Tráfico Las cámaras que multarán en Cádiz por entrar en el centro de la ciudad sin cumplir los requisitos

Patrimonio

Milagros Alzaga (CAS): "Vamos a reconstruir en 3D las playas y su evolución histórica"

Milagros Alzaga en el Centro de Arqueología Subacuática, frente a La Caleta

Milagros Alzaga en el Centro de Arqueología Subacuática, frente a La Caleta / Lourdes de Vicente

¿Cómo era el aspecto de las playas de la Caleta, Camposoto, Sancti Petri, Roche, Zahara o la Isla de las Palomas en Tarifa en la antigüedad?; ¿hasta dónde llegaba el agua del mar miles de años atrás?; ¿de qué canteras salían las piedras convertidas en las fortalezas que dibujan las bellas estampas arquitectónicas que hoy persisten?; ¿qué animales las recorrían incluso en manada en busca de agua dulce?; ¿qué tesoros más allá de monedas, cerámicas o industria lítica aguardan a modo información histórica estas conocidas playas gaditanas?

De descubrir y dar contenido a cada uno de estos interrogantes y todos los que vayan surgiendo trata el proyecto ‘Vestigium’, que afronta el Centro de Arqueología Subacuática (CAS) del IAPH de la Consejería de Turismo, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía con el fin de investigar y cuidar aquellos vestigios poco estudiados que se encuentran entre el mar y la tierra, en las zonas denominadas intermareales, entre la marea alta y la baja. El objetivo es crear rutas en cada una de estas cinco playas seleccionadas y concienciar a la ciudadanía en el cuidado de nuestro patrimonio histórico a pie de playa.

El turismo de sol y playas y el cultural se darán así la mano por vez primera en la provincia con este ambicioso proyecto que, en poco tiempo, permitirá convertir un paseo por estos arenales tan conocidos en una inmersión en la historia de nuestro litoral a través de estas rutas y recreaciones con cartelería e información audiovisual incluida.

De desgranar el apasionante proyecto se encarga la Jefa del CAS, Milagros Alzaga, que aclara que “la actuación en cada playa será distinta”, en función a las necesidades u objetivos marcados. Una intervención que ya ha arrancado en algunas de estas zonas, y que en general contemplan trabajos muy variopintos como pueden ser el análisis de la cantera y concheros, “como ocurre en la playa de la Caleta, pues es la zona de la que más información tenemos tanto documental como arqueológica de los trabajos realizados previamente, así que se analizará desde el punto de vista de la paleobiología en muestras de conchas y cantera tanto del arrecife, como la zona del istmo”.

Metodología de trabajo

Para llevar a cabo esta investigación se realizarán vuelos con drones, se usará tecnología lidar, magnetómetros y prospecciones geofísicas en algunas zonas marinas y terrestres, “para ver qué hay debajo de cada playa y ofrecer una explicación histórica de la zona”; se harán sondeos mecánicos que consisten en extraer columnas de sedimentos desde cota cero hasta menos cinco metros para realizar reconstrucciones de la zona desde el punto de vista geomorfológico, y al mismo tiempo tomar muestras para analizar la cronología a través de pruebas del carbono 14, análisis de termoluminiscencia, de biología molecular (genética, proteómica y metabolómica) de la zona intermareal de sus costas. También se realizarán prospecciones subacuáticas “en caso de que en las prospecciones geofísicas aparezcan anomalías”. Con toda esta información “vamos a reconstruir en 3D las playas para explicar cómo ha evolucionado el entorno, la línea de costa, explicar que antes podía haber asentamientos de personas o animales en un ambiente de marismas o lacustre, de modo que iban a beber agua que sería dulce”, ejemplifica como muestra de hasta dónde podría llegar ‘Vestigium’.

Hasta el momento la investigación ha deparado algunas sorpresas, “pues en algunas zonas hemos localizado restos prehistóricos, con industria lítica y cerámica, huellas de vaca, dientes de animales, entre otros”, explica. De hecho, les acaba de llegar información y resultados de algunos análisis de la zona de Tarifa, donde han aparecido unas huellas de animales que parecen responder al paso de una manada. Los primeros estudios avanzan “que están sobre un estrato de hace 28 millones de años, aunque las huellas pertenecen a animales del pleistoceno”.

Las rutas

Pero ¿cómo se ofrecerá toda esta información a la ciudadanía? Pues de cada hito, tal y como denominan a cada zona o playa desde el CAS, se realizarán cinco rutas distintas destinadas a todo tipo de público, de varias edades y adaptadas a personas con diversidad funcional. “Serán rutas que abarquen desde la prehistoria a la actualidad, es decir, que en Camposoto, por ejemplo, también se hablará de los búnkeres en la zona, pues forma parte de nuestra historia, de las fortificaciones que puedan existir, se hablará de la parte paleobiológica –organismos del pasado– , la arqueológica y de toda la información que se extraiga”. Contarán asimismo con un escáner portátil en 3D que les posibilitará realizar reproducciones de piezas halladas en cada lugar, y que completarán la información audiovisual, cartelería con códigos QR y señalética ubicada en cada playa y en los centros de visitantes de los parque naturales cercanos. En el diseño de estas rutas, además, se va a contar con “la opinión social para saber qué percepción tienen de su patrimonio, para ello vamos a hacer encuestas, nos reuniremos también con representantes de los diferentes municipios para ofrecerles la información que tenemos y preguntarles qué y cómo quieren mostrar de su patrimonio”. Del mismo modo se reunirán con empresas de turismo local “las que hacen rutas, para explicarles toda la información que tenemos de forma que ellos puedan complementar y ampliar sus rutas guiadas”, pues hasta el momento no existe esta información tan detallada sobre el patrimonio de nuestras playas. “Es decir, vamos a servir toda la información a la sociedad para de este modo revitalizar el turismo y la economía de la zona”.

El objetivo final es la concienciación ciudadana, “pues la gente todavía tiene esa concepción del tesoro, el oro, la plata y las piedras preciosas vinculados a la arqueología subacuática, pero nos interesa que sepan de la importancia de investigar el yacimiento en su conjunto, pues lo vemos como un puzle, y si se llevan una pieza pues falta información que puede ser importante”, comenta en relación al expolio todavía existente.

El proyecto ‘Vestigium. Arqueología y paleobiología intermareal: el patrimonio en las playas de Cádiz como motor económico y de participación social’ fue presentado a una convocatoria de I+D competitiva y cuenta con una ayuda de 232.576 euros del Plan Complementario de Ciencias Marinas y del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Participa en el proyecto un equipo interdisciplinar de investigación que se apoya en las Universidades de Cádiz, Sevilla, Pablo de Olavide, Huelva y Gales (Trinity Saint David), así como el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Parque Natural Bahía de Cádiz, el Parque Natural de la Breña y Marismas del Barbate y el Parque Natural del Estrecho, entre otras entidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios