Cádiz

Navantia, frente al espejo de Airbus

  • Los sindicatos de las factorías gaditanas quieren conocer los planes del Gobierno ante la posible creación de un consorcio europeo de construcción naval militar y la actual apuesta civil

Tal vez cansados de reconversiones cada década, los responsables de Navantia, y con ellos el Gobierno, parecen dispuestos a dar un paso más, quizás el definitivo, para acabar con ese terremoto cíclico que suponía conflictos, protestas y readaptación de los astilleros. Ahora, la preocupación entre los representantes sindicales de las plantillas de las factorías gaditanas y entre los propios trabajadores reside en los planes para los diques a cinco o seis años vista.

El presidente del comité de Navantia Puerto Real, Ramón Linares, explicó que esos planes, que no son nuevos pero que parecen revitalizarse, se basan en construir un nuevo consorcio a nivel europeo, similar al aeronáutico con Airbus, pero para la construcción naval de carácter militar.

Linares indicó en declaraciones a este periódico que "si se hace, por nosotros perfecto, pero al menos tendrán que reunirse con nosotros para decirnos qué pasa con cada centro y sus plantillas". Esto es así, indicó, porque "si como todo parece, los planes pasan por la creación de ese nuevo consorcio europeo de astilleros para barcos militares, nos preguntamos qué pasa con las apuestas que tenemos ahora mismo delante, con la apuesta por los barcos gaseros, por la energía eólico marina y, en definitiva, por el futuro de este astillero".

Ya se están dando pasos. Linares recordó que en un Consejo de Ministros celebrado el pasado mes de julio, "el Gobierno ya le ha dado plenos poderes al ministro de Defensa, Pedro Morenés, para la estrategia que tiene que ver con la industria militar, y deja al Ministerio de Hacienda en un segundo plano".

Dicho Consejo de Ministros aprobó a finales de julio un acuerdo por el que se asigna al Ministerio de Defensa, en colaboración con el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo y el Ministerio de Economía y Competitividad, "la responsabilidad de la planificación, dirección, control y ejecución de las políticas necesarias para el fortalecimiento y consolidación del sector industrial de la defensa". "El Ministerio de Defensa -prosigue el texto del acuerdo- dispondrá del ejercicio de los derechos, excepto los económicos, derivados de la participación pública estatal en el capital de sociedades mercantiles cuya actividad se desenvuelva en el sector industrial de la defensa, y liderará la acción de gobierno en relación con los procesos de reestructuración y consolidación de la misma a nivel nacional e internacional". Yse añade que este acuerdo se adopta "en atención a la importancia del sector industrial de la defensa desde el punto de vista estratégico, industrial y tecnológico y de su aportación a la economía".

Desde este punto de vista, añade Linares, si se apuesta de forma decidida por crear ese consorcio (en el que entrarían a formar parte, además de España, Francia, Alemania e Italia), la posición de fuerza del Ministerio de Defensa "ya es un hecho".

Por eso, añade el representante sindical, necesitan tener claro hacia dónde caminan los astilleros públicos españoles, toda vez que, además de los encargos a punto de iniciarse, a final de año llegará otro evento largamente esperado: el final del veto de la Unión Europea a la construcción civil por parte de Navantia.

Así, si todo marcha como se espera, en octubre debería estar listo el acuerdo, y por tanto proceder a su firma, para iniciar la construcción del gasero para Gas Natural, aunque antes habrá que solucionar la financiación (que según el comité, negocia directamente la SEPI). También en octubre tendría que firmarse el acuerdo definitivo para poner en marcha la construcción de la subestación eléctrica que necesita el proyecto de energía eólica marina para Iberdrola. Y aproximadamente en noviembre podrían iniciarse los primeros trabajos de corte de chapa del Buque de Acción Marítima (BAM) para la Armada Española.

En definitiva, desde el comité de Navantia Puerto Real (y según Linares, en la misma posición pueden encontrarse las plantas de Cádiz y San Fernando), están preparados para asumir cualquier reto, pero es necesario planificar hacia dónde se dirigen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios