Cádiz

El Nápoles gaditano

  • El imaginero Luis González Rey expone en Unicaja el Belén que él mismo ha ido realizando a lo largo de más de veinte años. La obra cuenta con 70 piezas.

Representa la estética, el tipismo y las formas más puras de la tradición belenística de Nápoles, pero todo está realizado en Cádiz. La escena y las edificaciones evocan al sur de Italia; pero en las figuras están retratadas personas de la capital gaditana. Es el Nápoles gaditano; o el Cádiz napolitano. El imaginero Luis González Rey expone en el Centro Unicaja de Cultura su Belén particular; un nacimiento inspirado en la tradición napolitana que él mismo ha ido elaborando a lo largo de su trayectoria profesional.

El conjunto está conformado por más de setenta piezas que González Rey ha ido realizando con sus manos desde que comenzara en 1992 siguiendo la técnica que se utiliza en Italia: tórax e inicio de extremidades con un armazón flexible de alambre forrado de estopa para variar la posición de las figuras; piernas y brazos tallados en madera; y cabeza en barro cocido. Aquí es donde radica uno de los elementos más particulares de este Belén: muchas de las figuras son retratos de personas vinculadas de alguna manera al escultor; amigos, familiares, e incluso él mismo se adivinan en la escena navideña.

Y no sólo las figuras es lo que Luis González Rey ha ido realizando con detalle en estos años. Los animales y otros elementos que completan la escena también se debe, salvo excepciones, a su producción.

Todo el conjunto confiere una representación plagada de detalles. Un pastor jugando con su perro (que sería el propio González Rey hace ya unos años con su mascota), un pequeño haciendo volar una cometa; un paje tocando un instrumento de viento... Es la representación, en definitiva, de la vida cotidiana de la ciudad que caracteriza al Belén napolitano. "Es de una personalidad artística singular. Une Cádiz, sus gentes con el hecho religioso del Nacimiento", destaca la coordinadora de la fundación, Emilia Garrido.

Otro elemento llamativo del Belén es un pequeño homenaje que el autor ha querido rendir al dúo artístico Costus, habiendo plasmado en alambre, madera y barro cocido una de las láminas que en su día pintaron Enrique Naya y Juan Carrero y que se recoge en el libro Enciclopedia universal de la maría.

Las diferentes escenas van sorprendiendo al visitante según el punto desde el que se observe el Belén. Y es que, como ocurre en Nápoles, la representación es visible desde los cuatro lados, levantándose en el centro de la sala de exposiciones de Unicaja y pudiendo rodearse por completo, lo que confiere más dinamismo y un mejor juego entre las diferentes escenas (Nacimiento, anunciación a los Pastores, Reyes Magos...).

Además, para completar el ambiente napolitano que estos días habrá en ese centro cultural de la calle San Francisco, el hilo musical del Belén está compuesto por canciones populares napolitanas, especialmente del siglo XVIII, que han sido especialmente seleccionadas por el autor para dotar de mayor ambientación a la exposición navideña.

Una década hacía desde que Luis González Rey no exponía al público el Belén que ha ido realizando a lo largo de su vida. Lógicamente, desde esa última ocasión (en la que se instaló en San Francisco) han sido muchas las imágenes, animales y detalles que han ido aumentando esta espectacular representación napolitana en cuya elaboración confiesa el imaginero gaditano que es donde más a gusto se encuentra de su producción artística. "Aquí es donde yo me entretengo cuando estoy aburrido. Es lo que realmente me gusta y además puedo hacer aquí lo que yo quiera", confiesa González Rey, que a través de esta exposición muestra una de las caras menos conocidas de su obra, especialmente reconocida en el ámbito de la Semana Santa; aunque lo que a él le apasiona es el nacimiento napolitano, en su versión gaditanizada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios