OBITURARIO

Mariano, por siempre

Mariano Marcos Bárcena, en una fotografía de archivo. Mariano Marcos Bárcena, en una fotografía de archivo.

Mariano Marcos Bárcena, en una fotografía de archivo.

Mariano Marcos Bárcena, que fue director de la Escuela Superior de Ingeniería de la UCA de 2004 a 2012, y colegiado de honor de Cogiti Cádiz, falleció el pasado lunes en Cádiz.

Cuando uno siente real admiración por una persona, primero como maestro entre maestros y después como persona irrepetible, estas noticias te llegan a lo más profundo de tu ser. Y es que Mariano era alguien único; alguien que transmitía pasión en todo lo que hacía y que rebosaba bondad por sus cuatro costados.

Gaditano ilustre donde los haya, ha paseado el buen nombre de nuestra ciudad además en esa vertiente tan deseada y a la vez tan infrecuente: la ciencia y la ingeniería. Todo de manera realmente prudente y a la vez contundente. Por donde ha pasado ha arrasado con su personalidad única y su genialidad inalcanzable, generando gaditanismo allá donde fue.

Un físico con alma de ingeniero, con la capacidad de crear un grupo de investigación líder en Europa y a la vez con la sensibilidad para escribir letrillas para las agrupaciones ilegales de carnaval; apasionado del conocimiento, de su familia y de sus amigos y no necesariamente en ese orden. Bueno en valor absoluto, en todos sus detalles y dimensiones. Sus intervenciones siempre eran muy esperadas, tanto por el contenido, como por la forma que tan sólo un artista como él podía generar.

Los ingenieros gaditanos le debemos mucho, desde la intensa lucha por dignificar la profesión y las titulaciones hasta la consecución del cambio de escuela para que en nuestra provincia los ingenieros estudien dignamente y en letra mayúscula.

A nivel institucional tuve el gran privilegio de laurearlo como Colegiado de Honor de COGITI Cádiz y a la vez de nombrarlo Asociado de Honor a nivel nacional; todo ello se quedaba claramente corto ante tanto mérito del gran Mariano, pero estoy seguro que nuestra ciudad y nuestro Ayuntamiento sabrán darle el sitio merecido a título póstumo a un gaditano de pura cepa.

A nivel personal se me va un amigo del alma, de esos irrepetibles que la vida te pone por delante precisamente para que te cambie por completo. Comparto el dolor que sus Auroras y David sentirán. La brecha es tan grande como la persona que se nos ha ido.

Mucha gloria Mariano, has repartido mucho en tu vida y dejado un legado a todos los que hemos tenido el privilegio de estar a tu lado. Hoy, sin duda, el cielo es mucho más bonito.

*Decano COGITI Cádiz

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios