Cádiz

Navantia retoma su relación de Cádiz con Balearia y repara uno de sus ferris

Vista de la factoría gaditana de Navantia desde el barrio de Bahía Blanca

Vista de la factoría gaditana de Navantia desde el barrio de Bahía Blanca / Julio González (Cádiz)

“Sólo le encuentro un fallo a Balearia: que aún no opera en el puerto de Cádiz”. Fueron palabras del que fuera presidente de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz (APBC) antes de Teófila Martínez, José Luis Blanco durante unas jornadas sobre innovación en el sector portuario que tuvieron lugar en junio de hace cinco años.

Meses después, la naviera mallorquina, que venía de la mano de Fred Olsen, hizo pública su intención de abrir una nueva línea entre la península y Canarias. Para ello valoró fundamentalmente dos puertos:Cádiz y Huelva. Y fue en octubre cuando este periódico informó de la mala noticia de que, al final, la decisión caía del lado onubense.

Ese fue uno de los últimos gatillazos que tuvo Cádiz con la naviera que preside Adolfo Útor. A partir de ahí, fue a mediados de 2021 cuando el astillero de Cádiz inició una obra con cierta entidad a bordo  del Avemar Dos, perteneciente a Balearia, empresa que cuenta en la actualidad con una flota compuesta por más de una treintena de buques . Este ferry recaló en la factoría gaditana para la sustitución de sus motores por otros más eficientes y de más potencia, algo que permitió reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.  La naviera de Útor invirtió en esta obra unos nueve millones de euros. 

La factoría de Cádiz tiene en cartera 11 reparaciones hasta final de año

Y ha llegado ahora la posibilidad de retomar la relación entre Navantia y Balearia, según indica el presidente del comité de empresa de la factoría de la capital. 

El próximo 16 de noviembre entrará en el dique 2 del astillero gaditano el ferry Martin i Soler, el buque más grande de la flota de Balearia. Este barco, que cuenta con 165 metros de eslora y capacidad para unos 1.200 pasajeros opera de manera triangular entre la ciudad de Barcelona y las islas de Mallorca y Menorca, llegando a los puertos de Alcudia y Ciutadella.

En principio el Soler permanecerá en el dique 2 durante tres semanas para una varada ordinaria. Lo que no resulta ordinaria es su elección del astillero de Navantia de Cádiz como factoría de  reparaciones, algo que los trabajadores aplauden, ya que se traduciría en la apertura de sus puertas a la posibilidad de que la naviera mallorquina ponga su punto de mira en Cádiz para posteriores reparaciones. “Lo haremos lo mejor posible para que Balearia se convierta en un cliente permanente”, según José Antonio Bolaños, presidente del comité de empresa de Navantia-Cádiz.

Bolaños confirmó, ya de paso, que, a la espera de que se cierre el cronograma de trabajo de diciembre, serán once los buques que pasen por el astillero gaditano hasta finales de este 2023.

En octubre se llevará a cabo la sustitución de la chimenea del ‘Carnival Freedom’

A día de hoy están reparando la Reina Sofía (F-84), una fragata de la Armada Española, que llegó el pasado día 20 y aquí permanecerá hasta el 4 de noviembre. Con ella coinciden ahora mismo los petroleros Monte Urbasa, construido en la fábrica de Puerto Real, y el Castillo de Arteaga, además de la fragata Santa María, que se encuentra ya en la última fase de su puesta una punto que podría finalizar el jueves que viene. Por último, el Gaschem Antartic, que lleva desde el día 18 en uno de los muelles de armamento, donde permanecerá hasta el sábado que viene.

Dos ferries, el Volcán de Tagoro y el Volcán de Taidia, esta vez de la naviera Armas Trasmediterránea, con la que Navantia-Cádiz cuenta ya con un amplio historial de reparaciones , pasarán por los cantiles de la factoría gaditana.

Y, siguiendo con la estela ya habitual, tres cruceros restan por reparar en Cádiz de aquí hasta final de año:el Wind Star, el Marella Explorer 2 y el Carnival Freedom.

La varada de este último crucero de la Carnival va a suponer un incremento de la plantilla del astillero gaditano en torno a un 40 o, incluso en momentos puntuales hasta de un 50%, ya que el margen de tiempo que permanecerá el crucero en Cádiz es excesivamente corto para la obra que se le quiere hacer, entre lo que destaca el cambio de la chimenea por una de fibra sintética, que ya está construida y a la espera de su instalación en el Carnival Freedom, entre otras reparaciones más propias de na varada rutinaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios