está todo el barrio alterado “y hay familias que tienen venir a ver a sus padres, traerles alimentos...”. A ello le añade, a su juicio, que “aquí hay viviendas sociales y familias con escasos recursos que no se pueden permitir pagar un dinero para aparcar, cuando se les está ayudando para pagar la luz, el agua y los alimentos”.

La dirigente vecinal también aseveró que “ni los vecinos ni los comerciantes tenemos que pagar la intención del Ayuntamiento de descongestionar de coches la ciudad, por lo que queremos negociar con el Ayuntamiento una rebaja porque es excesivo”.

Además de los residentes en la zona, había otro colectivo que también se encontraba indignado con la puesta en funcionamiento del estacionamiento regulado, como son los comerciantes: “Esta medida puede acabar con nuestros negocios”. Loli tiene una tienda de congelados en la misma García Carrera, que lamentaba que en un momento en el que están todavía en pandemia “y que tratamos de ajustarnos como podemos, ahora nos vienen con 90 euros de pago mensual por ocupar una plaza que no sabemos si estará libre. Esto nos parece una barbaridad. Es como tener que pagar un crédito más y no podemos hacerle frente a esa cantidad”.

Javier también es comerciante y vecino de la zona y ha aseverado que “nosotros, además de la gente del barrio, vivimos de las personas que acuden de manera diaria al hospital y para justificar las cien plazas de zona verde, han puesto todas las demás de pago”. En este sentido, ha recordado que medidas como esta “perjudica muy seriamente al comercio, como hemos podido ver en el casco histórico”.

Otro de los casos que ha aparecido en esta protesta en la calle García Carrera venía de las personas que tienen una segunda residencia en la zona. Así, una de ellas decía que “nosotros ni siquiera tenemos la posibilidad de obtener la tarjeta para poder aparcar en la zona naranja. Nos dicen que hagamos un escrito pero eso puede tardar muchísimo. Pagamos los impuestos relacionados con el piso en esta ciudad pero, sin embargo, no podemos aparcar”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios