Cádiz

Lazo libanés en la Avenida

  • La Policía investiga varios robos en cajeros automáticos por la zona de la Comisaría · Los ladrones logran hacerse con el dinero bloqueando el dispensador de billetes

El lunes por la noche, se dirigió a un cajero automático enclavado junto a la Avenida, en las inmediaciones de la Comisaría de la Policía Nacional. Necesitaba efectivo para hacer frente a diversos pagos en la mañana siguiente. Metió su tarjeta, tecleó su número y marco la cantidad que quería extraer de su cuenta: 400 euros. Escuchó el típico sonido que la máquina hace habitualmente cuando va a expender los billetes, clac clac, pero no salió dinero alguno. Aguardó unos minutos, y nada. Más tiempo y por todo conjunto, sólo aparecía un letrero de "espere un momento". Siguió esperando y finalmente, la máquina se bloqueó, apareciendo la leyenda de "cajero fuera de servicio".

Se fue a su casa y al día siguiente temprano, se dirigió a la oficina bancaria en cuestión para efectuar una reclamación, para comunicar la incidencia. El cajero seguía fuera de servicio. En el banco lo reiniciaron y en un arqueo apresurado, le comunicaron "que todo estaba bien", que en la máquina no había quedado ningún billete retenido y que en apariencia, todo estaba en orden: las extracciones de dinero que los distintos clientes habían realizado habían sido efectuadas con total normalidad.

Y de pronto, le comunicaron la fatal noticia: su incidencia tenía todos los visos de obedecer a un posible robo, similar a los que en los últimos tiempos se habrían venido detectando en otros cajeros emplazados en la misma parte de la Avenida. Unas sustracciones que, le comunicaron al cliente, estaban siendo investigadas por agentes de la Policía Nacional. Y le emplazaron a dirigirse a la Comisaría, para interponer la correspondiente denuncia.

Fuentes consultadas por este diario informaron que efectivamente, agentes del Grupo de Delincuencia Urbana de la Comisaría de la Policía Nacional tienen en marcha una investigación a raíz de haberse denunciado robos similares en cajeros de la zona, si bien declinaron dar detalle alguno, a la espera de que los robos se esclarezcan.

Según ha podido saber este periódico, en los casos habidos hasta el momento, el modus operandi ha sido el mismo. Los ladrones han empleado una variante de lo que en el argot policial se conoce como el método del lazo libanés. Este sistema consiste en manipular los cajeros instalando dispositivos que retienen las tarjetas en el interior.

La variante que se ha detectado ahora en la ciudad logra bloquear el dispensador de dinero mediante la colocación de una suerte de regleta en la ranura por la que deben salir los billetes.

El usuario del cajero automático saca de su cuenta bancaria la cuantía deseada con normalidad pero no logra los billetes, que quedan atrapados dentro. Los manipuladores acostumbran a aguardar cerca, en las inmediaciones, vigilando el trasiego de clientes. Y una vez que éstos, desesperados, se van del cajero sin haber conseguido el dinero, se acercan, retiran el dispositivo de bloqueo colocado y se llevan tranquilamente los billetes.

Se trata de un nuevo método que en los últimos tiempos está siendo empleado a lo largo y ancho de toda la geografía española. Sin ir más lejos, a principios de esta misma semana, agentes de Policía detenían en Valladolid a dos personas por utilizar esta variante que logra retener el dinero dentro, llegando a apoderarse de 1.500 euros en varios golpes.

Hace ahora tres años que en Sevilla la Policía acababa con una banda organizada que atracaba cajeros automáticos en toda la región, y que actuó varias veces en la provincia, sobre todo en Jerez.

En este caso, literalmente arrancaban de cuajo el cajero y se lo llevaban en una furgoneta a un sitio apartado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios